Llamado ambiental a los Reyes Magos

05 Enero 2021 Consumo responsable 1904
Valora este artículo
(8 votos)

¿Cuáles son los mejores regalos?

Cuenta la leyenda y la tradición que unos Reyes Magos de oriente llevaron oro, incienso y mirra como homenaje a un niño nacido en Belén. Esos obsequios representan los deseos de unión, salud, abundancia y espiritualidad para el recién nacido y su familia.

Como seguro sabes, esta tradición de “Reyes” en que se dan presentes a los niños, continúa hasta nuestros días; aunque evidentemente en un formato muy distinto y en muchos casos, de manera extremadamente consumista. La lista de regalos está encabezada por juguetes, mochilas o ropa basada en la moda, en personajes de series, programas o películas animadas. También por drones o cualquier tipo de juguete a control remoto, consolas para videojuegos, tabletas y teléfonos inteligentes, así como tarjetas con saldo para distintas aplicaciones digitales. Algunos estudios al respecto nos muestran que la publicidad a la que están expuestos los y las niñas, así como los intereses comerciales de los corporativos, marcan de manera determinante la elección del obsequio en cada temporada.  

¿Cuántos juguetes necesita una niña o niño? Para contestar esta pregunta te invitamos a echar un vistazo al cajón de los juguetes de tus hijos o hijas, o de tus sobrinos o sobrinas y contestar, honestamente con cuántos juegan. Te darás cuenta que hay dos o tres preferidos y otros pocos que de vez en cuando se usan. Sin embargo, la mayor parte están abandonados, polvosos y olvidados. La psicología afirma que lo que la niña y el niño necesitan en realidad, sólo es sentirse apreciados y atendidos para despertar su imaginación y jugar. Es probable que terminen jugando con la caja y no con el juguete. 

La mayoría de los juguetes rotos, incompletos, viejos o simplemente en desuso, terminarán en basureros y rellenos sanitarios durante cientos de años. Además, los juguetes desechados se reciclan muy poco. Hoy en día el 90% de ellos está hecho de diferentes plásticos, con mucha pintura, algo de metal y, en algunos casos, circuitos electrónicos. Los plásticos que se utilizan contienen mezclas especiales para dar el color deseado, también llevan sustancias retardantes para evitar el fuego y, sin embargo, el diseño cada vez es más frágil. Debido a la alta mezcla de plásticos y aditivos, resulta muy difícil la clasificación y hay poca o ninguna empresa que haga reciclaje de este tipo de materiales.

Cada vez son menos frecuentes los juguetes de trapo y de madera como carritos, cubos o, piezas encajables. Por otra parte en los juguetes más populares, los accidentes que safan el brazo a la muñeca, sumen el ojo, el botón o rompen la tapa, resultan difíciles de evitar; quizá porque el verdadero objetivo de esa fragilidad, sea la obsolescencia y promover el pronto reemplazo por uno nuevo. 

Como te das cuenta, los regalos de Reyes Magos también conllevan importantes implicaciones ambientales. Si pensamos en la extracción de la materia prima con la que son fabricados y su producción, se requiere un enorme gasto de agua e incluso se emite dióxido de carbono que contamina la atmósfera y favorece al cambio climático, que se incrementa aún más por el traslado en buques y contenedores de los juguetes importados. Por otra parte, la generación de residuos también es relevante, ya que el empaque original (con alto contenido de unicel), más el envoltorio de regalo, se convertirán inmediatamente en basura,  junto con todas las pilas y baterías eléctricas que ocupará el juguete. No es de balde que esta celebración se considere como uno de los días de mayor generación de residuos a lo largo del año y en toda la temporada se incremente de un 15 a un 20% el volumen total de residuos en la Ciudad de México a partir del desecho de envolturas, envases y empaques.

Pero, cuando obsequias algo, ¿qué es lo que verdaderamente quieres regalar? Tu intención seguro es regalar amor o alegría, pero lo que das se relaciona con el consumo, derroche de recursos, generación de gases y residuos. Como alternativa para el mejor regalo, puedes dar la posibilidad de tener un futuro con un mundo menos contaminado y más sustentable a partir de educar con el ejemplo hoy. 

Por todo lo anterior, te recomendamos: 

  • Regalar sobre todo tiempo de calidad. 
  • Recordar que lo importante es jugar y no el juguete.
  • Enseñar a construir juguetes con materiales reciclados o reutilizados.
  • Abstenerse de envolver, para no generar residuos.
  • Buscar juguetes elaborados con materiales reciclados o degradables como la madera y la tela.
  • Preferir juguetes o dispositivos que no utilicen pilas o en dado caso, usen baterías recargables.
  • Evitar la acumulación de juguetes. 


Propiciar el intercambio con amigos o donación de juguetes en buen estado.
¿Y a tí qué otra opción se te ocurre? Procuremos ser menos reyes y más magos. Enseñemos la magia de la imaginación, de reducir, de reusar y transformar, de ser creativo y compartir. Regala a tus hijas e hijos que es posible jugar y ser responsable con el ambiente. 
 
 

//codigo analitycs