Sustentabilidad

Sustentabilidad (2)

¡Cuidado! Que no te consuma el consumismo

12 Noviembre 2021 Sustentabilidad 321
Valora este artículo
(1 Voto)

En la tele, en la radio, en la calle, en redes sociales e internet, por todos lados estamos siendo bombardeados una y otra vez por anuncios que nos seducen a comprar productos que prometen un sinfín de beneficios y aseguran que nos van a facilitar la vida de cualquier forma. Parece inevitable dejar de comprar todo aquello que nos ofrece comodidades y satisfacción, pero, ¿qué de todo lo que consumimos realmente necesitamos? ¿Qué tan sostenible es nuestra forma de consumir y de satisfacer nuestras necesidades?

Para la producción de todo  lo que usamos a diario: celulares, transporte, energía eléctrica, ropa, comida … ¡todo!, se requiere la extracción de los mal llamados “recursos naturales”. La población mundial actual consume 100 mil millones de toneladas de estos materiales en un año1. Principalmente se extraen combustibles fósiles, metales, materiales de la construcción y árboles; todos ellos usados para la construcción de casas, edificios o ciudades como la nuestra. Además se utiliza una gran cantidad de agua y energía tanto en la extracción de materiales, como en la fabricación de todo tipo de bienes y servicios.

El resultado de nuestro consumo excesivo ya es visible, eventos meteorológicos extremos, hambrunas, extinción de especies y la amenaza de que desaparezcan ecosistemas como arrecifes de coral, selvas tropicales o ríos2. La humanidad consume estos materiales más velozmente que lo que tarda la naturaleza en producirlos; se talan bosques más rápidamente de lo que vuelven a crecer, pesca en los océanos tan aceleradamente que a la vida marina le cuesta regenerarse, además de que emite más dióxido de carbono de lo que la biósfera puede absorber3

La organización Circle Economy, ha estimado que cada habitante del planeta, como tú y yo, usamos en promedio más de 13 toneladas de materiales en un año1, a través de los bienes y servicios que adquirimos. Aunque el consumo siempre es mayor para los habitantes de países desarrollados, en contraste con los países en desarrollo, como México, entre todos estamos usando al año los recursos que a la Tierra le toma 1,5 años en producir.

De todos los materiales extraídos, sólo un tercio de ellos continúan en uso después de un año, sobre todo en construcciones y vehículos; otra tercera parte se convierte en contaminación, pues son tirados en el ambiente, como el plástico en vías fluviales y océanos o son emitidos en forma de gases de efecto invernadero1.

Al consumir lo innecesario estamos aportando a esta sobre explotación de materiales, consumir por consumir, por vivir cómodamente sin mirar de dónde viene todo aquello que usamos y desechamos. Para reducir el impacto deberíamos bajar drásticamente el uso de combustibles fósiles y sustituirlos por energías renovables, así como disminuir el consumo de agua.

Desde el 2020, en la Ciudad de México se ha modificado la legislación en torno a uno de los materiales que más estragos ha causado a nivel mundial en el medio ambiente, por el exceso en su consumo y desecho y por su capacidad de contaminar: los plásticos desechables. Por ello, en enero del 2020 se prohibió el uso de bolsas plásticas y en el 2021 se unieron a la prohibición vasos y sus tapas, platos, charolas, cubiertos, globos y sus varillas, aplicadores de tampones, bastoncillos para hisopos, mezcladores, popotes y cápsulas de café, todos ellos fabricados total o parcialmente de plástico, exceptuando los compostables y los que por su aplicación médica o de seguridad sean necesarios.

Ahora, cada vez que salgas de compras pregúntate “¿realmente lo necesito?”. Da preferencia a los artículos cuya vida útil es más larga para que puedas sacarle provecho a tu inversión. Genera el cambio, deja de consumir lo que no necesitas, ¡piénsalo!, si lo hacemos todos, el deterioro ambiental y sus efectos disminuirían en gran medida. ¡Sé el cambio! No dejes que el consumismo te consuma.

Conviértete en viajero sustentable

06 Septiembre 2021 Sustentabilidad 541
Valora este artículo
(1 Voto)
  • El turismo sustentable es una alternativa para disfrutar y al mismo tiempo conservar los lugares y espacios turísticos para futuras generaciones.
  • Ser un viajero sustentable es comprometerse de manera activa a través de prácticas de viaje que minimizan el daño ambiental y apoya a las comunidades locales.
Tus hábitos dicen mucho de ti y, al momento de viajar, tus prácticas como turista revelan qué tanto te preocupa el medio ambiente. Si evitas generar residuos innecesarios como las bolsas de plástico, el unicel, los cubiertos desechables y todo tipo de botellas para el agua, tienes un punto a favor, pero si quieres convertirte en un viajero sustentable, hay varios aspectos que debes considerar.

El turismo como actividad económica es muy importante, en México 9 de cada 100 pesos que genera la economía1, son precisamente derivados de esta actividad. Entre 80 y 90 millones de turistas nos visitan cada año y durante 2020, fuimos el tercer país más visitado en el mundo, con cifras muy cercanas a los dos primeros lugares: Italia y Francia2. A nivel nacional, la Ciudad de México es el destino más visitado por turistas; según datos de la Secretaría de Turismo, durante 2019 alcanzó cifras de casi 14 millones de visitantes.

Como comprenderás, en la medida en que el turismo se incrementa, también la demanda de recursos y servicios para atender a los visitantes, por ende, suele aumentar la posibilidad de daño a los ecosistemas; por poner algunos ejemplos: tanto el gasto y extracción de agua potable como la generación de aguas negras o residuales son mayores; también se incrementa la cantidad de basureros; incluso aumenta la emisión de gases derivados del uso de calderas para los servicios de ducha y alberca, así como la electricidad necesaria para los servicios que demandan los turistas.

Tan sólo en 2019, los más de 10 millones de peregrinos que visitaron la Basílica de Guadalupe, dejaron a su paso, durante su estancia en la ciudad, más de 700 toneladas de basura3

Atender a los turistas y sus actividades, puede alterar, modificar y, a veces, destruir el hábitat de flora y fauna tanto terrestre como acuática. Esto por supuesto es una gran contradicción, pues en aras del turismo, la capacidad de carga de los ecosistemas es sobrepasada, a veces  con daños  irreparables para el ambiente. Un ejemplo de esto es el caso de los ajolotes, su población sigue reduciéndose principalmente a causa de la invasión del hábitat o territorio, así como por la contaminación del agua por residuos y aguas negras4.

En sentido inverso, podemos considerar cómo la naturaleza fue capaz de recuperarse moderadamente  tras el cierre de bosques y parques de nuestra ciudad durante la fase roja de la pandemia, pues esta situación implicó dar un descanso a estos lugares del impacto cotidiano que representan sus visitantes. Bajo esta situación extraordinaria, fue posible volver a ver especies de animales e insectos que desde hace años no  sabíamos de ellos, por ejemplo, se reportaron avistamientos de águilas, zopilotes, cacomixtles, tlacuaches, mariposas, murciélagos y luciérnagas en zonas boscosas, cuevas y barrancas de la ciudad; además de algunas aves migratorias identificadas en los bosques de Chapultepec y Aragón. Uno de estos casos es el murciélago de nariz larga identificado tanto en el Chapultepec, como en la zona del Jardín Botánico de la UNAM5. 

Por todo ello, te invitamos a hacer turismo sustentable,  la pasarás igual de bien y podrás sentirte orgullosa(o) de que tu visita ocasione no solo el menor impacto, sino también de contribuir de una manera activa al cuidar el ambiente. Según el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, este tipo de turismo considera consumo y producción sostenible, así como la participación empoderada de las comunidades receptoras. 

La versión sostenible del turismo para generar un menor impacto ambiental es posible cuando se respetan ciertas reglas: 
  • Minimiza la cantidad de residuos que generes,
  • compra y consume productos locales,
  • haz un uso óptimo de los recursos ambientales, 
  • prefiere los servicios turísticos brindados por las comunidades locales,
  • no extraigas especies vegetales o animales, rocas ni ningún “recuerdo” de los lugares que visites,
  • ayuda a que el lugar esté mejor. Contribuye recogiendo algún residuo que veas fuera del bote de basura que le toca. 
Recuerda que el turismo sustentable reconoce que satisfacer las necesidades de recreación de las generaciones presentes no debe comprometer el derecho de las generaciones futuras a disfrutar de los mismos lugares que nosotros visitamos actualmente. Por ello, conviértete en un viajero sustentable y cuida otros sitios así como a ti te gustaría que los turistas respeten y cuiden a nuestra ciudad. 



 1 INEGI, 2020. Nota informativa de Encuesta de Viajeros Internacionales. INEGI. 
www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/notasinformativas/2020/ViajInternales/
ViajInternales2020_09.pdf
Fecha de consulta 25 de julio 2021.

2 Revista Ertorno Turistico, 2020. “​10 países con más turistas internacionales en 2020”. 
www.entornoturistico.com/10-paises-con-mas-turistas-internacionales-en-el-2020
-ano-de-la-pandemia/
 Fecha de consulta 20 de julio de 2021

3 Redacción ADM40, 2019.“Peregrinos dejan más de 703 toneladas de basura a su paso”.   
www.adn40.mx/noticia/ciudad/notas/2019-12-13-07-40/peregrinos-dejan-mas-de-
703-toneladas-de-basura-a-su-paso

www.entornoturistico.com/10-paises-con-mas-turistas-internacionales-en-el-2020
-ano-de-la-pandemia/
Fecha de consulta 20 de julio de 2021.

4 Revista Digital Universitaria, 2019. “El mítico monstruo del lago: la conservación del ajolote
de Xochimilco” en www.revista.unam.mx/wp-content/uploads/v20_n1_a1_El-mitico-
monstruo-del-lago-la-conservacion-del-ajolote-de-Xochimilco.pdf
  Fecha de consulta 20 de julio de 2021.

5  SinEmbargo, 2021. “Aprovechó la pandemia y voló a la CdMx. Es murciélago, especie amenazada.
Vive de flores.” www.sinembargo.mx/31-03-2021/3958249 Fecha de consulta 20 de julio de 2021.









 
//codigo analitycs