Educación Ambiental, algo para vivirse

25 Enero 2021 Beneficios ambientales 763
Valora este artículo
(4 votos)

Queremos aprovechar este 26 de enero, Día Mundial de la Educación Ambiental, para compartir tres ideas fuerza que acompañan nuestra práctica como Dirección Ejecutiva de Cultura Ambiental1.

 

  1. Educación orientada a la constitución del Sujeto

 

Enfoque: nuestro quehacer educativo coloca el saber ambiental como incentivo para desarrollar el conocimiento de las interacciones entre las personas y la naturaleza, y para reconocer la responsabilidad que tenemos sobre la forma en que se dan esas interacciones y cómo constituyen el ambiente de la Ciudad de México.

 

Vivencia: desde el 2019 iniciamos el proyecto Jardines para la Vida, donde las protagonistas Mujeres Polinizadoras, de 25 barrios populares de nuestra ciudad, asistieron a un curso de jardinería y se propusieron instalar al menos 350 jardines para polinizadores públicos y particulares. 

 

En la capacitación, coordinada entre la Secretaría del Medio Ambiente y los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES), reconocimos la importancia de la polinización como proceso natural indispensable para la salud ambiental del valle de México. Al mismo tiempo, nos cultivamos como personas dispuestas a realizar una polinización social, es decir, a imitar la visita que hacen los polinizadores a distintas flores para lograr que se multipliquen. Así, cientos de mujeres salieron de sus colonias y conversaron con ciudadanas y ciudadanos que visitaban el Parque de los Venados y la Alameda del Sur.

 

Al repartirles una planta compartieron su experiencia y lograron que la persona receptora se comprometiera con el cuidado de escarabajos, abejas, colibríes y mariposas, a través del mantenimiento y creación de áreas verdes o jardines con flores.

 

Las mujeres polinizadoras asumieron el arte de la jardinería como un quehacer ambiental; se hicieron responsables de comunicar a otros este saber. Su experiencia formativa se convirtió en proyecto y proceso social vivo, transformador.

 

  1. Educación para el empoderamiento

 

Enfoque: la educación no es un proceso de transferencia de saberes o tecnologías, sino un proceso de generación de poder (personal, organizacional y colectivo). Con él, las personas crecen en habilidades, autoestima y capacidad de incidir en otros, de tal forma que producen cambios positivos en las personas y en el entorno, lo que categorizamos como saldos ambientales.

Vivencia: en plena pandemia y con el reto del confinamiento social, iniciamos, en colaboración con tres alcaldías, un proyecto dentro del programa de Compensación a la Ocupación Temporal y la Movilidad Laboral (SCOTML) de la STyFE2, diseñado para entregar apoyos económicos a trabajadores en circunstancias de vulnerabilidad laboral. 

Mujeres y hombres trabajadores informales del servicio de limpia de las alcaldías de Iztapalapa, Álvaro Obregón y Azcapotzalco participaron en un curso en el que se formaron como orientadores ambientales en materia de separación de residuos domésticos. Las y los trabajadores quienes reconocieron el valor de su conocimiento y presencia social, además, aceptaron compartirlo con la ciudadanía beneficiaria de sus servicios. Así nació el proyecto “Trucos y saberes para separar nuestros residuos”.

La situación de riesgo de estar en la calle durante la pandemia se convirtió en oportunidad para visibilizar y dignificar a los recolectores. Al mismo tiempo, las y los trabajadores de limpia se empoderaron y asumieron la responsabilidad de orientar a la ciudadanía sobre cómo entregar su “basura” de manera segura y sustentable para contribuir a resolver el gigantesco problema que significan los residuos para nuestra ciudad.

Durante 3 meses, como parte del acto cotidiano de “tirar la basura” y recogerla, 60 trabajadores tuvieron más de 27 000 conversaciones con personas receptoras del servicio, sobre nueve temas distintos encaminados a orientarles cómo reducir el volumen de sus residuos y facilitar su recolección. Para que esto pasara, los trabajadores tuvieron que vivir un proceso de autoconfianza creciente y así confrontar la rutina ciudadana para convencer sobre la urgencia de aprender a separar los residuos desde el hogar. Se convirtieron en Orientadores ambientales.

En este caso buscar la separación de los residuos trascendió el beneficio ambiental. Hubo un crecimiento en las y los trabajadores, redescubrieron el poder de su palabra y servicio. 

  1. Educación para el fortalecimiento de la identidad

Enfoque: el derecho a un ambiente sano lo ejercemos co-responsablemente. Por su complejidad, sólo se puede garantizar con la participación y compromiso mutuo entre el Estado y la sociedad.

Nadie se compromete en algo que no es suyo. Construir al actor que mitigue y revierta la crisis nos lleva a fortalecer constantemente, desde lo educativo, un “somos” abierto e incluyente que nos da poder en la misión. 

Vivencia: educación y comunicación son dos caras de un mismo proceso. Donde hay mujeres jardineras y amantes de la plantas, proponemos “Mujeres Polinizadoras”; donde existen mujeres y hombres trabajadores de limpia, sugerimos “Orientadores Ambientales”; donde encontramos dueños de mascotas, buscamos “Tutores Responsables”; donde vemos bosques, zoológicos y áreas naturales como lugares de esparcimiento, miramos también “Espacios libres de plásticos desechables”; donde hay viviendas que instalan tinacos y tuberías en sus azoteas, observamos “Hogares Cosechadores de Lluvia”; donde experimentamos ser habitantes, fauna y flora en medio del viento, de la tierra y el fuego, cada cual por su rumbo, vemos una comunidad socio-biótica biodiversa, un solo “Ecosistema chilango”.

Un nuevo somos siempre en movimiento, que posee vocación ambiental, es necesario para la construir la sustentabilidad de este amado hogar al que llamamos Ciudad de México.

 

 

1  La Dirección Ejecutiva de Cultura Ambiental de la SEDEMA se encuentra en un proceso de sistematización interna que apunta hacia el establecimiento de un documento rector que opere como texto inspirador para la elaboración de políticas de comunicación y educación ambiental para la Ciudad de México.

2 Mayor información en el sitio de StyFE: trabajo.cdmx.gob.mx/programa_sociales_y_servicios/programa-de-fomento-al-trabajo-digno-en-la-ciudad-de-méxico

 

 

Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2023 22:15
//codigo analitycs