Conoce a ...

Conoce a ...

 


 

tulipanes

 

 

 

Tlaconete regordete, el pequeño devorador de insectos 

 

En los suelos de los bosques habita un pequeño anfibio de este ecosistema chilango, seguramente es poco conocido en la actualidad, por que ya no se encuentra con facilidad, sin embargo, habitaba en muchas zonas periféricas de los bosques de la Ciudad de México, te invitamos a quedarte a conocelo.

Queremos hablarte de un pariente cercano de los ajolotes: la salamandra, también llamada “tlaconete” en ciertas regiones del país. En particular, una de las especies que habitan este ecosistema chilango es el Tlaconete regordete. Dentro de la clasificación científica de estos anfibios, se les encuentra en el mismo grupo que los ajolotes, el grupo caudata, pero para identificarlos, la ciencia ha nombrado al tlaconete regordete como Aquiloeurycea cephalica

Es una salamandra realmente pequeña, su tamaño promedio para machos adultos es de 5.3 cm y para hembras de 4.5 cm que es prácticamente del tamaño de tu pulgar. Por su diminuto tamaño es difícil de observar, además de que les encanta vivir dentro de troncos en podridos o cortezas, entre la hojarasca, montículos de tierra e incluso debajo de los musgos o rocas cuando es época de lluvias. 

Habita en los bosques de coníferas y en bosques tropicales perennifolios, Los primeros son aquellos en que predominan árboles altos como lo son los pinos , encinos, oyameles, cedros, que habitan las zonas montañosas de México como es el eje Neovolcánico, son bosques templados con temperaturas de entre 12°C a los 23 °C, sin embargo en invierno pueden tener temperaturas por debajo de los 0°C; los segundos son aquellos que están conformadas por árboles de hasta 30 m o más de altura que conservan su follaje todo el año, estas corresponden a las zonas húmedas del Sureste de México, en estados como Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Chiapas, Tabasco y Veracruz. Se caracterizan por ser zonas de muy alta humedad y con lluvias abundantes en el año, Ambos sitios sean de bajas o altas temperaturas y humedad contienen rangos que los tlaconetes prefieren.

Si alguna vez miras algún animalito en estas zonas y piensas que podría ser un tlaconete, para reconocerlo, fíjate en la coloración de su piel. En la zona dorsal se observan colores que van del gris al negro, en su zona lateral presenta puntos plateados o manchas grises difusas; finalmente, en la punta de su cola y vientre predomina un color rojizo oxidado. 

Muchas salamandras terrestres utilizan su lengua para capturar a sus presas, por eso, aunque su tamaño sea pequeño, las salamandras son grandes devoradoras; su dieta carnívora se compone principalmente de insectos y arácnidos, tales como escarabajos, hormigas, chinches, grillos, arañas, también lombrices, incluso se han hecho estudios científicos que en la que han encontrado que también comen mariposas. Gracias a su característica dieta se les considera a los tlaconetes como excelentes controladores biológicos de plagas.

Esta especie de salamandra se distribuye a lo largo del país, en estados como Guanajuato, el Estado de México, Morelos, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz y, por supuesto, también hay registros de que habita en la Ciudad de México. ¿Alguna vez te imaginaste que en la ciudad vivieran estos curiosos animalitos?

Dentro de la ciudad, los tlaconetes habitan en las aclaldías Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tlalpan y Xochimilco; también en distintas barrancas de la alcaldía Álvaro obregón y finalmente en parques urbanos como el Bosque de Tlalpan y en el Bosque Chapultepec en la tercera y cuarta sección.  

Las zonas urbanas están consideradas entre los sitios más transformados del mundo, por las constantes modificaciones del hábitat natural debidas a las presiones antropogénicas. Este hecho ha afectado la biodiversidad de la localidad; la Ciudad de México, es una zona cada vez menos habitable para los anfibios, como es el caso del tlaconete. Por eso, esta especie se encuentra protegida por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, en la categoría de Amenazada (A) bajo el nombre de Psedoeurycea cephalica. Desafortunadamente, también se encuentra en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), aunque en la categoría de Preocupación menor (LC), sin embargo, no por esto debemos confiarnos.

Los anfibios son un grupo de animales muy vulnerables y sensibles a los cambios ambientales. Actualmente, se han visto reducidas las poblaciones naturales de anfibios debido a la pérdida de su hábitat, la contaminación del agua y suelo, aumentos en la temperatura, el cambio climático, la radiación ultravioleta, las lluvias ácidas, cada vez más frecuentes en la ciudad, y finalmente por la caza motivada por falsas creencias, pues algunas personas piensan que el tlaconete regordete es venenoso y de mal augurio por que se retuercen al ser agarrados, sin embargo, son todo lo contrario a un mal augurio, ya que su presencia habla de la buena salud ambiental del lugar donde sean vistos.

Algunos anfibios se aventuran a vivir fuera de los bosques, pueden encontrarse resguardados en áreas  poco comunes como los parques urbanos, jardines, camellones arbolados, terrenos baldíos e incluso cementerios. Aunque lo que ellos buscan es su supervivencia, las condiciones urbanas dificultan su existencia. Por eso es necesario que ayudemos a conservar las Áreas Naturales Protegidas, los bosques, y los sitios donde naturalmente habitan y, de esta manera, no tendrían por qué salir de ahí.

La implementación proyectos de reforestación, limpieza y recuperación de barrancas, la conservación de ecosistemas benefician a especies endémicas como el tlaconete regordete, generando condiciones propicias para que vuelvan a aparecer sin dificultad en los sitios donde comúnmente se le localiza.

Si un día te encuentras con un tlaconete regordete en la naturaleza, siéntete afortunada/o, porque te anuncia la buena suerte de vivir en un sitio conservado y sano, libre de contaminación en el  suelo y agua. Ahora ya lo sabes, vivir en este ecosistema chilango debe ser sinónimo de cuidado ambiental para beneficio de las personas y los seres vivos que lo habitamos. 

Bibliografía:

  • Aquiloeurycea-cephalica: https://enciclovida.mx/especies/37381-aquiloeurycea-cephalica Fecha de consulta: 26 de febrero de 2024
  • Aquiloeurycea-cephalica: https://mexico.inaturalist.org/taxa/476535-Aquiloeurycea-cephalica Fecha de consulta: 26 de febrero de 2024
  • Arroyo-Rodríguez, V., R. Arasa-Gisbert, N. Arce-Peña, M.J. Cervantes-López, S.J. Cudney-Valenzuela, C. Galán-Acedo, M.A. Hernández-Ruedas, K.F. Rito & M. San-José. 2019. Determinantes de la biodiversidad en paisajes antrópicos: Una revisión teórica. En: C. E. Moreno (Ed) La Biodiversidad en un Mundo Cambiante: Fundamentos Teóricos y Metodológicos para su Estudio. Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo/ LIBERMEX. Ciudad de México. México.
  • https://animaldiversity.org/accounts/Bolitoglossa/. Fecha de consulta 5 de marzo de 2024
  • Casas-Andreu, G., V. López & R. Bautista. 1991. Cómo Hacer Una Colección de Anfibios y Reptiles. Cuadernos del Instituto de Biología No. 10. Universidad Nacional Autónoma de México. México.
  • Chávez-León, Gilberto. & Lemos-Espinal, J. A. (2021). Anfibios y reptiles de bosques bajo manejo Silvicultural, Instituto Nacional De Investigaciones Forestales, Agrícolas Y Pecuarias, Centro Nacional De Investigación Disciplinaria En Conservación Y Mejoramiento De Ecosistemas Forestales. Coyoacán, Ciudad de México. pag 21.
  • Flores-Villela, O. 2005. Colección Herpetológica del Museo de Zoología 'Alfonso L. Herrera', México. Colección Herpetológica MZFC. Facultad de Ciencias. Universidad Nacional Autónoma de México. Bases de datos SNIB-CONABIO. México. http://www.conabio.gob.mx/institucion/proyectos/resultados/InfDS009.pdf Fecha de consulta: 26 de febrero de 2024
  • Logra Sedema identificar más de mil 400 especies en Áreas Naturales Protegidas https://www.sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/logra-sedema-identificar-mas-de-mil-400-especies-en-areas-naturales-protegidas Fecha de consulta: 26 de febrero de 2024
  • Reynoso-Rosales V.H. 2007. Actualización de la Base de Datos de la Colección Nacional de Anfibios y Reptiles (CNAR). Colección CNAR. Instituto de Biología. Universidad Nacional Autónoma de México. Bases de datos SNIB-CONABIO. México, D. F. https://www.snib.mx/iptconabio/resource?r=SNIB-CE006
  • SEMARNAT. 2010. Norma Oficial Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010). https://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/Documentos/Ciga/agenda/DOFsr/DO2454.pdfFecha de consulta: 26 de febrero de 2024
  • Uribe-Peña, Z., Ramírez-Bautista, A., & Casas-Andreu, G. (1999). Anfibios y reptiles de las serranías del Distrito Federal, México. Cuadernos del Instituto de Biología, Universidad Nacional Autónoma de México, 32, 1–119
  • Villagómez-Guijón, Jorge, Martínez-Fuentes, Rodrigo Gabriel, Valdenegro-Brito, Antonio Esaú, Trujano-Ortega, Marysol, Ávalos-Hernandez, Omar, & García-Vázquez, Uri Omar. (2022). Confirmación y registros nuevos de herpetofauna para el Bosque de Chapultepec, Ciudad de México. Revista latinoamericana de herpetología, 5(4), e477. Epub 26 de junio de 2023.https://doi.org/10.22201/fc.25942158e.2022.4.477 Fecha de consulta: 26 de febrero de 2024
//codigo analitycs