Cosecha de lluvia, una opción viable en la CDMX Destacado

19 Marzo 2024 Agua 8979
consumo consumo
Valora este artículo
(5 votos)

 

En la Ciudad de México las personas viven diversas realidades con respecto al tema del agua. Hay familias que viven con desabasto de agua, otras que se inundan y algunas más, viven ambas condiciones en distintos momentos del año. Es por esto que la cosecha de lluvia se vuelve cada vez más viable para reducir estos problemas en la ciudad.

 

De principio, es importantísimo comprender que el ciclo del agua en la ciudad se ve modificado por diversas condiciones: la principal, la cobertura de asfalto de la mitad del territorio citadino y su red de drenaje, lo cuál impide que las lluvia se infiltre hacia los mantos acuíferos, pues el asfalto no lo permite y, más bien, forza al agua de lluvia a irse al drenaje, donde se mezcla con las aguas negras, perdiendo con ello la posibilidad de ser aprovechada.

 

Esto deriva en que el acuífero del Valle de México, el cuál abastece aproximadamente el 70
% de la demanda de este elemento natural en nuestra ciudad, se recargue en un tiempo mucho mayor al que se le extrae agua. Esto es sinónimo de  sobreexplotación del acuífero.

 

Por supuesto, resulta contradictorio que, en temporada de lluvias, esa agua que podría estar yendo hacia el acuífero, se vaya al drenaje y no solo eso, sino que emerja como problema a través tica de inundaciones, que traen consigo problemas viales: retrasos en los sistemas de transporte público como el Metro, Trolebús, Metrobús, entre otros, así como embotellamientos vehiculares 

 

No es poca el agua que cae en forma de lluvia sobre nuestra Ciudad de México. Según datos de la Comisión Nacional del Agua (2018) cada año caen sobre la ciudad aproximadamente un billón y medio de metros cúbicos de agua. Frente a esta gran cantidad de agua, contrasta el hecho de que más de un millón y medio de personas en la ciudad no reciben agua todos los días y más de 300 mil (INEGI, 2015), carecen de acceso a la red pública de agua entubada. 

 

Para temporadas de estiaje, es decir, el lapso en que no llueve en la ciudad, sumado a las cada vez más altas temperaturas que vivimos a causa del cambio climático, esta temporada es en la que hay más desabasto de agua potable. 

 

Existen otras razones que intervienen en el desabasto de agua en los hogares, como el mantenimiento de las redes hidráulicas, fugas de agua y desperdicio, además del estiaje y la sobreexplotación que antes mencionamos.

 

Para hacer frente a esta problemática, inició el Programa de Cosecha de Lluvia instalando Sistemas de Captación de Agua de Lluvia (SCALL) en las alcaldías con menor abasto de agua. La Cosecha de lluvia es un mecanismo en el que se conduce el agua que cae en azoteas o patios a un tinaco o cisterna para almacenarla, limpiarla y desinfectarla, para que pueda utilizarse cuando se necesite. Es una opción viable para viviendas, escuelas y centros de trabajo. 

 

Ésta ecotecnia permite a las familias tener una fuente alterna de agua durante 4 a 7 meses, lo que  ha representado ahorro económico al no tener que comprar pipas. Esto posiciona a la cosecha de lluvia como una alternativa sustentable para contar con agua potable.

 

Otro beneficio de cosechar la lluvia es la reducción en el flujo de agua que se va al drenaje, lo cual, disminuye el riesgo de inundaciones, contribuye a la no sobreexplotación del acuífero al quitar la presión al sistema de distribución y extracción de la ciudad. Además, disminuye las emisiones contaminantes en la atmósfera que se generan por el uso de la energía para el funcionamiento de pozos y la red de distribución.

 

Como podrás darte cuenta, las lluvias en la Ciudad de México permiten múltiples beneficios ambientales, entre los más evidentes son que: refresca y limpia la atmósfera; lava las calles; crece y reverdece la vegetación. Y también, bajo un enfoque de cosecha, la lluvia puede generar un nuevo beneficio: proveer de agua, directamente y en su domicilio, a más familias y establecimientos.

 

La cosecha de lluvia ayuda a: 

 

  • Enviar menos agua al drenaje, lo que se traduce en menos inundaciones.
  • Disminuir la cantidad de energía para bombear y transportar agua a las viviendas, lo que se traduce en menos emisiones de gases de efecto invernadero que incrementan el cambio climático.
  • Reducir la demanda de agua y la dependencia de la red pública de abasto, lo que reduce la sobreexplotación del acuífero. 
  • Proporcionar una fuente de agua alternativa durante 4-7 meses del año, lo que mejora la calidad de vida de las personas que la reciben.

 

Esta experiencia ha demostrado una vez más, que la práctica de la cosecha de agua de lluvia es una alternativa viable y deseable en la Ciudad de México. 

 

Recuerda que el Gobierno de la ciudad ofrece subsidios únicamente en las alcaldías y colonias con problemas históricamente graves de abasto de agua. Por lo que, si vives en las alcaldías Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Tlalpan, Xochimilco y Venustiano Carranza y te interesa cosechar agua de lluvia, te sugerimos que consultes las reglas de operación del programa y te registren en el sitio web www.cosechalluvia.sedema.cdmx.gob.mx, para acceder a este beneficio.

 

Pero no te desanimes, si no vives en alguna de estas colonias, también tienes la alternativa de cosechar la lluvia por tu cuenta, aquí te dejamos el Manual Cosechar la Lluvia y el directorio empresas y personas capacitadas en la instalación de sistemas de cosecha de lluvia, para que te pongas en contacto y adquieras sus servicios.

 

Aprovechamos para dejarte esta información que puede ser de utilidad para los siguientes casos. Porque cuidar el agua es responsabilidad de todas y todos.

 

Conoce el abasto de agua en tu colonia: https://aguaentucolonia.sacmex.cdmx.gob.mx/

Reporte de fugas: https://m.me/SistemaDeAguasCDMX

Reporte de calidad del agua: http://m.me/SistemaDeAguasCDMX

 

//codigo analitycs