Consumo responsable

Consumo responsable (15)

¡Cuidado! Que no te consuma el consumismo

10 Noviembre 2023 Consumo responsable 303
Valora este artículo
(1 Voto)
  • Cada habitante del planeta, como tú y yo, usamos en promedio más de 13 toneladas de materiales en un año1, a través de todos los productos que compramos y que nos prometen un sinfín de beneficios y aseguran que nos van a facilitar la vida de cualquier forma.
  • Desde el 2020, en la Ciudad de México se ha modificado la legislación en torno a uno de los materiales que más estragos ha causado a nivel mundial en el medio ambiente, por el exceso en su consumo y desecho y por su capacidad de contaminar: los plásticos desechables.

 

En la tele, en la radio, en la calle, en redes sociales e internet, por todos lados estamos siendo bombardeados una y otra vez por anuncios que nos seducen a comprar productos que prometen un sinfín de beneficios y aseguran que nos van a facilitar la vida de cualquier forma. Parece inevitable dejar de comprar todo aquello que nos ofrece comodidades y satisfacción, pero, ¿qué de todo lo que consumimos realmente necesitamos? ¿Qué tan sostenible es nuestra forma de consumir y de satisfacer nuestras necesidades?

 

Para la producción de todo  lo que usamos a diario: celulares, transporte, energía eléctrica, ropa, comida … ¡todo!, se requiere la extracción de los mal llamados “recursos naturales”. La población mundial actual consume 100 mil millones de toneladas de estos materiales en un año. Principalmente se extraen combustibles fósiles, metales, materiales de la construcción y árboles; todos ellos usados para la construcción de casas, edificios o ciudades como la nuestra. Además se utiliza una gran cantidad de agua y energía tanto en la extracción de materiales, como en la fabricación de todo tipo de bienes y servicios.

 

El resultado de nuestro consumo excesivo ya es visible, eventos meteorológicos extremos, hambrunas, extinción de especies y la amenaza de que desaparezcan ecosistemas como arrecifes de coral, selvas tropicales o ríos. La humanidad consume estos materiales más velozmente que lo que tarda la naturaleza en producirlos; se talan bosques más rápidamente de lo que vuelven a crecer, pesca en los océanos tan aceleradamente que a la vida marina le cuesta regenerarse, además de que emite más dióxido de carbono de lo que la biósfera puede absorber

 

La organización Circle Economy, ha estimado que cada habitante del planeta, como tú y yo, usamos en promedio más de 13 toneladas de materiales en un año1, a través de los bienes y servicios que adquirimos. Aunque el consumo siempre es mayor para los habitantes de países desarrollados, en contraste con los países en desarrollo, como México, entre todos estamos usando al año los recursos que a la Tierra le toma 1,5 años en producir.

 

De todos los materiales extraídos, sólo un tercio de ellos continúan en uso después de un año, sobre todo en construcciones y vehículos; otra tercera parte se convierte en contaminación, pues son tirados en el ambiente, como el plástico en vías fluviales y océanos o son emitidos en forma de gases de efecto invernadero1.

 

Al consumir lo innecesario estamos aportando a esta sobre explotación de materiales, consumir por consumir, por vivir cómodamente sin mirar de dónde viene todo aquello que usamos y desechamos. Para reducir el impacto deberíamos bajar drásticamente el uso de combustibles fósiles y sustituirlos por energías renovables, así como disminuir el consumo de agua.

 

Desde el 2020, en la Ciudad de México se ha modificado la legislación en torno a uno de los materiales que más estragos ha causado a nivel mundial en el medio ambiente, por el exceso en su consumo y desecho y por su capacidad de contaminar: los plásticos desechables. Por ello, en enero del 2020 se prohibió el uso de bolsas plásticas y en el 2021 se unieron a la prohibición vasos y sus tapas, platos, charolas, cubiertos, globos y sus varillas, aplicadores de tampones, bastoncillos para hisopos, mezcladores, popotes y cápsulas de café, todos ellos fabricados total o parcialmente de plástico, exceptuando los compostables y los que por su aplicación médica o de seguridad sean necesarios. 

 

Ahora, cada vez que salgas de compras pregúntate “¿realmente lo necesito?”. Da preferencia a los artículos cuya vida útil es más larga para que puedas sacarle provecho a tu inversión. Genera el cambio, deja de consumir lo que no necesitas, ¡piénsalo!, si lo hacemos todos, el deterioro ambiental y sus efectos disminuirían en gran medida. ¡Sé el cambio! No dejes que el consumismo te consuma.

 

World’s consumption of materials hits record 100bn tonnes a year. The Guardian Journal.

https://www.theguardian.com/environment/2020/jan/22/worlds-consumption-of-materials-hits-record-100bn-tonnes-a-year?CMP=Share_AndroidApp_WhatsApp

La humanidad agota hoy los recursos que la Tierra produce en todo un año

https://www.lavanguardia.com/natural/20170802/43270260867/humanidad-agota-recursos-un-ano-tierra.html

Tierra dura 18 meses en regenerar recursos que mundo gasta en un año. El Tiempo. https://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11806021

Descomponer la obsolescencia y reparar nuestra conciencia

06 Noviembre 2023 Consumo responsable 116
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Recuerdas cuando las televisiones, consolas de sonido, licuadoras, hornos y en general cualquier aparato eléctrico o electrónico duraban décadas en nuestra casa? No, no es un cuento de abuelos, simplemente las cosas se fabricaban para que duraran mucho tiempo y en caso de una descompostura, existía la forma de repararla. Ahora ya no es así.

Vivimos con cierta sospecha o incertidumbre sobre el tiempo que realmente nos durará un electrónico. En cuanto comienzan las primeras fallas nos preguntamos ¿cuándo dejará de funcionar la computadora? o ¿cuántas caídas más soportará el teléfono celular?, ¿nos alcanzará la garantía que nos ofrece el fabricante?, ¿tendré que hacer el gasto para reemplazarlo? Estas preguntas sobre la vida útil de un objeto, desafortunadamente aplican para cientos de productos distintos, en general, para aparatos eléctricos y electrónicos, muebles, accesorios, ropa, lentes, zapatos, autos e incluso programas de cómputo.

Reparar es un concepto que se ha ido perdiendo poco a poco en nuestra vida cotidiana; los talleres de reparación resultan escasos y no se fomenta el rescatar o alargar la vida de nuestros bienes. Cuando algún aparato eléctrico o electrónico se descompone, nos parece natural y asumimos sustituirlo comprando uno nuevo, simplemente no consideramos repararlo porque suponemos que tendrá un alto costo, casi al mismo precio de algo nuevo o incluso en oferta lo compramos más barato. No obstante, vale la pena ponderar y recapacitar en el daño ambiental que evitamos cuando reparamos o reutilizamos, ya que para volver a producir un electrónico nuevo implica daño al ambiente por los contaminantes generados durante la extracción de materias primas, fabricación y distribución de "lo nuevo", cuestión que al reparar no es necesario. Debemos considerar que al convertir nuestro electrónico descompuesto en basura y desecharlo, implica también un manejo especial profesional para que pueda ser aprovechado de forma sostenible.

La obsolescencia programada es la estrategia que han utilizado los productores de muchos tipos de bienes de consumo, para que el tiempo de vida útil que los ocupamos sea corta y al descomponerse tengamos la necesidad de comprar uno nuevo y reemplazarlo; así ellos como fabricantes nunca dejan de vender. Esta es la lógica de una economía lineal dónde sólo interesa producir y extraer materias primas de forma interminable para producir bienes que terminarán, al cabo de poco tiempo, convirtiéndose en basura.

La basura electrónica también conocida RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) y en inglés como e-waste, se ha incrementado en la misma proporción que nuestro consumo y desecho de aparatos (González, M.Eugenia, 2012); es la respuesta de la sobreproducción tecnológica, al abaratamiento de aparatos y a la obsolescencia programada presente en los equipos que adquirimos.

De acuerdo con el Inventario de generación de residuos electrónicos en México a escala nacional, y estatal para Jalisco, Baja California y Ciudad de México, en el año 2016 se generaron alrededor de 4.2 millones de toneladas de residuos eléctricos y electrónicos en América Latina y El Caribe. En ese año, México generó un total de 998 mil toneladas de estos residuos, posicionándose como el segundo país en la región con mayor generación de e-waste (Semarnat, 2017). En la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), conforme al “Diagnóstico de la Generación de Residuos Electrónicos en la ZMVM” (INE, 2010), la cantidad de desechos electrónicos oscila entre las 70 mil y 90 mil toneladas, de acuerdo con lo proyectado en el total nacional.

Cuando los RAEE no se desechan de manera adecuada, sus destinos suelen ser coladeras, ríos o rellenos improvisados en áreas verdes como barrancas. En ocasiones también, son desensamblados y sometidos al fuego con procedimientos nada sustentables, para extraer y vender los metales u otros materiales con valor en el mercado. Por supuesto, esto genera altos niveles de contaminación que se dispersan a través de partículas diminutas en agua, suelos e incluso aire; así como afectaciones en la salud de los seres vivos (Baldé, Wang, Kuehr y Huisman, 2015). Recordemos que los aparatos eléctricos y electrónicos están compuestos de cientos de sustancias como metales pesados, plásticos con resinas retardantes al calor y sustancias que en incineraciones improvisadas desprenden contaminantes orgánicos persistentes (cop) que son compuestos altamente tóxicos al ambiente.

Reciclar los residuos electrónicos en programas como el Reciclatrón y/o empresas autorizadas, son buenas opciones para evitar este tipo de contaminación y recuperar parte de los materiales valorizables que los componen, sin embargo, es necesario que existan cambios más profundos en nuestro modelo económico para facilitarle al consumidor la reparación, al mismo tiempo que se transita a ejercer hábitos distintos y más responsables de consumo; porque así podemos sumarnos a la mitigación de la emergencia climática que vivimos de manera global.

En países como Francia y España, comienzan a cambiar las cosas, recientemente cada aparato eléctrico o electrónico que sale a la venta tiene una etiqueta en su envoltura que indica qué tan reparable es en escala del uno al diez, así el consumidor puede elegir entre opciones que son altamente reparables y cuyas refacciones estarían disponibles en caso de requerirse; o por el lado opuesto, artículos que no son reparables y que quizá pronto se conviertan en un residuo. Acercar información al consumidor para hacerlo más consciente sobre sus opciones y un consumo más sostenible (La Moncloa, 2021) es un gran ejemplo de responsabilidad extendida.

En México, cada vez toma más fuerza la necesidad de impulsar una economía circular en donde los valores de rechazar, reparar, reusar están presentes. La economía circular se basa en tres principios: (1) Eliminar los residuos y la contaminación, (2) Circular los productos y materiales, (3) Regenerar la naturaleza. Considera para ello, la transición hacia el uso de energías y materiales renovables (Fundación Ellen Macarthur, 2022).

En este año, el Congreso de la Ciudad de México aprobó la Ley de Economía Circular, su objetivo es propiciar una transición hacía un sistema circular y sustentable, incentivar y promover hábitos de producción y consumo responsable a través del reúso, restauración, remanufactura y reciclaje (SEDEMA, 2023); adicionalmente, la Norma ambiental para la Ciudad de México sobre residuos eléctricos y electrónicos: NADF-019-AMBT-2018 en vigencia desde 2020, establece la obligación para que las empresas cierren el ciclo de la producción responsabilizándose del manejo de los residuos y de su incorporación al ciclo de la producción.

 

Tú como ciudadana/o puedes comenzar reflexionando tus hábitos de consumo e informarte para realizar acciones más conscientes. Asiste al Reciclatrón para disponer adecuadamente de los residuos eléctricos o electrónicos. También puedes acercarte a la Red planteles educativos del Programa Pilares, con su oferta educativa del taller de electrónica, generas un oficio y habilidades muy importantes para ayudar al medio ambiente al aprender a reparar aparatos electrónicos. Otra opción es  que cuando ocurra una Jornada Ambiental cerca de tu localidad, no dudes en acudir al Reparatrón,  que la SEDEMA, PROSOC y organizaciones civiles organizan en Unidades Habitacionales y te ofrecen la posibilidad de reparar tus aparatos eléctricos y electrónicos descompuestos. ¡Entérate de la próxima por nuestras redes sociales! ¡Participa!

 

 

Bibliografía consultada:

La Moncloa, (2021). Consumo etiquetará los productos eléctricos y electrónicos en

función de su reparabilidad. Gobierno de España. Consultado el 12 de junio de 2023 en:

https://www.lamoncloa.gob.es/serviciosdeprensa/notasprensa/consumo/Paginas/2021/150321-etiqueta_reparabilidad.aspx

Fundación Ellen Macarthur. (S/F). Introducción a la economía circular.

Consultado el 12 de junio de 2023 en:

 https://ellenmacarthurfoundation.org/es/temas/presentacion-economia-circular/vision-general

SEDEMA - CMDX, (2023). Transición

a la Economía Circular.

Consultado el 11 de junio de 2023 en:

http://www.sadsma.cdmx.gob.mx:9000/circular/#:~:text=Qu%C3%A9%20es%20la%20econo

m%C3%ADa%20circular&text=La%20econom%C3%ADa%20circular%20es%20una,y%20valor%20en%20todo%20momento.

SEDEMA- CDMX, (2020). Publica Sedema Norma Ambiental sobre residuos eléctricos y electrónicos.

Consultado el 12 de junio de 2023 en:

https://www.sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/publica-sedema-n

orma-ambiental-sobre-residuos-electricos-y-electronicos

Pérez, J., Reding, J., Tass, B., Morales, E., Carbonell, R. (2018). La e-waste en México: otro problema para el medio ambiente del país.

Revista Reci, Universidad Autónoma del Carmen. Recuperado en: https://www.reci.org.mx/index.php/reci/article/view/82/376

Instituto Nacional de Ecología (2007). Diagnóstico sobre la generación de residuos electrónicos en México.

Instituto Politécnico Nacional, Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo. México, D. F.

 

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2017). Inventario de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en México. Escala nacional y estatal para Jalisco, Baja California, y Ciudad de México. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo,

Dime qué comes y te diré qué tan sostenible eres

12 Junio 2023 Consumo responsable 337
Valora este artículo
(1 Voto)

Dime qué comes y te diré qué tan sostenible eres

 

¿Te habías imaginado que tu forma de comer tiene un impacto en el ambiente? Prácticamente, todos nuestros hábitos repercuten en la naturaleza, incluso la manera en la que nos alimentamos, porque para disponer de todos los ingredientes necesarios en la preparación de una ensalada, un agua de frutas, de nuestro platillo o bebida favoritos, ocurrió antes un proceso de producción en el que se requirieron varios litros de agua, cantidades grandes de energía e implicó la emisión de gases contaminantes y de efecto invernadero ¿ya lo habías pensado?

 

Todo lo que consumimos deja, principalmente, dos huellas en el ambiente, ¿te imaginas cuáles podrían ser? Una es la huella de carbono, que es la cifra de emisiones de dióxido de carbono - el principal gas de efecto invernadero (gei) - asociadas a la elaboración, transportación, uso y desintegración de todos los productos de los que nos beneficiamos. Aunque no siempre se emite dióxido de carbono (CO2), todos los gases contaminantes expulsados, en alguna etapa de la vida de un producto, guardan una equivalencia con este gei, por lo que la huella se mide en CO2 equivalente. La otra que dejan los alimentos que consumimos es la huella hídrica, que es la cantidad de agua que se requiere para la producción de cada alimento, su transporte y en la asimilación de los contaminantes generados en estos procesos. A esta cantidad de agua se le conoce como agua virtual

 

¿Todos los alimentos tienen el mismo impacto ambiental? No. El tamaño de la huella hídrica y de CO2 que dejamos en la Tierra con nuestros hábitos alimenticios, dependen del tipo de alimentos que consumimos, la frecuencia de compra y el lugar donde los adquirimos. Por ejemplo, no es lo mismo desayunar a diario un vaso de leche de 200ml, para el que se requirieron 200 L de agua en su generación, que un vaso de jugo de naranja, para los que se necesitaron 170 L, ¡treinta litros hacen una gran diferencia! De hecho, el 70% del agua dulce disponible en el planeta se utiliza en la agricultura y la ganadería, por ello, un consumo responsable de alimentos también implica un consumo responsable del agua dulce mundial.

 

Además, entre más cerca se encuentre la fuente de producción de nuestros alimentos, menor distancia recorrerán para llegar a nuestra mesa, lo que implica menores emisiones de gei. Y si nuestro deseo es reducir al máximo esas emisiones, podríamos ir considerando tener nuestro propio huerto en casa. Acá te decimos cómo hacerlo. En ese sentido, conocer la procedencia de nuestros alimentos nos permitirá tomar mejores decisiones si deseamos adquirir el que implique una menor huella de carbono.

 

La sostenibilidad en nuestra alimentación no sólo se asocia con la huella de carbono ni la hídrica. También depende de sus procesos de producción y del uso de ingredientes propios de cada localidad, ya que mientras más se consideren los ciclos naturales de producción de alimentos y se evite el uso de agroquímicos o plaguicidas, podemos hablar de una agricultura realmente sostenible. 

 

Generalmente son los agricultores locales y pequeños productores los que llevan a cabo estas dinámicas de respeto a las temporadas naturales de crecimiento de frutas, verduras, hortalizas y otros alimentos: aprovechan los ciclos de lluvia para el riego y toman previsiones en temporadas de sequía; regulan la plagas con ingredientes naturales e incluso conocen del control biológico de plagas reconociendo el papel que desempeñan ciertas especies de fauna silvestre en este control. 

 

En nuestra ciudad, alcaldías como Álvaro Obregón, Milpa Alta, Cuajimalpa de Morelos, Tlalpan, Xochimilco, Magdalena Contreras y Tláhuac, producen una diversidad de artículos agrícolas como papa, brócoli, amaranto, maíz, frijol, entre otros. Así que en nuestra propia localidad podemos contar con una basta diversidad de ingredientes saludables para nuestro consumo. y la acción de consumir local ayuda a la conservación de estos ingredientes y apoya a la preservación del equilibrio de los ecosistemas en los que habitan esas especies. 

 

Una revista médica del Reino Unido recomienda tener una dieta personal de 2.500 kilocalorías diarias, basada principalmente en duplicar el consumo de frutas, hortalizas, legumbres y frutos secos, además de reducir a la mitad el de carne roja y azúcar, para hablar de una alimentación idealmente sostenible, donde se usen ingredientes específicos de cada cultura y localidad.


Ahora que vayas de compras, recuerda dar preferencia a los productos locales, compra en mercados públicos, mercados alternativos y sobre ruedas. Acercarte directamente con productores de la ciudad a través de la Caravana de productos rurales o participa en el Mercado de Trueque. Investiga la procedencia de lo que comes; hazte de hábitos alimenticios saludables y sostenibles.

 

Honrar la muerte cuidando la vida

01 Noviembre 2022 Consumo responsable

Las festividades de Día de Muertos y Día de Todos los Santos son las segundas en generar mayor cantidad de residuos, superadas sólo por las fiestas decembrinas.

Los desechos se generan a partir de la decoración de tumbas y los envases de plástico utilizados para la comida y bebida.

Para celebrar de manera sustentable, puedes comprar cempasúchil en maceta, crear tus propias decoraciones con materiales reciclados y consumir la comida responsablemente. 

 

El 2 de noviembre se abre un portal entre el mundo de los vivos y los muertos, y en México lo conmemoramos como el Día de Muertos. La celebración, cuyo origen se remonta a los tiempos previos a la conquista, pervive en el sincretismo característico de los mexicanos. Es por ello una buena ocasión para reflexionar sobre la vida y la muerte, de todos los seres vivos o el entorno del que somos parte, la naturaleza.

Este año, ¿cómo respetaremos la muerte? ¿Cómo podemos mostrarle afecto a los muertos? Las respuestas a estas preguntas serán variadas, pero, si quieren ser completas, requieren algo en común: cuidar la vida. 

Las festividades de Día de Muertos y Día de Todos los Santos son las segundas en generar mayor cantidad de residuos, superadas sólo por las fiestas decembrinas. Los desechos se generan a partir de la decoración de tumbas y los envases de plástico utilizados para la comida y bebida. Para preservar y repartir la vida, es necesario que adoptemos costumbres más sustentables, que generen menos basura y menos contaminación y que ayuden a cuidar o reaprovechar lo que ya tenemos. Por esto, para celebrar un Día de Muertos consciente y respetuoso con la muerte, aquí hay algunos tips:

Es recomendable, por ejemplo, comprar cempasúchil en maceta para cuidarla todo el año y no sólo en octubre. El cempasúchil es la flor característica de esta tradicional celebración. Se dice que, por su color, los mexicas consideraban que guiaba el camino de los difuntos hacia el más allá; actualmente, se utiliza como decoración en los altares de muertos. Con una mentalidad sustentable que nos guía a no consumir y desechar los seres vivos y recursos que tenemos a mano, la forma en la que tratamos a esta flor sería un poco diferente, cuando se retiren las decoraciones, no hay que tratar a los pétalos rotos como basura. 

El año pasado, el Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Cultura, instaló un centro de acopio de flor de cempasúchil en la Fábrica de Artes y Oficios del Faro de Tláhuac para usarlas en la producción de colorantes y plaguicidas naturales, así como para sanear suelos y en la elaboración de remedios de medicina herbolaria. Te invitamos a mantenerte atenta y atento a los centros de acopio que puedan abrirse este año.

Otro uso que se le puede dar es para hacer composta, para colorear los alimentos de las aves y hacerlos más atractivos , por último, para elaborar cervezas artesanales, tés o pulque. Además, el cempasúchil tiene beneficios medicinales y puede mejorar la digestión o la tos. 

Con respecto a los disfraces y las pinturas que se pueden utilizar para representar catrinas, es importante que revisemos los componentes de los mismos. Según datos de la organización Greenpeace, cerca de 7 millones de disfraces son desechados al año, y el 69% de sus componentes son derivados del plástico. El maquillaje y la diamantina pueden contener microplásticos que no sólo contaminan, sino que también dañan nuestra salud, para evitarlo, simplemente revisa qué clase de productos consumes y de qué están hechos. 

Una actividad maravillosa que se puede hacer en grupo y aumentar el espíritu festivo es realizar las decoraciones de altares, tumbas y espacios de celebración con materiales de reúso. Botes de comida, papel usado y envolturas pueden cobrar una nueva vida con ayuda de pinceles, pintura y pegamento. ¡Da rienda suelta a tu creatividad y personaliza tus propios adornos!

Por último, es importante cuidar la comida, tanto aquella que ofrecemos a los difuntos como a los vivos, pues se estima que en nuestra ciudad se desperdician diariamente 13 mil toneladas de alimentos y esta cifra puede aumentar en temporada de ofrendas, situación que queremos evitar. Procura que los empaques que uses o compres sean sustentables, no plásticos de un solo uso, sino cartón o papeles que puedes reciclar y reutilizar. No generes mayores residuos con utensilios desechables, ya que estos contaminan el planeta y descuidan la vida que tanto estamos celebrando. Sustituye el unicel por envases de barro, que son mucho más bonitos y tradicionales. Si dejas comida en un altar de muertos, puedes consumirla después de la celebración. El pan, por ejemplo, se puede moler y añadir al ponche de fruta para darle una consistencia más espesa.  

Estas son sólo algunas ideas de cómo puedes celebrar el Día de Muertos de manera sustentable. Sin embargo, lo más importante es que adoptes el propósito de cuidar la vida para respetar la muerte, ya que eso impactará en todas tus decisiones y en la forma en que conmemoras a los difuntos. 

 

 

Tiraderos clandestinos, el reflejo de una sociedad consumista

11 Marzo 2022 Consumo responsable
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Cuáles son los síntomas comunes que luego se presentan en enfermedades? Mareos, dolores de cabeza, escalofríos, vómitos, fiebre, comezón, sarpullido, son algunos indicios de que algo no anda bien con nosotros, ¿te imaginas cuál podría ser un síntoma de enfermedad que padece nuestra ciudad y cuáles podrían ser sus causas?

Es muy probable que en algún momento de tu vida, caminando por las calles, te hayas topado con lugares bellísimos, con una arquitectura maravillosa o con árboles preciosos donde se escucha el canto de las aves y se respira aire fresco, pero es muy seguro que también te hayas topado con montañas de residuos que las personas dejan en las calles, sitios donde ratas, cucarachas, moscas y otra fauna nociva encuentra alimento y hogar que, además de verse muy mal, se caracterizan por un aroma terrible. ¿Recuerdas algún lugar así?

Esos son los tiraderos clandestinos y son uno de los síntomas de una sociedad consumista. El cuadro de enfermedad es el siguiente: compras innecesarias, productos con muchos empaques o con una vida útil muy corta y una dosis de irresponsabilidad por personas que deciden abandonar en las calles bolsas con residuos domésticos, a veces en pequeñas cantidades, pero que se suman con otros que alguien más decide colocar ahí mismo; incluso perjudican la salud de la ciudad bultos con cascajo y otros residuos de la construcción. ¿El resultado? Un enorme, desagradable e insalubre tiradero clandestino con residuos que, al mezclarse, se convierten en basura.

Debes saber que abandonar residuos en vía pública es ilegal, pues la Ley de Residuos Sólidos prohíbe abandonar residuos en vía pública, áreas comunes, parques o barrancas y al no cumplir la ley, siempre hay sanciones

Los tiraderos clandestinos también son un reflejo de la educación y la cultura de quienes habitamos esta ciudad. “Dime qué consumes y desechas, y te diré quien eres”, así como el dicho popular nos advierte “eres lo que comes” en dónde la comida es un reflejo de la persona que somos; de la misma forma nuestros residuos reflejan nuestro consumo y la relación que tenemos con el mundo.

Si lo piensas un poco más, las envolturas y empaques en tus residuos quedan como evidencia del alimento chatarra que consumes, de los plásticos y artículos desechables que apenas usaste y que tardarán 400 años o más en degradarse e incluso, de aquellos alimentos que no te acabaste y desperdiciaste. Entonces, en la medida en que nuestro consumo se incrementa, también nuestra generación de residuos; sobre todo cuando elegimos productos industrializados o “alimentos empacados para llevar”.

De la misma forma, mezclar tus residuos en el mismo bote y abandonarlos en vía pública, refleja no sólo nuestro consumo, también qué tan conscientes somos del valor de nuestras acciones ante la emergencia ambiental y climática que vivimos en el planeta.

Durante los últimos cinco años y derivado del trabajo que realizan los servicios de recolección de residuos en las alcaldías, así cómo de las denuncias que la misma ciudadanía presenta; se nota una disminución de tiraderos clandestinos. Durante 2020 hubo reducción de tiraderos en alcaldías como Álvaro Obregón, Cuajimalpa de Morelos, Iztacalco, Tláhuac, Tlalpan y Venustiano Carranza; no obstante otras alcaldías reportaron incremento como son Azcapotzalco, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero (SEDEMA, 2021). 

 

El área responsable del control, supervisión, verificación, vigilancia y aplicación de sanciones, previstas en la normatividad vigente en materia ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad, es la Dirección General de Inspección y Vigilancia Ambiental (DGIVA). Uno de los mecanismos más efectivos que tiene esta dirección es la Denuncia Ambiental. Este recurso permite atender y combatir todo acto que atente contra el medio ambiente en la Ciudad de México, mediante la evaluación jurídica e inspección de lo denunciado y su sanción o clausura.

 

Haz tu parte, separa tus residuos y haz la entrega directa a los servicios de recolección. También puedes participar como ciudadana/o y presentar denuncias ambientales e influir con ello en el manejo que se hace de los residuos por tus vecinos, comercios y mercados aledaños, incluso los servicios que proporcionan las alcaldías, para que se hagan de manera correcta a continuación te decimos cómo:

 

  • Forma personal: presentar formato de Denuncia Ambiental en Oficialía de Partes ubicado en Tlaxcoaque 8, Centro Histórico, Cuauhtémoc, en planta baja del edificio Juana de Arco. Horario: lunes a viernes de 9:00 a 13:30 horas.

  • Forma electrónica: enviar formato de Denuncia Ambiental al correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..  Para más información, puede consultar el siguiente enlace: sedema.cdmx.gob.mx/servicios/ servicio/denuncia-ambiental.

Reduce, reutiliza, recicla, compra productos sin tantos empaques y verás cómo disminuyen tus residuos domésticos. Pero sobre todo, deposita tus residuos en el lugar correcto, responsabilízate de ellos y no los abandones, verás cómo cambia la vista al no tener tiraderos en las calles. Haz tu parte. Por la salud del ambiente, la de tu familia, vecinos, amigos y de todo el Ecosistema Chilango de nuestra querida Ciudad de México.




 

2021.- SEDEMA. Inventario de Residuos Sólidos de la Ciudad de México 2020.

Consulta en: https://www.sedema.cdmx.gob.mx/storage/app/media/

DGCPCA/IRS%202020%20integrado.pdf 

 

Honrar la muerte cuidando la vida

27 Octubre 2021 Consumo responsable 2075
Valora este artículo
(2 votos)
El 2 de noviembre se abre un portal entre el mundo de los vivos y los muertos, y en México lo conmemoramos como el Día de Muertos. La celebración, cuyo origen se remonta a los tiempos previos a la conquista, pervive en el sincretismo característico de los mexicanos. Es por ello una buena ocasión para reflexionar sobre la vida y la muerte, de todos los seres vivos o el entorno del que somos parte, la naturaleza.

Este año, ¿cómo respetaremos la muerte? ¿Cómo podemos mostrarle afecto a los muertos? Las respuestas a estas preguntas serán variadas, pero, si quieren ser completas, requieren algo en común: cuidar la vida. 

Las festividades de Día de Muertos y Día de Todos los Santos son las segundas en generar mayor cantidad de residuos, superadas sólo por las fiestas decembrinas. Los desechos se generan a partir de la decoración de tumbas y los envases de plástico utilizados para la comida y bebida1. Para preservar y repartir la vida, es necesario que adoptemos costumbres más sustentables, que generen menos basura y menos contaminación y que ayuden a cuidar o reaprovechar lo que ya tenemos. Por esto, para celebrar un Día de Muertos consciente y respetuoso con la muerte, aquí hay algunos tips:

Es recomendable, por ejemplo, comprar cempasúchil en maceta para cuidarla todo el año y no sólo en octubre. El cempasúchil es la flor característica de esta tradicional celebración. Se dice que, por su color, los mexicas consideraban que guiaba el camino de los difuntos hacia el más allá; actualmente, se utiliza como decoración en los altares de muertos. Con una mentalidad sustentable que nos guía a no consumir y desechar los seres vivos y recursos que tenemos a mano, la forma en la que tratamos a esta flor sería un poco diferente, cuando se retiren las decoraciones, no hay que tratar a los pétalos rotos como basura.

El año pasado, el Gobierno de la Ciudad, a través de la Secretaría de Cultura, instaló un centro de acopio de flor de cempasúchil en la Fábrica de Artes y Oficios del Faro de Tláhuac para usarlas en la producción de colorantes y plaguicidas naturales, así como para sanear suelos y en la elaboración de remedios de medicina herbolaria. Te invitamos a mantenerte atenta y atento a los centros de acopio que puedan abrirse este año.

Otro uso que se le puede dar es para hacer composta, para colorear los alimentos de las aves y hacerlos más atractivos , por último, para elaborar cervezas artesanales, tés o pulque. Además, el cempasúchil tiene beneficios medicinales y puede mejorar la digestión o la tos2

Con respecto a los disfraces y las pinturas que se pueden utilizar para representar catrinas, es importante que revisemos los componentes de los mismos. Según datos de la organización Greenpeace, cerca de 7 millones de disfraces son desechados al año, y el 69% de sus componentes son derivados del plástico3. El maquillaje y la diamantina pueden contener microplásticos que no sólo contaminan, sino que también dañan nuestra salud, para evitarlo, simplemente revisa qué clase de productos consumes y de qué están hechos. 

Una actividad maravillosa que se puede hacer en grupo y aumentar el espíritu festivo es realizar las decoraciones de altares, tumbas y espacios de celebración con materiales de reúso. Botes de comida, papel usado y envolturas pueden cobrar una nueva vida con ayuda de pinceles, pintura y pegamento. ¡Da rienda suelta a tu creatividad y personaliza tus propios adornos!

Por último, es importante cuidar la comida,  tanto aquella que ofrecemos a los difuntos como a los vivos, pues se estima que en nuestra ciudad se desperdician diariamente 13 mil toneladas de alimentos y esta cifra puede aumentar en temporada de ofrendas, situación que queremos evitar. Procura que los empaques que uses o compres sean sustentables, no plásticos de un solo uso, sino cartón o papeles que puedes reciclar y reutilizar. No generes mayores residuos con utensilios desechables, ya que estos contaminan el planeta y descuidan la vida que tanto estamos celebrando. Sustituye el unicel por envases de barro, que son mucho más bonitos y tradicionales. Si dejas comida en un altar de muertos, puedes consumirla después de la celebración. El pan, por ejemplo, se puede moler y añadir al ponche de fruta para darle una consistencia más espesa4.  

Estas son sólo algunas ideas de cómo puedes celebrar el Día de Muertos de manera sustentable. Sin embargo, lo más importante es que adoptes el propósito de cuidar la vida para respetar la muerte, ya que eso impactará en todas tus decisiones y en la forma en que conmemoras a los difuntos. 




 1 Prensa Animal (2021) El Día de Muertos, ¿cuántos residuos deja?.
Consultado el prensaanimal.com/el-dia-de-muertos-cuantos-residuos-deja/
el 20-09-2021.
2 México Ruta Mágica (2021) Campos de Cempasúchil, un espectáculo
amarillo con aroma a tradición. Consultado en
mexicorutamagica.mx/2021/09/03/campos-de-cempasuchil-puebl
a-cholula-atlixco/
el 21-09-2021. 
3 GreenPeace(2019) Datos escalofriantes que no sabías del día de muertos.
Consultado en www.greenpeace.org/mexico/blog/3465/5-datos-
escalofriantes-que-no-sabias-del-dia-de-muertos/
el 20-09-2021.
4 EFE (2018) Día de Muertos, conectado con la sustentabilidad
y el medioambiente en México. Consultado en 
www.efe.com/efe/america/mexico/dia-de-muertos-conectado-con-la-
sustentabilidad-y-el-medioambiente-en-mexico/50000545-3801517 
el 17-09-2021. 






 

Cambia el chip, elimina las bolsas plásticas de tu vida

05 Julio 2021 Consumo responsable 1456
Valora este artículo
(1 Voto)
  • ¿Eres comerciante? La entrega de bolsas plásticas no es sinónimo de buena atención al cliente. No hay buen servicio si éste contamina el mundo que habita el mismo cliente. Cambiemos nuestros hábitos plásticos.
  • 1 de cada 5 pescados que se consumen en México presentan microplásticos en su intestino. Ejemplo de la invasión del plástico en la cadena alimenticia.
Seguramente en algún lugar de tu hogar cuentas con una bolsa llena de otras bolsas con la idea genuina de “guardarlas” para reutilizarlas cuando se preste la ocasión, pero conforme pasan los días y los meses, dicha bolsa continúa aumentando de tamaño a tal grado que ahora se necesita de otra bolsa para guardar aquellas que te juraste reutilizar. ¿Nos equivocamos? Esto es algo que sucede en la gran mayoría de los hogares en nuestra ciudad y, muy seguramente, en todo el país. ¿Te imaginas la cantidad de bolsas que estamos guardando y generando  entre todos?

A poco más de 1 año que entró en vigor la prohibición de bolsas de plástico en la Ciudad de México, el primero de enero del 2020, el cambio que se ha observado  en los hábitos ciudadanos y en los establecimientos formales e informales que venden algún tipo de producto aún es menor. Por alguna razón, tanto comerciantes como consumidores tenemos la idea equivocada de asociar el buen servicio al cliente con que nos den  una bolsa plástica nueva para cargar nuestros productos y para “evitarnos la molestia” de cargar con nuestra propia bolsa.

Con esta simple acción, sin notarlo, entramos en el círculo vicioso de la dependencia entre vendedor y cliente, donde al no entregarnos la bolsa o al querer cobrar por ella, inmediatamente lo asociamos con un mal servicio, lo que algunos ciudadanos hasta “castigan” cambiando de tiendita o de puesto en donde sí se la ofrezcan. Lo único que esto evidencia es nuestra adicción a los plásticos, comportamiento  que simplemente debemos terminar con acciones personales como la reutilización de bolsas con características más duraderas y que no necesariamente sean de plástico. 

Si realmente quieres dar un uso eficiente a las bolsas plásticas debes reusarlas al menos 10  o 20 veces, si puedes más, mejor; así su impacto ambiental se verá reducido. Evita recibir bolsas al comprar tu fruta o verdura cuando vayas por tu mandado ya que  este tipo de alimentos tiene su propia cubierta protectora de su pulpa y semilla, es decir, esto quiere decir que tienen una cáscara, la cual puedes lavar o retirar antes de consumirlos. Entonces, ¿para qué meterlos en bolsas?

Por otro lado, hay estudios que demuestran que las bolsas plásticas, en su proceso de desintegración se fragmentan en pequeños pedazos de menos de 5 milímetros, algunos de tamaños microscópicos, llamados microplásticos que terminan desembocando y flotando en nuestros mares y fuentes de agua como ríos, lagos o lagunas, poniendo en peligro los ambientes naturales del mundo entero, prueba de ello son los estudios de Greenpeace en 2019, los cuales demostraron que en México uno de cada cinco pescados con fines alimenticios contenían microplásticos en sus vísceras, esto nos indica que los plásticos no solo afectan a todas las especies marinas en general, sino también causa daños a la salud directa de sus consumidores, como lo somos los  habitantes de la Ciudad de México1.

La ONU, por su parte, menciona que se han encontrado cerca de 220 especies diferentes que han ingerido microplásticos, el 55% son de interés comercial2. Advierten sobre la necesidad  de seguir investigando para conocer el verdadero impacto que la presencia del plástico traerá en todos los ecosistemas.

No existe mejor acción ambiental para disminuir la contaminación por plásticos, dentro y fuera de nuestra ciudad, que eliminar de una vez y para siempre las bolsas plásticas de nuestras vidas, ¿cómo? Al cambiar nuestro estilo de vida, hacia uno libre de plásticos desechables, así de simple. En la medida en que todos optemos por encontrar alternativas a las bolsas plásticas, el problema se atacará de raíz y para lograrlo puedes poner de tu parte, desde hoy.
  • Te invitamos a practicar alguna de las siguientes acciones al salir de compras que te ayudarán a evitar seguir usando innecesariamente bolsas de plástico: 
  • Evitemos recibir bolsas de plástico, rechazando con amabilidad su entrega; 
  • Lleva tus propios tuppers o bolsas de mandado; 
  • Recuerda que puedes reutilizar de 10 o hasta 20 veces, o más, una bolsa que hayas tenido que recibir;
  • Guarda un par de bolsas en tu mochila o un tupper para cuando quieras comprar algún producto o comida fuera de casa, recuerda que mujer y hombre prevenido siempre valen por dos.

Por su parte la SEDEMA seguirá atendiendo las denuncias que la ciudadanía haga y aplicando sanciones  cuando perciba el incumplimiento de la ley, como lo hizo el año pasado con las bolsas3, y aún a pesar de lo complicado que ha sido cumplir la normatividad a raíz de la pandemia por COVID 19, estamos completamente seguros de que la solución está en la participación consciente de la ciudadanía, sin esperar a que ocurran medidas punitivas. 




1 Impacto de la contaminación por plástico en áreas naturales protegidas mexicanas.
Greenpeace México. Rivera-Garibay Omar Oslet, Álvarez-Filip Lorenzo, Rivas Miguel,
Garelli-Ríos Ornela, Pérez-Cervantes Esmeralda y Estrada-Saldívar Nuria (2020). 
2  Los microplásticos en el pescado y los mariscos, ¿deberíamos preocuparnos?
31 de Julio 2019. news.un.org/es/story/2019/07/1460041
3 Sanciona SEDEMA a 82 establecimientos por no respetar prohibición de bolsas de plástico
20 de Febrero de 2020.
www.sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/sanciona-sedema-82-establecimientos-por-no-respetar-prohibicion-de-bolsas-de-plastico 



 




 

El costo ambiental de nuestra comodidad

04 Junio 2021 Consumo responsable 2546
Valora este artículo
(3 votos)
¿Te has preguntado a dónde van a parar los desechos y residuos que generan todos los seres que viven en el planeta Tierra? Es decir, al igual que los seres humanos muchos otros animales también utilizan, día con día, recursos de la naturaleza para vivir, pero ¿por qué no vemos los residuos de los demás seres vivos? O, aún más intrigante, ¿por qué sí podemos ver los desechos de los seres humanos?

La explicación simple y sencilla para esto es que la gran mayoría de los residuos que generan las demás especies que habitan este planeta se reincorporan nuevamente a la tierra por medio de la descomposición, la degradación y a través de las cadenas tróficas. Quiere decir que generan desechos orgánicos en los que participa el suelo, el medio ambiente, los microorganismos, las plantas, animales e insectos para descomponerlo, a diferencia de los residuos que produce el ser humano, donde muchos de estos no se pueden reincorporar a la tierra debido a la plastificación desmedida de nuestros estilos de vida.

Aunque dicha plastificación inició como algo innovador para resolver algunos problemas cotidianos, no tardó mucho tiempo en convertirse en uno de nuestros peores enemigos. No tanto por su toxicidad o por su lenta degradación, sino por el cambio cultural que trajo a nuestras vidas, creando un abuso inconsciente y fomentando hábitos innecesarios.

De acuerdo al último informe del Inventario de Residuos Sólidos (IRS) de la Ciudad de México, se estima que diariamente generamos un total de 13,149 toneladas de residuos. Esto supone una producción promedio de 1.4 kg de residuos por cada habitante de la ciudad. Dicha tendencia ha ido en aumento en los últimos años, en el mismo sentido en que aumenta la cantidad de personas que viven en nuestra urbe1. Este dato nos muestra, sin lugar a dudas, los resultados del consumo excesivo, no sólo de los plásticos, sino en general de los productos diariamente utilizados por nuestra sociedad, por lo que es evidente que solucionar este problema implica un cambio cultural y de hábitos de vida en donde la educación juega un papel importante.

En 2018 la Ciudad de México ocupó el 5to lugar como la ciudad más poblada del mundo2, según datos del IRS de los residuos totales producidos el 48% corresponden a aquellos generados únicamente en los domicilios, porcentaje que muy seguramente incrementó del 2019 y hasta la fecha a raíz de la pandemia por COVID19, esto nos muestra que conforme pasan los años sigue aumentando nuestra dependencia al uso innecesario del plástico y sus derivados en nuestro día a día, pero también que el principal problema radica en esa falsa comodidad que creemos que nos ofrecen, lo que se traduce a un hábito en nuestro estilo de vida, “el uso desmedido e innecesario de los plásticos”, es por ello que aquí es en donde debemos de comenzar el cambio, desde el inicio de toda la cadena, desde la disminución en la generación de los mismos y hasta su adecuada separación.

Es importante siempre recordar que el mejor residuo es aquel que no se genera, por lo que antes de comprar una nueva botella de agua por ejemplo, piensa en el tiempo y la cantidad de recursos naturales que participaron en la formación de esa materia prima para dar lugar al plástico y en los años que le tomará volverse a incorporar al suelo (si acaso es que lo hace) para que simplemente lo deseches en menos de 1 a 5 minutos.

Y tú, ¿separas los residuos que se generan en tu casa? Si lo haces, gracias porque con esta aparentemente pequeña acción, estás aportando mucho para mejorar el ambiente de la ciudad, ya que al mantenerlos separados desde un inicio permites darles un nuevo valor a dichos residuos y además ayudas directamente al medioambiente permitiendo su adecuado reciclaje ayudando así a descansar a la tierra. Y si no separas, te invito a que lo hagas. No toma más de 2 a 5 minutos  hacerlo y con ello ayudas a que en en unas décadas, haya menos contaminación por basura en la ciudad.

Al separar es más fácil prestar atención al tipo de residuos que más generamos. Revisa cuántos plásticos generas y piensa qué tan necesarios son. Reemplaza los que puedas por productos reutilizables y verás cómo disminuirá enormemente la cantidad de residuos plásticos que desechas en casa. Hazlo en favor de la reducción de residuos en la ciudad, apoya al programa “Basura Cero” y la prohibición de plásticos de un solo uso.

Prestemos atención a los hábitos y costumbres en torno al uso de plásticos en la vida diaria arraigados en nuestra cultura. Pequeñas acciones para evitar la generación de plásticos que contaminan el ambiente,como apegarnos al uso de tuppers o cucuruchos de papel o cargar nuestra propia cuchara, vaso o termo, realmente hacen la diferencia.

Por una ciudad con #BasuraCero #Cambiatuchip #Cambiatushábitos



1 Inventario de residuos sólidos de la Ciudad de México. 2019.  
www.sedema.cdmx.gob.mx/storage/app/media/DGCPCA/
InventarioDeResiduosSolidosDeLaCiudadDeMexico_2019.pdf 

2 Forbes. 2018. CDMX, la quinta ciudad más habitada en el mundo: ONU
www.forbes.com.mx/cdmx-la-quinta-ciudad-mas-habitada-en-el-mundo-onu/ 




 

Río Magdalena: Espejo para la ciudad de agua

01 Abril 2021 Consumo responsable
No perdamos ni un minuto más, el Río Magdalena nos necesita: Una mirada a nuestro evitable futuro a través del arte de Ariosto Otero.

¿Sabías que nuestra ciudad está catalogada como la más habitada de todo el país? Este hecho sugiere que debemos tener cuidado con nuestra manera de consumir agua si queremos seguir viviendo aquí, porque, literalmente se nos avecina la escasez de agua1 potable por ser tantos y por nuestros malos hábitos de consumo y de conservación de este recurso. 

Como habitante de esta enorme ciudad, se te ocurre: ¿qué debemos tomar en cuenta si queremos tener suficiente agua potable en un futuro no muy lejano?

En 2018 la revista Forbes catalogó a nuestra ciudad como la quinta más poblada del mundo2, estimando la población total de habitantes a un total de 21 millones habitantes3, tan solo por detrás de ciudades como Delhi en India, Shangai en China, Sao Paulo en Brasil y Tokio en Japón siendo esta última la más poblada del mundo con 37 millones de habitantes.

¿Te imaginas la cantidad de agua necesaria para abastecer a todos estos habitantes? 

Cada chilango (a) consume en promedio 326 litros de agua para sus actividades cotidianas4. Al multiplicar esta cantidad por la cifra de habitantes de nuestra ciudad, podemos estimar que se usan más de 6 mil millones de litros de agua diariamente. 

A pesar de que las alarmas se encendieron algunos años atrás en el mundo entero, no fue hasta años recientes que también se encendió para nuestro país5, pues algunos estudios y proyecciones previeron que en la CDMX existe el riesgo de quedarse severamente sin agua potable en diversas alcaldías para el año 20306 en caso de no tomar acciones inmediatas en relación al cuidado y manejo adecuado del agua7.

El exceso de habitantes, su alta demanda de agua, nuestros malos hábitos en el uso y cuidado de la misma, la falta de educación ambiental, pero sobre todo la inacción e inconsciencia de todos los que habitamos la ciudad, nos ha llevado a la situación de alerta en la que estamos. Por eso es nuestro deber modificar de forma radical nuestras acciones particulares en torno al cuidado del agua, ya que, de seguir de esta manera, podríamos quedarnos sin acceso al líquido.

¿Sabías que el Río Magdalena es uno de los únicos ríos vivos en la Ciudad de México que ayuda a la recarga del acuífero del Valle de México?

El problema no solo lo tenemos enfrente de nuestras narices, sino hasta debajo de nuestros propios pies y en nuestros hogares debido a los bloqueos al sistema de agua potable o desazolve que causa la alteración del cauce del río. Y, para ilustrar esta situación, el artista mexicano Ariosto Otero, en el año 2001 nos ofreció, a través de su arte, un panorama poco alentador para las futuras generaciones de chilangos (as) en relación a la necesidad del agua.

En su obra que lleva por nombre “Los dioses del agua”, ubicada aproximadamente a 400 m. del cauce del Río Magdalena, se puede observar el sufrimiento, la angustia y el dolor que arrastra el olvidado “espíritu del Río” ocasionado por los trabajos de entubamiento del Río Magdalena realizados por los años 1930. En el centro del mural se encuentra Tláloc, representada como la madre naturaleza, una mujer creadora de vida, quien (por medio del agua) genera el vínculo que une a todas y todos los seres que dependen directa o indirectamente de ella y, justo debajo de ella, se encuentra una persona llorando. Esta imagen nos deja entender el sentir de los habitantes originarios y sus tradiciones, que vieron cómo el progreso de la sociedad trajo con ellos el desplazamiento y la modificación del lugar en donde solían vivir.

A 20 años del mural de Otero, la situación no ha mejorado, al contrario, la problemática se ha acelerado y la falta de suministro sigue extendiéndose en más regiones de la ciudad, encontrándonos al día de hoy al filo de uno de los desastres ecológicos más graves a los que se haya enfrentado nuestra ciudad, es por esto que el trabajo de Ariosto Otero nos recuerda que: si existe un verdadero enemigo  es  nuestra falta de acción y nuestra ausencia de memoria ecológica y ambiental.

Por eso  la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA), en conjunto con la Alcaldía Magdalena Contreras te invitan a trabajar continuamente en la mejora, aprovechamiento y rescate de la flora y fauna que habita cercana al Río Magdalena, juntos ciudadanía y gobierno, trabajarán en favor del rescate del Río Magdalena dentro del  Parque Nacional Los Dinamos
 
En el marco internacional del día de los ríos, te queremos recordar que proteger, rescatar y mantener vivo nuestro Río Magdalena.


 

 
1 El Clarin. 2021. Censo en México 2020.
www.clarin.com/internacional/mexico/censo-mexico-2020-habitantes-pais-poblado_0_jf_vCu8tv.html
2 Forbes. 2018. CDMX, la quinta ciudad más habitada en el mundo: ONU
www.forbes.com.mx/cdmx-la-quinta-ciudad-mas-habitada-en-el-mundo-onu/
3 ONU. 2018. Superficie de CDMX crece a ritmo tres veces superior al de su población
honuhabitat.org.mx/index.php/superficie-de-cdmx-crece-a-ritmo-tres-veces-superior-al-de-su-poblacion
4 SACMEX. 2012. El gran reto del agua en la Ciudad de México.
agua.org.mx/wp-content/uploads/2013/02/El-gran-reto-del-agua-en-la-Ciudad-de-Mexico.pdf
5 BBC 2018. 5 motivos por los que la Ciudad de México puede quedarse sin agua
www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43539138
6 BBC. 2018, 11 de las más grandes urbes del mundo con  más probabilidades de quedarse sin agua potable.
www.bbc.com/mundo/noticias-42975307
7 Forbes 2017. Acceso al agua en México: la crisis que viene
www.forbes.com.mx/acceso-al-agua-en-mexico-la-crisis-que-viene/







 

Que no se agote, mejor... ¡cosecha tu lluvia!

19 Marzo 2021 Consumo responsable 1256
Valora este artículo
(4 votos)
¿Te has dado cuenta que los “Días Internacionales” tienen un mensaje relevante? Existen, por ejemplo, un día para hacer conciencia sobre el Medio Ambiente, algunos enfocados en el ser humano como el Día Mundial de la Salud, otro día para pensar sobre el Cambio Climático y el Día Mundial del Agua. Esta última conmemoración es muy importante porque nos invita a reconocer y concientizar acerca de la crisis mundial del agua y el saneamiento. 

Los seres humanos disponemos del 2.5 % de agua dulce que hay en el planeta1 y, de acuerdo con datos de UNICEF, una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso a al agua.2 Por tal motivo, es necesario hacer conciencia sobre el uso y aprovechamiento del “vital líquido”. “Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos” es lo que busca el objetivo seis del Desarrollo Sostenible en el marco de la Agenda 2030. 

Hacer conciencia sobre los recursos económicos que se requieren para que el agua llegue hasta la comodidad de tu casa es algo que deberías tomar en cuenta, por ejemplo; ¿sabías que el  Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), gasta 1,600 millones de pesos al año en energía solo para mover el agua?3. El mismo organismo calcula que el 40 por ciento del suministro se pierde por la gran cantidad de fugas en la red hidráulica, ¿que tal si pensamos en una nueva forma de aprovechar el agua a través de la recolección del agua de lluvia?4

La Ciudad de México implementó desde 2019 el programa “Cosecha de Lluvia”, el cual busca mejorar el abasto de agua en las  viviendas con mayores niveles de escasez de agua a través de la instalación de sistemas de captación de agua de lluvia. El programa empezó  en Iztapalapa y Xochimilco, en 2020 se sumaron las alcaldías Tláhuac, Milpa Alta y Tlalpan y para este año se suman Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Magdalena Contreras y Coyoacán. Así mismo, este año  el programa cuenta con la modalidad de subsidio parcial para algunas colonias de Iztapalapa, Tlalpan, Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Magdalena Contreras y Coyoacán5.

Un uso adecuado del sistema de captación pluvial del programa Cosecha de Lluvia, permite el abasto entre 5 y hasta 8 meses al año de agua de buena calidad para utilizar en actividades de higiene y limpieza del hogar. Además de esto, trae consigo beneficios ambientales como la disminución de agua de lluvia al drenaje, disminuyendo inundaciones así como menos extracción de agua de los acuíferos. 

Recuerda que el vital líquido es un recurso que debe cuidarse en todo momento, por ello, para conmemorar el Día Mundial del Agua, te dejamos algunos tips para aprovechar mejor el agua y contribuir así a una cultura de valores entorno al agua. 
  • Lava los trastes en una bandeja con agua y no bajo la llave
  • Limpia el carro con cubeta y esponja, no uses manguera
  • Enseña a los niños cómo ahorrar agua en sus actividades diarias
  • Cierra la llave mientras te enjabonas las manos
  • Al bañarte coloca una tina para recolectar el agua 
  • Revisa los sitios de tu hogar donde pudiera fugarse el agua y repara




agua.org.mx/en-el-planeta/#:~:text=La%20disponibilidad%20de%20agua%
20promedio,de%20glaciares%2C%20nieve%20o%2

www.unicef.org/es/comunicados-prensa/1-de-cada-3-personas-en-el-mundo-no-tiene-acceso-a-agua-potable
agua.org.mx/cdmx-el-sacmex-gasta-mil-600-mdp-en-energia-para-mover-agua-de-la-capital-cronica/ 
www.sedema.cdmx.gob.mx/storage/app/media/DGCPCA/gacetareglas-de-operacion-del-programacosecha-de-lluvia.pdf 
www.sedema.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/cosecha-de-lluvia-entre-los-finalistas-del-concurso-innopolis-del-banco-
interamericano-de-desarrollo?fbclid=IwAR14PHV_KqmjiI0TKSRcAGhqz41n1CGEI0kd1MlJmw5lUEGxcfscrwGyPOw 
Página 1 de 2
//codigo analitycs