El costo ambiental de nuestra comodidad

04 Junio 2021 Consumo responsable 2750
Valora este artículo
(3 votos)
¿Te has preguntado a dónde van a parar los desechos y residuos que generan todos los seres que viven en el planeta Tierra? Es decir, al igual que los seres humanos muchos otros animales también utilizan, día con día, recursos de la naturaleza para vivir, pero ¿por qué no vemos los residuos de los demás seres vivos? O, aún más intrigante, ¿por qué sí podemos ver los desechos de los seres humanos?

La explicación simple y sencilla para esto es que la gran mayoría de los residuos que generan las demás especies que habitan este planeta se reincorporan nuevamente a la tierra por medio de la descomposición, la degradación y a través de las cadenas tróficas. Quiere decir que generan desechos orgánicos en los que participa el suelo, el medio ambiente, los microorganismos, las plantas, animales e insectos para descomponerlo, a diferencia de los residuos que produce el ser humano, donde muchos de estos no se pueden reincorporar a la tierra debido a la plastificación desmedida de nuestros estilos de vida.

Aunque dicha plastificación inició como algo innovador para resolver algunos problemas cotidianos, no tardó mucho tiempo en convertirse en uno de nuestros peores enemigos. No tanto por su toxicidad o por su lenta degradación, sino por el cambio cultural que trajo a nuestras vidas, creando un abuso inconsciente y fomentando hábitos innecesarios.

De acuerdo al último informe del Inventario de Residuos Sólidos (IRS) de la Ciudad de México, se estima que diariamente generamos un total de 13,149 toneladas de residuos. Esto supone una producción promedio de 1.4 kg de residuos por cada habitante de la ciudad. Dicha tendencia ha ido en aumento en los últimos años, en el mismo sentido en que aumenta la cantidad de personas que viven en nuestra urbe1. Este dato nos muestra, sin lugar a dudas, los resultados del consumo excesivo, no sólo de los plásticos, sino en general de los productos diariamente utilizados por nuestra sociedad, por lo que es evidente que solucionar este problema implica un cambio cultural y de hábitos de vida en donde la educación juega un papel importante.

En 2018 la Ciudad de México ocupó el 5to lugar como la ciudad más poblada del mundo2, según datos del IRS de los residuos totales producidos el 48% corresponden a aquellos generados únicamente en los domicilios, porcentaje que muy seguramente incrementó del 2019 y hasta la fecha a raíz de la pandemia por COVID19, esto nos muestra que conforme pasan los años sigue aumentando nuestra dependencia al uso innecesario del plástico y sus derivados en nuestro día a día, pero también que el principal problema radica en esa falsa comodidad que creemos que nos ofrecen, lo que se traduce a un hábito en nuestro estilo de vida, “el uso desmedido e innecesario de los plásticos”, es por ello que aquí es en donde debemos de comenzar el cambio, desde el inicio de toda la cadena, desde la disminución en la generación de los mismos y hasta su adecuada separación.

Es importante siempre recordar que el mejor residuo es aquel que no se genera, por lo que antes de comprar una nueva botella de agua por ejemplo, piensa en el tiempo y la cantidad de recursos naturales que participaron en la formación de esa materia prima para dar lugar al plástico y en los años que le tomará volverse a incorporar al suelo (si acaso es que lo hace) para que simplemente lo deseches en menos de 1 a 5 minutos.

Y tú, ¿separas los residuos que se generan en tu casa? Si lo haces, gracias porque con esta aparentemente pequeña acción, estás aportando mucho para mejorar el ambiente de la ciudad, ya que al mantenerlos separados desde un inicio permites darles un nuevo valor a dichos residuos y además ayudas directamente al medioambiente permitiendo su adecuado reciclaje ayudando así a descansar a la tierra. Y si no separas, te invito a que lo hagas. No toma más de 2 a 5 minutos  hacerlo y con ello ayudas a que en en unas décadas, haya menos contaminación por basura en la ciudad.

Al separar es más fácil prestar atención al tipo de residuos que más generamos. Revisa cuántos plásticos generas y piensa qué tan necesarios son. Reemplaza los que puedas por productos reutilizables y verás cómo disminuirá enormemente la cantidad de residuos plásticos que desechas en casa. Hazlo en favor de la reducción de residuos en la ciudad, apoya al programa “Basura Cero” y la prohibición de plásticos de un solo uso.

Prestemos atención a los hábitos y costumbres en torno al uso de plásticos en la vida diaria arraigados en nuestra cultura. Pequeñas acciones para evitar la generación de plásticos que contaminan el ambiente,como apegarnos al uso de tuppers o cucuruchos de papel o cargar nuestra propia cuchara, vaso o termo, realmente hacen la diferencia.

Por una ciudad con #BasuraCero #Cambiatuchip #Cambiatushábitos



1 Inventario de residuos sólidos de la Ciudad de México. 2019.  
www.sedema.cdmx.gob.mx/storage/app/media/DGCPCA/
InventarioDeResiduosSolidosDeLaCiudadDeMexico_2019.pdf 

2 Forbes. 2018. CDMX, la quinta ciudad más habitada en el mundo: ONU
www.forbes.com.mx/cdmx-la-quinta-ciudad-mas-habitada-en-el-mundo-onu/ 




 
//codigo analitycs