Conoce a ...

Rompe el romance con el muérdago y salva la vida de los árboles de la ciudad

Una tradición celta dice que dos personas que se encuentren bajo un árbol con muérdago deben besarse. Esta tradición rompió barreras culturales y cobró un significado romántico que ha sido expresado en películas populares y taquilleras como Harry Potter, por ejemplo. Sin embargo, la presencia de muérdago en el árbol tiene un significado muy diferente y nada romántico.
 

El muérdago es una planta semi-parásita que se hospeda en los árboles. Con sus raíces, el muérdago penetra la corteza de los árboles: crea un abultamiento en las ramas y en el tronco. Ya instalado, absorbe el agua, sales minerales y nutrientes que necesita y que por sí solo no puede obtener. Su poder de absorción es tal que es capaz de causar la muerte del árbol donde se aloje. ¿Ves por qué no es romántico?

En la Ciudad de México existen cuatro especies diferentes de muérdago que ponen en riesgo la vida del arbolado público. Los árboles de las Alcaldías Xochimilco, Venustiano Carranza y Coyoacán, son los más afectados por esta plaga. Sin embargo, cerca del 63% de los árboles en toda la ciudad, están infestados de muérdago. Cuando un árbol no muere por su ataque, queda débil y fácilmente contrae otras plagas y enfermedades.

El muérdago se sirve de sus semillas pegajosas y de las aves para reproducirse. Cuando algún ave se posa sobre ella o la ingiere, las semillas quedan adheridas a su pico o a sus plumas y heces, una vez que se posan en otro árbol, dejan ahí la semilla que germina fácilmente.

En los bellos paisajes de nuestra ciudad se pueden identificar más de 10 especies distintas de árboles de un alto valor ecológico y paisajístico, ¿sabes cuáles son? Se pueden apreciar los grandes fresnos silvestres, el cedro de San Juan, algunos tipos de eucaliptos, las coloridas jacarandas, olmos, álamos, entre otros. Desafortunadamente, ninguno de ellos está a salvo de contraer al muérdago como parásito.

Además, bajo las siguientes condiciones (con frecuencia observadas en la ciudad), los árboles se vuelven aún más vulnerables:

  • Compactación del suelo. 

  • Suelo sin nutrientes.

  • Falta de riego sistemático.

  • Excesiva pavimentación, que restringe el espacio de crecimiento de los árboles.

  • Plantaciones en sitios inadecuados, por el tipo de clima, suelo, espacio disponible y por las características de crecimiento de los árboles. 

  • Suelo contaminado por heces fecales, residuos inorgánicos, residuos grasos o solventes.

  • Contaminación del aire, el suelo y el agua. 

  • Poca diversidad especies arbóreas, que facilita la propagación de plagas.

  • Malas prácticas de podas. 
  • Falta de capacitación de las personas que ejecutan labores de limpieza y mantenimiento en las áreas verdes. 

Es importante que, como ciudadanos, contribuyamos al cuidado de los árboles y apoyemos a controlar las plagas que los atacan como el muérdago. ¿Sabes por qué? Porque son ellos quienes limpian el aire de nuestra ciudad, regulan la temperatura del ambiente, reducen la contaminación auditiva, filtran el agua de lluvia y recargan los mantos acuíferos de los que obtenemos más del 50% del agua que usamos a diario, nos regalan su sombra y hermosas vistas de sus frondas y flores, además de que sirven de hogar de cientos de aves, insectos y muchos otros organismos, lo cual mantiene el equilibrio del vasto ecosistema que conforma nuestra ciudad.

Con las siguientes acciones tú puedes ayudar a mantener saludables a nuestros árboles chilangos:
  1. Mantén limpio el suelo donde el árbol esté plantado; retira residuos inorgánicos que se encuentren ahí.
  2. Retira heces de perros y gatos; son focos de infección de enfermedades gástricas y respiratorias.
  3. No viertas en el suelo restos de agua con detergentes, solventes, grasas u otras sustancias que puedan contaminar el suelo.
  4. En temporada de secas, riega el árbol dos o tres veces por semana.
  5. Coloca la hojarasca dentro de las jardineras, ésta sirve como materia orgánica que devuelve nutrientes al suelo y lo protege de la erosión.
  6. Si deseas plantar algún tipo de vegetación, infórmate de las especies adecuadas para el tipo de clima y suelo de tu localidad.
  7. Evita podar por tu cuenta al árbol enfermo o al muérdago, eso podría aumentar el riesgo de propagación de la plaga o debilitar más al árbol dañado.
  8. Recuerda que esta prohibido para la ciudadanía podar y derribar el arbolado público.
  9. Si identificas un árbol enfermo, informa a tu alcaldía para que tomen las medidas pertinentes para recuperar su salud.
  10. Acude al área de atención de parques y jardines de tu alcaldía para informarte y capacitarte. 

Recuerda que tú puedes contribuir a controlar la plaga del muérdago en nuestra ciudad.