Celebración sustentable para que ¡Viva la Ciudad de México!

10 Septiembre 2022 Nota del mes 50
Valora este artículo
(0 votos)

 

 

  • Cada que llegan las fiestas patrias, cabe reflexionar sobre qué clase de ciudad construimos día a día, y los impactos ambientales que tienen nuestras acciones como la celebración de nuestra independencia nacional.

  • Las partículas y metales liberados por los fuegos artificiales afectan la calidad del aire, causan males respiratorios y aumentan la gravedad de otros como el Covid-19; también, estresan a la fauna silvestre, a nuestros animales de compañía y a las personas. 

 

Septiembre es un mes bello. Dejamos atrás el calor del verano y comenzamos a vestir a la Ciudad de México de los tres colores que caracterizan nuestra identidad, siendo esta tan diversa como la cantidad de mexicanas y mexicanos. Es momento de las fiestas patrias, de hacer relucir todo aquello que nos une: la comida, la música, los postres, bailes y tradiciones. Es momento, también, de reflexionar sobre qué clase de país construimos todos los días desde nuestras actividades en la ciudad, tanto en la cotidianidad como en los momentos especiales y festejos. 

Fue el festejo del centenario de la independencia, durante el gobierno de Porfirio Díaz, cuando se marcó la pauta para las siguientes conmemoraciones. Desde entonces, las fiestas patrias son grandes, coloridas, llenas de ruido y música. Hoy cabe, quizá, dar un paso atrás para  preguntarnos qué clase de convivencia festiva queremos tener, qué consecuencias ambientales tiene y qué dice de nosotros. 

Desde hace años, por ejemplo, se ha realizado el llamado a no tronar cuetes, petardos y toda clase de fuegos artificiales. Vale la pena revisar las razones por las que se pide esto:

  1. Por la contaminación del aire que produce la pirotecnia. Los cuetes están conformados por materiales que, al mezclarse en el aire, liberan monóxido de carbono (CO) y partículas suspendidas (PM2.5). Las partículas suspendidas y metales causan males respiratorios, al tiempo que aumentan la gravedad de otros, como los provocados por el COVID-19. Por otro lado, el CO puede causar malestar como dolor de cabeza por envenenamiento.

  2. No sólo el aire recibe impactos ambientales de los fuegos artificiales. Si está cerca de un cuerpo de agua, el perclorato de sodio que detona la cohetería daña a microorganismos y a la fauna acuática (y sabemos que el agua es un bien que debemos cuidar a toda costa)

  3. Además, la tierra también sufre grave riesgo, ya que la pirotecnia es una importante causa de incendios forestales. El precio lo pagan los ecosistemas, los animales, plantas, sus hogares, el aire y, de nuevo, nosotros. Tan sólo en los primeros 4 meses del 2021 se reportaron 37 incendios en nuestra ciudad. No podemos ser indiferentes ante la gravedad de este asunto. 

  4. Hablemos de la contaminación auditiva. El oído humano tiene la capacidad de percibir ruidos de hasta 90 decibeles sin sufrir un daño. Sin embargo, cuetes como los morteros llegan a los 145 decibeles, perjudicando la audición con efecto de zumbido, el cual puede disminuir, pero no desaparece del todo: su daño es permanente. Además, las personas que pertenecen al espectro autista sufren especialmente, ya que su percepción auditiva es mucho más aguda.

  5. Los animales perciben diferente que los seres humanos, pues escuchan mucho mejor que nosotros. Por lo tanto, las detonaciones les afectan mucho, causándoles pánico y fuertes dolores. 

  6. Por último, pero no menos importante, la pirotecnia es un ejercicio de alto riesgo. Puede provocar quemaduras e incluso pérdida de miembros como dedos u ojos. De hecho, se recomienda que sólo los expertos manejen la pirotecnia

Si después de leer estas 6 razones para no usar pirotecnia este septiembre aún no te has convencido, has de saber que en la Ciudad de México la actividad está prohibida por la Ley de Cultura Cívica (art. 28, fracción VII). Las multas pueden llegar a valer dos mil 172 pesos a tres mil 127, arresto de 25 a 36 horas o 18 horas de trabajo comunitario. Para evitar  los  efectos nocivos de los fuegos artificiales, y para celebrar las fiestas patrias con plena alegría ambiental, aquí hay algunas  recomendaciones:

  • Usa papel picado: este producto artesanal es ya parte tradicional de las festividades de independencia, por lo que no es raro conocer los diseños que exhiben a la catrina o alegres letras que dicen “¡Viva México!”. Eso sí, procura cuidar tus decoraciones para poder utilizarlas en más de una ocasión.

  • Prefiere las lámparas de papel: esta forma de decoración ilumina de manera colorida, por lo que ayuda a crear un ambiente alegre y artesanal. Además, puedes guardarlas y usar en muchas ocasiones distintas. 

  • Artesanías, alebrijes, figuras de barro: ¿Qué mejor momento para hacer un despliegue de las figurillas que coleccionan las familias que la celebración de la mexicanidad? No subestimes el impacto que los objetos pequeños pueden tener en un espacio. 

  • Tejidos típicos: manteles, caminos (qué es pasos?) de mesas y tapices con tejidos de las comunidades originarias, le añaden color y variedad al espacio en el que estés. 

  • Juguetes o instrumentos musicales artesanales.

Además de esto, no hay que olvidar que la música, los bailes y la comida son los puntos centrales de las fiestas. No necesitas tronar cuetes para alegrar la fiesta pues sus consecuencias negativas son cada vez más evidentes. Hay muchas maneras de expresar nuestra alegría y festejar con las personas que queremos. 

Mejor cuando estás con tu familia canta a todo pulmón canciones que los hagan sentir unidos. ¡Viva México! ¡Viva la naturaleza! ¡Viva la ciudadanía responsable que cuida el ambiente de la ciudad!

 

Referencias

 

 

Despégate el chicle para ayudar al ambiente

05 Septiembre 2022 Nota del mes 25
Valora este artículo
(0 votos)
Es de los dulces preferidos por niños/as, jóvenes y adultos/as probablemente por su variedad de sabores y colores, porque mejora la concentración, alivia la tensión, refresca el aliento, nos mantiene alerta e incluso, ayuda a las personas fumadoras a reducir sus ganas de fumar. ¿Ya sabes de qué golosina se trata? Sí, el chicle. Es tan popular en México, que somos el segundo país consumidor de esta golosina en el mundo. Incluso, es común escuchar parte de sus características en algunas expresiones populares del país: “a ver si es chicle y pega”, para situaciones en las que no sabes con certeza lo que va a pasar o “pareces chicle”, cuando no te quieres separar de alguien. Pero es también una herencia maya, ¿lo sabías?, fueron ellos quienes nombraron “sicté yaʹ” a la resina extraída del árbol chicozapote (Manikara zapota), que significa masticar con la boca, con ella se producía industrialmente hasta hace un siglo, el chicle. Este árbol crece en los bosques tropicales de la península de Yucatán, en Guatemala y Belice, aunque ya ha sido introducido en otros países del mundo. Si viene a tu mente la pregunta ¿Entonces los mayas ya masticaban chicles? Bueno no, ellos más bien usaban este látex en ceremonias religiosas, para limpiar la dentadura y principalmente para quitarse la sed. Pero actualmente la mayoría de los chicles que compramos para disfrutar de su sabor, se producen a partir de acetato de polivinilo, un polímero sintético. De hecho, el término correcto de llamar a este dulce sería goma de mascar, pero a las y los mexicanos se nos quedó la costumbre de decirle chicle. Aunque temo decirte que no todo alrededor de los chicles tiene un sabor agradable, ya que mientras refrescan y relajan a quienes los consumen, dejan un mal sabor de boca en el ambiente, en las aves de la ciudad, en la salud e incluso en la economía cuando no son desechados correctamente. Por ejemplo, ¿qué es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en los problemas que pueden traer estas golosinas? Seguro las veces que has estado en la molesta situación de separar el chicle de la suela de tu zapato, pero dejame decirte que esta es una de las consecuencias menos graves. Quizás te estés preguntando, ¿de qué otras maneras perjudican estos dulces pegados en las calles? Para empezar, afectan a la fauna de la ciudad, principalmente a las aves, ya que tienden a picarlos al confundirlos con alimento y se les pega en el pico, lo que les provoca asfixia. Además, algunos chicles contienen xilitol, un edulcorante que puede llegar a ser tóxico para los animales de compañía que lleguen a ingerirlas, ocasionandoles incluso la muerte en el peor de los casos. Encima, como ya mencione, otro componente importante de la goma de mascar es el acetato de polivinilo, éste provoca los mismos problemas ambientales que el resto de los plásticos, ya que tarda en degradarse ¡hasta 5 años!, contaminando el agua, suelo y aire durante ese tiempo. ¿Te imaginas?, no se compara con el poco tiempo que los masticamos. Asimismo, al igual que los polímeros sintéticos, son derivados del petróleo, esto los hace contribuyentes a la sobreexplotación de este recurso natural no renovable. Sin olvidar mencionar que los chicles tirados en las calles son un foco de infección porque llegan a albergar ¡hasta 10 mil bacterias y hongos!. También dañan la imagen de la Ciudad de México y forman parte importante de los residuos que terminan obstruyendo las alcantarillas, lo que causa inundaciones y costos importantes al destapar y reparar los sistemas de drenaje. Ya que estamos hablando de costos, dejame contarte que los gastos que implican limpiar exclusivamente estos dulces excede ¡hasta 5 veces el costo original del chicle! Pero, ¿qué crees?, los problemas no terminan ahí. El personal de limpieza es otro de los sectores que resulta afectado porque son quienes tienen la tarea desagradable de quitar los chicles pegados en la ciudad, lo cual les puede tomar bastante tiempo y esfuerzo, te aseguro que mucho más del que nosotros gastaremos al tirarlos correctamente. Por ejemplo, a todos nos ha tocado ver a trabajadores y trabajadoras de limpia del metro, quienes generalmente son personas adultas mayores, removiendo con espátulas los chicles que miles de personas, diariamente, pegan en las instalaciones de este sistema de transporte. Después de leer todo esto, no me dejaras mentir cuando digo que los chicles traen consigo graves problemas ambientales, riesgos a la salud y costos extras en su limpieza, de ahí la importancia de no tirarlos al suelo ni pegarlos en el arbolado e infraestructura y mobiliaria urbana. En lugar de eso, hay que depositarlos junto con los residuos inorgánicos no reciclables, ya que por sus componentes no pueden reciclarse, pero si se mezclan con los desechos que sí pueden tener una segunda vida, terminan contaminándolos e impidiendo su aprovechamiento. Por eso, para que todas y todos vivamos en una ciudad más limpia y de Basura Cero, tira tus chicles en el cesto naranja, ¡no se los pegues al ambiente!

¿Sabes qué hacer con los residuos peligrosos que generamos en casa?

15 Agosto 2022 Nota del mes 106
Valora este artículo
(1 Voto)

En la casa, en el taller, la oficina y casi en cualquier parte, las personas generamos residuos peligrosos. Si no me crees, piensa en todas las cajas de medicinas caducas que guardas, envases en aerosol, focos ahorradores, los envases con sobrantes de productos de limpieza como la sosa cáustica, el destapacaños o el thinner. ¡Así es! Todos ellos son ejemplos de residuos peligrosos que generamos ocasionalmente, contienen materiales que al desecharse liberan sustancias tóxicas y nocivas para los organismos vivos del ambiente como animales, plantas y, por supuesto, seres humanos. 

 

Por eso, es pertinente separar los residuos peligrosos del resto de nuestra basura doméstica para promover su correcto tratamiento, así evitamos tanto la contaminación ambiental como el daño a la salud del personal de limpia de la ciudad. Para que puedas identificarlos fácilmente te compartimos las características de un residuo peligroso, basadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-052-2005 que establece las características, el procedimiento de clasificación y los listados de los residuos peligrosos. 

 

  • Corrosivo: degrada y carcome materiales orgánicos e incluso metales al contacto. La sosa cáustica, limpiadores de metal y removedores químicos de pintura, son algunos ejemplos.

  • Reactivo: cuando ante la exposición al calor, aire o compresión, provoca una reacción brusca de cambio de temperatura, volumen o composición. Latas de aerosol, tanques de combustibles o cinescopios de televisión al alto vacío, son ejemplos de estos residuos.  

  • Explosiva: es aquella sustancia que por alguna causa externa (roce, calor, percusión, etc.) se transforma en gases; liberando calor o  presión en un tiempo muy breve. Envases con restos de gasolina, pegamentos, solventes y pinturas en general. 

  • Tóxica: aquella sustancia que intoxica o produce efectos nocivos al ser consumido. Además de los  solventes y combustibles; cualquier medicina o empaque de medicamento, sin importar su presentación, por lo tanto es residuo tóxico cualquier sobrante de  pastilla, gota, jarabe, cápsula o inyecciones.

  • Inflamable: cuando los gases y la sustancia que contiene genera fácilmente fuego por fricción, chispa y cambios repentinos. Combustibles, solventes y pinturas. 

  • Biológico Infeccioso: que llevan restos biológicos provenientes del tratamiento o curación de algún tema de salud, por ejemplo gasas de curación, sondas, bolsas de colostomía y tapabocas de personas infectadas.

 

Otra recomendación para identificar un residuo peligroso consiste en observar y leer la etiqueta del envase o producto; por lo regular puede tener alguno de los siguientes símbolos, los cuales significan peligrosidad. 

 

Seguro te preguntarás, ¿entonces qué hago con algunos de los residuos peligrosos que generó en casa? Las alternativas para desecharlos correctamente son:



Residuo

Tipo de peligrosidad

Forma de empacarlo

Forma de desecharlo

Información adicional

Jeringas y agujas

 

Retirar aguja junto con capuchón para depositarlo en frasco transparente. 


El émbolo o cuerpo dentro de bolsa o envase transparente con etiqueta que especifique contenido

Llevarlo a clínica o centro de salud de gobierno



Entregar al camión recolector. 

https://sersalud.cdmx.gob.mx/portalut/archivo/Art121FVIII/Directorio-Hospitales-y-Centros-Salud.pdf 

Medicinas en general y sus envases:pastillas, cápsulas, pomadas, jarabes y gotas 

Tóxico

Conservarlos en caja, envase, frasco o envoltura original

Llevarlos a contenedores SINGREM ubicados en las principales farmacias y tiendas de autoservicio

https://www.singrem.org.mx/dondeEstamos.php

Pilas de mercurio, plata, níquel cadmio o en general

Tóxico 


corrosivo

Acopiar en recipiente de plástico hdpe

Depositar en columnas publicitarias IMU o llevar a jornadas del Reciclatrón

https://imu.com.mx/services/imurecicla/

Focos ahorradores

Tóxico

Conservarlos en caja o envoltura original de focos o en caja de cartón con letrero que especifique contenido “focos”

Contratar empresa de haga manejo de residuos peligrosos o entregar al camión recolector

https://www.quimica.es/empresas/17373/qumica-wimer-s-a-de-c-v.html

Vidrios, pedaceria de loza, navajas y material punzocortante

 

Depositarlo en bolsa resistente con etiqueta que especifique contenido “Vidrios”

Entregar al camión recolector. 

 

Aceites y lubricantes

Tóxico, inflamable

Vertir en botella original  o en otra con etiqueta que especifique contenido “Aceite auto””

Entregar al camión recolector.

 

Latas y cubetas de pintura

Tóxico

 inflamable, 

Depositarlo en bolsa con etiqueta que especifique contenido “Pintura””

Entregar al camión recolector o preguntar en la tienda donde se adquirió el producto

 

Venenos e insecticida

Tóxico

Depositarlo en bolsa con etiqueta que especifique contenido “Veneno/Insecticida”

Entregar al camión recolector.

 

Envases con contenido a alta presión en aerosol

Reactivo, Explosivo

Depositarlo en bolsa con etiqueta que especifique contenido “envase a presión”

Entregar al camión recolector.

 

 

En general, la Norma Ambiental para el manejo y tratamiento de los residuos NADF024 AMBT2013 en la Ciudad de México, nos dice que es posible entregar cualquier tipo de residuo peligroso de origen doméstico a los camiones recolectores de basura de las alcaldías, siempre y cuando esté en un recipiente adecuado y contenga una etiqueta que especifique el contenido; sin embargo para oficinas, talleres y centros de servicio, es necesario contactar con empresas que hagan recolección de este tipo de residuos; esto puede generar un costo, dependerá de la cantidad, tipo de residuo y proveedor del servicio; en todo caso se sugiere consultar el directorio de empresas autorizadas por SEMARNAT que hacen manejo y disposición de los residuos peligrosos.   



¿Cuántos residuos peligrosos generas en casa y con frecuencia?, conocer sobre los residuos peligrosos domésticos nos ayuda a ser más responsables con el medio ambiente, nuestra familia y también con los trabajadores de limpia que hacen la recolección y el  manejo de los residuos de nuestras casas. Por nuestro medio ambiente, y esta  ciudad que , haz tu parte y separa tus residuos para que puedan aprovecharse, disponerse de manera adecuada y no contaminen.

.  

Fuentes consultadas: 

 

2015- Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México. Norma Ambiental NADF 024- AMBT 2013  que establece los criterios y especificaciones técnicas bajo los cuales se deberá realizar la separación, clasificación, recolección selectiva y almacenamiento de los residuos.Gaceta Oficial del Distrito Federal. 8 de julio de 2015.  http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/images/infografias/NADF-024-AMBT-2013.pdf 

 

2021. Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Empresas autorizadas para el manejo de residuos peligrosos. Ciudad de México. https://www.gob.mx/semarnat/documentos/empresas-autorizadas-para-el-manejo-de-residuos-peligrosos   

 

2005. Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Norma Oficial Mexicana NOM-052-2005 que establece las características, el procedimiento de clasificación y los listados de los residuos peligrosos. Ciudad de México. Diario Oficial de la Federación, 23 de junio de 2006.  https://www.dof.gob.mx/normasOficiales/1055/SEMARNA/SEMARNA.htm  

Si las gotas de lluvia fueran de… ¿ácido?

05 Agosto 2022 Nota del mes 77
Valora este artículo
(1 Voto)

 

  • La lluvia trae vida a la ciudad. En esta temporada el ambiente se siente más fresco; las plantas, árboles, huertos y todo tipo de vegetación, crecen verdes, fuertes e hidratadas; en los parques y los bosques se respira el rico petricor (aroma de tierra mojada); se ve a los pajaritos bañarse en los pequeños charcos que la lluvia deja a su paso; algunas veces, sobre todo en días soleados y lluviosos podemos observar fantásticos arcoiris, pero algunas veces nos revela algunos males que padece el medio que nos rodea y pide a gritos que lo dejemos de contaminar.

Seguro te diste cuenta de que la canción no va así. Aunque ciertamente,  las gotas de lluvia no son de caramelo, tampoco creas que son de agua solamente. La realidad que vivimos en  la Ciudad de México es que las gotas de lluvia, en algunas ocasiones, cuando el aire está muy contaminado, contienen algunos componentes ácidos que dañan a la naturaleza y a todos los seres que dependemos de ella.

 

De todos los elementos que existen en nuestro planeta, el agua es de los principales a los que le debemos la vida y la de todos los seres que lo habitan. Muchas civilizaciones antiguas, por el gran valor de este elemento, se asentaron cerca de ríos, lagos, mares o arroyos, y la utilizaron para hidratar la tierra que les dio a cambio alimento en abundancia. Por eso, las civilizaciones, agradecidas por la lluvia y el agua, adoraron a deidades relacionadas con ella, entre ellos el muy conocido Tlaloc, dios de la lluvia, “néctar de la tierra”.

 

La lluvia trae vida a la ciudad. En esta temporada el ambiente se siente más fresco; las plantas, árboles, huertos y todo tipo de vegetación, crecen verdes, fuertes e hidratados; en los parques y los bosques se respira el rico petricor (aroma de tierra mojada); se ve a los pajaritos bañarse en los pequeños charcos que la lluvia deja a su paso; algunas veces, sobre todo en días soleados y lluviosos podemos observar fantásticos arcoiris, pero algunas veces nos revela algunos males que padece el medio que nos rodea y pide a gritos que lo dejemos de contaminar.

 

Cuando usamos el auto, cocinamos, miramos el celular o el televisor, al encender un foco, al producir energía eléctrica, al fabricar nuestros bienes o quemar leña, carbón o cualquier tipo de combustible fósil, emitimos grandes cantidades de dióxido de azufre (SO2) y óxidos de nitrógeno (NOx) a la atmósfera. Si las concentraciones de estos compuestos son elevadas, al mezclarse con agua en forma de lluvia, nieve o neblina, forman soluciones diluidas de ácido nítrico y sulfúrico; esta reacción provoca que el pH natural del agua disminuya y se acidifique; es decir, se produce lluvia ácida y literalmente ¡cae ácido del cielo!

 

No hace falta decir que este hecho tiene graves consecuencias para la naturaleza y los seres que dependemos de ella. Por ejemplo, al combinarse la lluvia ácida con aguas de lagos, ríos, arroyos, pantanos y otros medios acuáticos, eleva su nivel acídico e incrementa la toxicidad del hábitat de plantas, peces y otras especies acuáticas. Sin embargo, en un ecosistema interconectado, lo que afecta a algunas especies, con el tiempo termina afectando a muchas más a través de la cadena alimentaria 2

 

Pero el impacto de la lluvia ácida no se queda solo en el agua, cuando  llega a los suelos de cultivo y bosques, roba los nutrientes de la tierra y al mismo tiempo libera aluminio, el cual dificulta la absorción del agua por parte de la vegetación; los ácidos dañan sus hojas, importantes para el proceso de fotosíntesis. Como resultado, la lluvia ácida combinada con otros contaminantes reduce la resistencia vegetal a la acción de insectos, las bajas temperaturas, la sequía, el viento y las hace susceptibles a enfermedades 1.

 

Y así como la lluvia ácida hace enfermar al ambiente, también afecta nuestra salud, pues determinadas concentraciones de compuestos de azufre y nitrógeno de la atmósfera pueden dañar los sistemas respiratorio y cardiovascular, dando como resultado enfermedades o incluso la muerte 2.

Por increíble que lo parezca, la lluvia ácida tiene la capacidad de deteriorar edificios, puentes, construcciones, monumentos, materiales metálicos y equipos electrónicos. ¡Entonces, el Ángel de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes y toda la arquitectura urbana también están en riesgo!

Si lo pensamos un poco,  no existen fronteras para el aire, por eso la contaminación atmosférica es una amenaza a nivel mundial, pues las emisiones contaminantes de un sitio lejano, puede viajar miles de kilómetros a través del viento y esparcirse por muchos lugares más. Por ello, está en cada persona llevar a cabo acciones que ayuden a mejorar la salud atmosférica de nuestro planeta y de todos los seres vivos que lo habitamos. 

 

La concentración de contaminantes atmosféricos depende del grado de emisiones de las diferentes fuentes. Su presencia disminuye cuando las precipitaciones son mayores, es decir, en temporada de lluvias, de mayo a octubre. Dependiendo de la intensidad y duración de la lluvia, se va limpiando el aire; ya que la lluvia transporta los elementos contaminantes hacia la tierra, cuerpos de agua y monumentos, ocasionando los graves efectos que mencionamos anteriormente.

 

Es importante aclarar que, si eres usuario del Sistema de Captación de Agua de Lluvia (SCALL), no debes preocuparte por la calidad del agua, pues el sistema cuenta con diferentes medidas para eliminar las impurezas, como el tanque recolector de primeras aguas y el resto de los filtros y mecanismos de purificación del  agua. Aún así, todos debemos colaborar para devolver a la lluvia su poder vital. 

 

Entonces, ¿qué hacer para frenar la lluvia ácida? La mala noticia es que, aunque detuvieramos la lluvia ácida hoy mismo, tendrían que pasar muchos años para que se eliminaran por completo sus terribles efectos. La buena es que, si todos cooperamos y emprendemos cuanto antes acciones para frenar la formación de lluvia ácida, estaremos cada día más cerca de acabar con este mal. La solución está en reducir las emisiones de los contaminantes que la originan. 

 

Afortunadamente, el Gobierno de la Ciudad de México, ha desarrollado diversos proyectos a través del Plan de reducción de emisiones del sector movilidad, que permitirán generar medios de transporte más sustentables y mejorar la tecnología existente para disminuir los contaminantes atmosféricos emitidos por los autos de combustible.

 

Estas son algunas acciones para disminuir nuestras emisiones contaminantes:  

 

  • Ahorrar energía eléctrica para disminuir la demanda de generación eléctrica en las centrales de generación y, a su vez, las emisiones que producen.

  • Evitar quemar leña o carbón.

  • Reducir el uso de automóviles particulares.

  • Usar el transporte público de cero emisiones, como el trolebús, cablebús, ECOBICI, STC Metro.

  • Caminar siempre que sea posible. 

  • Convertir el uso de la bicicleta en algo cotidiano, para mejorar la calidad del aire y cuidar nuestra salud. ¡Únete al paseo ciclista Muévete en Bici!

Ahora ya lo sabes, si las gotas de lluvia solo son de agua, será el reflejo de que estamos mejorando la calidad de nuestro aire y, a la vez, nuestra calidad de vida. Al reducir las emisiones podremos cantar, bailar, caminar y disfrutar de la lluvia y mantener al planeta con una mejor salud ambiental.



 

 

1 National Geographic. ¿Qué es la lluvia ácida y por qué se produce? Fecha de consulta, 14 de junio de 2022.

https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/lluvia-acid

2 Calidad del aire-SEDEMA. Contaminación y tu ciudad: Lluvia ácida. Fecha de consulta, 14 de junio de 2022.

http://www.aire.cdmx.gob.mx/default.php?opc=%27Y6BhnmKkaA==%27

3 Garcés y Hernández. La lluvia ácida: un fenómeno fisicoquímico de ocurrencia local. Revista Lasallista de Investigación -

Vol. 1 No. 2. Fecha de consulta 17 de junio de 2022. http://repository.unilasallista.edu.co/dspace/bitstream/10567/190/1/67_72%20lluvia%20acida.pdf

 

 

Un aleteo de equilibrio , un aleteo de esperanza

18 Julio 2022 Nota del mes 23
Valora este artículo
(1 Voto)

 

 

 Un aleteo de equilibrio, un aleteo de esperanza

 

¿Acaso has escuchado hablar sobre “el efecto mariposa”? Bueno, pues de acuerdo con el matemático y meteorólogo Edward Lorenz esto se refiere a la teoría del caos donde, se cree, es posible que el aleteo de una mariposa en Sri-Lanka pueda provocar un huracán en Colombia, por ejemplo. ¿Impresionante, no?

 

Aunque ese no es el tema central de este texto, sí tiene una relación, pero no tan literal como lo mencioné en el primer párrafo. En realidad, vengo a hablarte de mi especie y de cómo la falta de conocimiento, atención y cuidado de nosotras y otros seres vivos, puede resultar en un desastre ecológico.

 

Yo soy una mariposa que proviene de la familia Papilionidae, soy nativa de Norteamérica (especialmente habito desde Columbia Británica, en Canadá, hasta Centroamérica), mi nombre científico es Papilio multicaudata que puede traducirse a mariposa (papilio o papalotl, en náhuatl) de muchas colas (multicaudata del latín), aunque en México y Centroamérica me conocen como la mariposa Cometa Xochiquetzal. Ambos nombres tienen que ver con mi aspecto físico, pues mi colita parece de golondrina.

 

¿Cómo puedes ubicarme? La verdad es que soy de tamaño grande, al menos como del tamaño de la palma de tu mano, lo que me posiciona como la mariposa de mi género de mayor tamaño en Norteamérica; mis alas son amarillas atigradas con rayas negras, pero justo en la punta inferior de mis alas tengo unas pequeñas colitas y manchitas azules con naranja, lo que me ayuda a protegerme de algunos depredadores porque las suelen confundir con ojos.

 

Nosotras, las mariposas Cometa, somos de los pequeños grupos de insectos que cumplimos con las 4 etapas de la metamorfosis: huevo, oruga o larva, pupa (capullo o crisálida) y adulto (imago). Este ciclo se repite en cuanto nos apareamos y tenemos nuestros huevecillos. Seguramente los has visto―bueno, no necesariamente los míos, pero sí los de mi familia― en las hojas de algunas plantas, quienes funcionan como nuestras hospederas. 

 

Llegado el momento, los huevos se rompen, las larvas nacen y se alimentan de las hojas, luego las cosen con su seda, las convierten en refugio para pasar el invierno y, en primavera, es cuando se convierten en adultos alados y hermosos. Por eso es que volamos en primavera y verano, ya que las otras estaciones son de preparación y reposo.

 

Normalmente habitamos cerca de arroyos y valles húmedos, pero también solemos aventurarnos por cañones o ciudades en elevaciones bajas. Esto es porque procuramos estar cerca de donde podemos conseguir nuestro alimento, al mismo tiempo que gozamos de un hogar seguro. Aquí es donde me dirijo específicamente a ti y a los de tu especie: la humana.

 

¿Recuerdas lo que había mencionado del caos y un posible desastre ecológico? Actualmente 1, los insectos polinizadores estamos enfrentando una crisis, sí, las mariposas somos polinizadoras, ¿lo sabías? . Y la crisis a la que nos vemos sometidas se debe a la disminución de nuestra población, lo que ocasiona un desequilibrio ecosistémico, incluso económico (lo que tampoco las beneficia a ustedes, las personas), ya que nosotros (como grupo) desempeñamos un papel importante en la producción mundial de alimentos dado que ayudamos al 35% de su producción mundial2, y si ésta disminuye, la economía basada en su venta, también.

 

¿Cuál es el origen de este desequilibrio? La falta de hogar y alimento para mi especie y otros polinizadores, o sea, la falta de jardines, huertos y espacios verdes en ciudades como la nuestra, la Ciudad de México, pues en condiciones como estas no es fácil encontrar alimento o refugio. La situación empeora cuando nos enfrentamos con el uso de insecticidas en los cultivos o en las producciones agrícolas, incluso en los hogares, cuando intentan ahuyentar a otro tipo de insectos, pues esas sustancias químicas también nos afectan a nosotras y a otros polinizadores.

 

Tú puedes ayudarnos a sobrellevar esta crisis, es muy fácil, puedes construir un jardín o un huertito en casa donde me pueda refugiar y alimentar, te recomiendo que revises la Guía para la creación de jardines polinizadores o la Guía rápida para huertos urbanos familiares. Ya que si quieres una asesoría de acompañamiento, te invito a unirte a la Comunidad de Mujeres Polinizadoras o revisar la página de Educación Ambiental CDMX donde se dan a conocer talleres en relación con los polinizadores.

 

Al unirnos, humanos y especies polinizadoras, podemos hacer que cuando se escuche hablar del efecto mariposa se tenga una concepción distinta, donde no figure la teoría del caos, sino que sean aleteos de vida y esperanza.

 

 Sánchez-Bayo, F. y Wyckhuys, K. (2019) Worldwide decline of the entomofauna: a review of its drivers. Biological Conservation, 232, 8–27.

2 Klein, A., Vaissière, B. et al. (2007). Importance of pollinators in changing landscapes for world crops.

Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 274(1608), 303-313.

El Bosque de Chapultepec, te espera

11 Julio 2022 Nota del mes 107
Valora este artículo
(0 votos)
Cierra los ojos y piensa en el Bosque de Chapultepec, ¿qué imágenes se te vienen a la mente? Desde un picnic con nuestra familia o amigos, una cita romántica en sus jardines o una visita improvisada al Zoológico el domingo, incluso comer un chicharrón preparado a la orilla del Lago Mayor; más allá de considerarlo como un espacio verde y de recreación, sabemos que resguarda historia, biodiversidad, vivencias, risas, sueños y un patrimonio biocultural invaluable.

Chapultepec cuenta con más 800 hectáreas de superficie, es un bosque urbano y uno de los complejos culturales más grandes del mundo; pero también es un espacio para hacer consciencia de la necesidad de justicia social entre los seres humanos y cómo interactuamos con la naturaleza.

El Bosque de Chapultepec tiene una historia que se remonta a 5 millones de años atrás. Parece difícil de creer, ¿no? Imagina haber vivido durante la época prehispánica, los enfrentamientos territoriales de nuestros antepasados, ver gobernar a grandes tlatoanis como Nezahualcóyotl y Moctezuma o ser parte de las grandes obras y construcciones bajo su mandato. Más tarde vivir la época colonial, las invasiones y guerras, la construcción de un monumental castillo, único en toda Latinoamérica. Ser espectador de la construcción de monumentos y edificaciones que nos recordarán durante cientos de años nuestra herencia cultural. Suena asombroso ¿verdad?, pues nuestro Bosque ha visto suceder todos estos hechos históricos y muchos otros más.

El Bosque de Chapultepec es un espacio de constante cambio, modificación y restauración, no obstante, sigue en pie, rehusandose a desaparecer a pesar de la presión de la urbanización en sus alrededores. El Bosque de Chapultepec fue, es y seguirá siendo un alma y un pulmón verde para la Ciudad de México, pues nos brinda múltiples servicios ambientales como: la limpieza del aire, amortiguación del ruido, regulación de la temperatura, recarga de los mantos acuíferos, refugio de aves migratorias y albergue de fauna nativa. Es el área verde urbana más importante de la República Mexicana, un espacio mágico, histórico, lleno de belleza, y por supuesto, de una inconmensurable importancia cultural ¡Asombroso!, ¿no?

Es por esto que, hoy más que nunca, debemos reiterar nuestro compromiso y responsabilidad con el mantenimiento y protección del Bosque con acciones que le permitan perdurar por mucho tiempo. Actualmente, con el Proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura se apuesta por la cultura como una herramienta de transformación y de desarrollo de las comunidades como parte de un binomio entre naturaleza y arte que está logrando cambios positivos y favorecedores para todas y todos.

Las principales acciones que componen el proyecto se enfocan en restauración ecológica de jardines y parques, creación de espacios culturales y ecológicos, restauración arquitectónica de centros históricos, rehabilitación de pabellones, islas verdes, huertos y espacios de educación ambiental, construcción de infraestructura de conectividad; y la rehabilitación ambiental de: espacios públicos fuentes y avenidas principales para la mejora de movilidad dentro de las zonas que comprende el Bosque de Chapultepec en la Ciudad de México.

Entre algunas metas que se han alcanzado con el Proyecto Chapultepec Naturaleza y Cultura dentro del Bosque de Chapultepec son:

Una infraestructura que fusiona la naturaleza y el arte, que sea accesible a través de calzadas, puentes y senderos que en vez de separarnos, nos unan. Cuenta con hermosos jardínes, lagos, árboles, animales y fuentes. Por cierto, ¿ya conoces la Fuente de las Ranas? Tiene un Parque de Cultura Urbana (PARCUR) donde se pueden practicar de manera segura skateboarding y parkour, así como funciones de teatro al aire libre, entre otras actividades. Posee el Complejo Cultural de los Pinos. Visítalo y pasa un agradable momento con tu familia.

Te invitamos a festejar estos logros y a que conozcas el histórico y cultural Bosque de Chapultepec con nuevos ojos. Ven a disfrutar y sigue creando experiencias, recuerdos o vivencias con todo lo asombroso que el Bosque tiene para darte. No olvides hacer parte de tu recorrido las actividades que el Bosque te ofrece, como sus 9 increíbles museos, más de 100 fuentes y monumentos, lanchas para remar en los lagos, áreas infantiles y gozar de las zonas para convivir con la naturaleza.

¡Vistámonos de gala por nuestro Bosque! Juntas y juntos podemos protegerlo y cuidarlo a través del respeto por el ecosistema y la riqueza biocultural que nos brinda. ¡Chapultepec te espera!

¿Qué onda con el calor de la Ciudad de México?

05 Julio 2022 Nota del mes 151
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Has salido de tu casa estos últimos días a visitar el Zócalo o Bellas Artes? Caminar por la Alameda Central o realizar nuestro recorrido habitual en la Ciudad de México se ha convertido en una misión casi imposible debido a la ola de calor por la que atravesamos últimamente.

La mala noticia es que todavía tendremos más días calurosos en todo el país donde alcanzaremos, ¡hasta los 45°C! Pero, ¿qué es una ola de calor y qué tiene que ver con la temperatura de estos días?

Una ola de calor es una condición atmosférica donde, durante varios días, la temperatura supera la máxima promedio de entre 25 y 26°C y normalmente está acompañada por una humedad excesiva; podríamos pensar que ésta ayudaría a disipar la sensación de calor, pero es todo lo contrario, ¡solo la aumenta!

¿Y ésto por qué sucede? Durante el verano, cuando la temperatura alcanza su nivel más alto o extremo en un determinado lugar del mundo, se genera una masa de aire caliente que se mueve fuera de la zona de origen y de un continente a otro por acción del viento. Cuando ésta se cruza con otra masa de temperatura diferente, se produce una ola de calor debido al intercambio continuo de aire caliente y frío, lo cual hace que durante días se mantengan temperaturas muy elevadas.

Este fenómeno no solo provoca que nos sintamos fatigados, sino que tiene muchas consecuencias negativas tanto para nuestra salud como para nuestro planeta. 

Empecemos hablando sobre los efectos directos que tiene sobre nosotros; puede que debido al calor tan agobiante suframos de insolación, desmayos, golpes de calor, deshidratación, enfermedades diarreicas agudas y enfermedades en la piel. 

Por eso, es importante evitar asolearse entre las 11am y 4pm, vestir ropa suelta de colores claros y manga larga, evitar las actividades físicas bajo el sol, tomar agua aunque no tengas sed, comer alimentos frescos, utilizar protector solar, lentes de sol, gorra o sombrero, evitar el consumo de bebidas alcohólicas y permanecer en la sombra o lugares frescos.

Si nos ponemos a reflexionar un poco, nosotros al menos podemos protegernos de esta onda de calor tomando las precauciones que te compartimos arriba, pero ¿qué pasa con nuestro planeta y otros seres vivos con los que compartimos la Tierra? ¿Será posible ponerle un filtro solar, un sombrero o mantenerlo fresco? Tristemente no. 

Hasta aquí sabemos por qué hace tanto calor en la Ciudad de México, reflexionemos: ¿Estas olas de calor siempre han ocurrido igual y con la frecuencia con la que se presentan ahora? La realidad es que no, ya que el calentamiento global y sus efectos actúan como un catalizador e intensificador de este tipo de fenómenos. 

Ahora, sumemos que durante años nos enfocamos en construir una ciudad gris donde se cambió la cobertura vegetal natural por asfalto. Es por esto que, en algunas alcaldías, podemos sentir “islas de calor urbanas” (presencia de aire más caliente en ciertas zonas de ciudad, a diferencia del que se encuentra en las zonas rurales que lo rodean) que son aún más intensas que la propia ola, excepto en aquellas alcaldías que cuentan con zonas verdes como Chapultepec en Miguel Hidalgo, el Parque Ecológico de Xochimilco o el Bosque de Tlalpan. Este tipo de parques y bosques, además de ser pulmones verdes de la Ciudad de México, son reguladores de la temperatura; por lo que si los visitas, inmediatamente notarás el cambio, te sentirás más cómodo y podrás olvidarte del calor sofocante.

Parece que el problema es gigantesco y que nosotros no podemos hacer algo significante al respecto, pero te tenemos buenas noticias…¡Claro que podemos revertirlo!, y se empieza por pequeñas, pero importantes acciones que podemos realizar desde nuestro hogar:

 

La Ciudad de México y yo VS. La ola de calor y el calentamiento global

  • Uno de los servicios ambientales que nos ofrecen las Áreas Naturales Protegidas de nuestra ciudad, es regular la temperatura, si quieres pasar un día fresco, te invitamos a visitarlas y ser responsable con tus residuos durante tu recorrido.

  • Separemos los residuos y participemos en programas de reciclaje como el Mercado del Trueque. Al realizar esta sencilla acción, ayudas a que tus residuos sean reciclados con más facilidad, a evitar la demanda de materia prima y con ello disminuir la contaminación en la ciudad.

  • Dispongamos de nuestros aparatos eléctricos, electrónicos y pilas de manera responsable en programas como el Reciclatrón. Estos residuos necesitan de un manejo especial ya que son altamente contaminantes si se disponen de manera incorrecta, al entrar en contacto con el calor o el agua pueden liberar sustancias nocivas.

  • Podemos aprender a recolectar el agua pluvial con programas como Cosecha de Agua de lluvia y usarla para nuestras actividades en casa, con esto, disminuimos la demanda de agua y la sobreexplotación de los mantos acuíferos.

  • Conéctate con la naturaleza, vista los humedales y canales de Xochimilco. Estos ecosistemas son reguladores de la temperatura. Entérate cómo puedes ayudar a protegerlos ¡Échale un vistazo al siguiente vídeo

  • Traigamos de vuelta la naturaleza a la ciudad. Cultivemos en nuestra casa o colonia un jardín para los polinizadores y empecemos un huerto urbano. Estos espacios reducen el impacto de las islas de calor. Consulta la guía para crear tu propio jardín polinizador.

  • Recordemos tomar precauciones al salir de casa:

      

 

  • Evita asolearte entre las 11am y 4pm

  • Viste ropa suelta de colores claros y manga larga

  • Evita las actividades físicas bajo el sol

  • Mantente hidratado (a)

  • Come alimentos frescos como frutas y verduras

  • Utiliza protector solar, lentes de sol, gorra o sombrero

  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas

¡A comer! Un llamado hacia una alimentación sostenible

13 Junio 2022 publicaciones semanales 179

De los más grandes placeres de la vida…la comida, ¿no crees? En el desayuno, la comida y la cena degustamos sabores exquisitos, que van desde las dulces y jugosas frutas, las frescas verduras, las texturas carnosas, las salsas picantes, los sabores ácidos o las bebidas con sabor amargo que nos dan los buenos días. Hay una gran variedad de sabores y de gustos, pero ¿podría nuestra forma de comer ser placentera a la vez de ser sostenible?

 

Sí, la sostenibilidad también se ve reflejada en nuestra forma de comer, sobre todo en el origen de los alimentos: cómo se cultivan, cómo llegan a nuestros mercados y en la forma que preparamos nuestros deliciosos platillos1. ¿Tú sabes de dónde viene todo aquello que comes?

 

Quizás no lo sepamos del todo, tal vez no sepamos cómo llegaron los alimentos hasta nuestras mesas, dónde se produjeron o cómo se transportaron, pero sí sabemos qué alimentos decidimos comprar, dónde y cuánto pagamos por ellos, cómo los preparamos y si los comemos o los tiramos. Entonces, para tener una alimentación sostenible que ayude a satisfacer nuestras necesidades sin poner en riesgo las de las generaciones futuras, es importante considerar los siguientes aspectos:

Producción

Existen alimentos cuya producción es respetuosa con el ambiente porque evita el uso de agroquímicos, en lugar de ello,emplean fertilizantes naturales y controlan plagas mayoritariamente de forma natural, además, utilizan de manera responsable el agua. En la siembra se usan semillas que promueven la diversidad genética, la responsable de la adaptación natural de las plantas a las condiciones climáticas y que generen resistencia a plagas y enfermedades.

 

Transporte

 

El consumo de productos locales y de temporada es muy positivo, ya que se recorre menos distancia en llevarlos del sitio de producción al punto de venta, esto reduce la cantidad de contaminantes emitidos por el transporte en comparación a si la distancia fuera más larga. Entonces, consumir productos importados, es decir, que proceden de otro país requiere transportarlos una mayor distancia, lo que implica mayor contaminación, que si optamos por los alimentos producidos más cerca, como los elaborados al interior de nuestro país, o mejor aún, en la misma Ciudad de México.

 

También resulta beneficioso consumir productos de temporada, pues se respetan los tiempos naturales de crecimiento y maduración de vegetales, frutas y plantas en general. 

 

Punto de venta

 

Los mercados sobre ruedas, mercados alternativos y los populares son los mejores lugares para realizar una compra justa de alimentos. Entre menos intermediarios haya en la compra-venta del producto, ésta será más justa. Al mismo tiempo, al comprar en estos mercados se impulsa la economía local, pues se fomentan las actividades agrícolas realizadas en los suelos de conservación de la ciudad, que son sitios protegidos ante las amenazas de la mancha urbana y lugares donde se producen varios de los alimentos que conseguimos en los mercados sobre ruedas, alternativos y populares; esto quiere decir que al comprar directamente al productor, ayudamos a la conservación de áreas verdes de nuestra ciudad. 

 

Para facilitar el consumo local responsable y sin intermediarios, la SEDEMA ha organizado diferentes ediciones de la Caravana de productores rurales de la Ciudad de México, donde encontrarás productos como hortalizas frescas, frutas, miel, amaranto, flores ornamentales, entre otros productos, que este año se ofertarán en las plazas comerciales de la ciudad (ver calendario).

 

Preparación

 

En este punto hay que considerar el tipo de energía que se usará al cocinar la comida. La mejor opción siempre será alguna fuente de energía limpia, es decir, el uso de gas LP, gas natural o electricidad en lugar de carbón, para reducir la emisión de contaminantes que resultan de la quema del combustible.

 

Durante la cocción de los alimentos es mejor usar ollas con tapa, para aprovechar la mayor parte del calor en la preparación y evitar que éste escape, esto optimiza el uso de la energía y a su vez se disminuye el tiempo de preparación del alimento. Si utilizas gas LP o natural, procura que la estufa no reciba corrientes directas de aire, para que no se apague la flama y se escape el combustible. Incluso si se mantiene prendida la hornilla, el aire dificulta la quema del gas y se requiere mayor cantidad de combustible para cocinar.

 

La importancia de evitar fugas de gas, además de impactar en la  economía, también tiene que ver con la salud ambiental. Cuando hay fugas o una quema deficiente de gas LP se liberan compuestos orgánicos volátiles (COV) a la atmósfera y contribuyen a la formación de ozono troposférico (O3), un contaminante del aire que afecta la salud humana y ambiental2. En humanos, provoca irritación en los ojos y en las vías respiratorias, lo que disminuye la función respiratoria; en la vegetación puede provocar una disminución importante en el rendimiento de los cultivos3

 

Cada día se desperdician hasta 13, 092 tanques de 20Kg de Gas LP a través de fugas domésticas2, lo que representa un quinto de las emisiones de COV totales4. Entonces, al poner cuidado en la forma que preparamos nuestros alimentos, también evitamos afectaciones ambientales y a la salud.

 

Consumo

 

Probablemente todas/os estamos muy familiarizados con este último aspecto: el momento de comer los alimentos, es la parte más gratificante y placentera. Sin embargo, ¿siempre te comes todo lo que preparas o te sirven al plato? Es importante comprar la cantidad justa de alimentos que prepararemos y consumiremos para prevenir desperdicio de alimentos, ya que, se sabe que cada mexicano desperdicia al año 250 kg de alimento. Esto no solo implica perder alimento que podría aprovecharse por personas que viven en pobreza, si no que también, al desperdiciar comida se desperdician todos los recursos utilizados para cultivar, procesar, transportar y comercializar esos alimentos.

 

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), puedes seguir las siguientes recomendaciones para evitar el desperdicio de alimentos:

  1. sírvete raciones realistas, 

  2. ten en cuenta las fechas de caducidad de los productos y da preferencia a los que están próximos a caducar, 

  3. almacena los alimentos de manera que cada producto cuente con las condiciones necesarias para mantenerse fresco por más tiempo,

  4. dona los alimentos excedentes 

  5. y convierte los alimentos sobrantes en la comida del día siguiente.

Como podrás notar, la comida es mucho más que lo que hay en nuestros platos y los consumidores tenemos el poder de relacionarnos con nuestros alimentos de una forma más saludable y sostenible.

 

 

Naciones Unidas. 18 de junio, Día de la Gastronomía Sostenible.

Fecha de consulta 21 de abril, 2022. https://www.un.org/es/observances/sustainable-gastronomy-day

Calidad del aire. Precursores de Ozono, compuestos orgánicos volátiles.

Fecha de consulta 25 de abril, 2022. http://www.aire.cdmx.gob.mx/default.php?opc=%27ZKBhnmWkYQ==%27

Calidad del aire. Ozono.

Fecha de consulta 25 de abril, 2022. http://www.aire.cdmx.gob.mx/default.php?opc=%27Y6BhnmKkZQ==%27

Calidad del aire. Inventario de emisiones 2018.

Fecha de consulta 25 de abril, 2022.

http://www.aire.cdmx.gob.mx/descargas/publicaciones/flippingbook/inventario-emisiones-cdmx-2018/Inventario-de-emisiones-cdmx-2018.pdf

 

Por más activismo ambiental

06 Junio 2022 Nota del mes 119
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Cuántas veces hemos escuchado o leído en algún lugar las palabras “medio ambiente”? Seguro has visto en las noticias reportajes o notas sobre él, sobre los daños que le hemos causado y los cuidados que debemos brindarle. Pero, ¿sabes qué significa? ¿Qué es lo que implica el “medio ambiente”? Si no, no te preocupes, nosotros te orientamos y, en el marco del Día mundial del medio ambiente (que se celebra cada 5 de junio desde 1974), te compartiremos  su importancia y significado.

 

Antes de seguir, debes saber que―de acuerdo al Convenio de Lugano de 1993 sobre la Responsabilidad civil de daños resultantes de actividades peligrosas para el medio ambiente― se entiende como “medio ambiente” al conjunto de recursos naturales, tanto bióticos como abióticos, entre ellos: el agua, el aire, la tierra, la flora y la fauna, así como al patrimonio cultural y la interacción entre estos elementos. O sea que, el medio ambiente incluye elementos naturales y artificiales.

 

Conservar el medio ambiente va más allá de un simple deseo o interés económico; significa bienestar y calidad de vida, pues dependemos del suministro de agua o de la fertilidad del suelo para obtener alimentos, así como del aire puro para respirar y así, mantener nuestra salud. Lamentablemente, la degradación del medio natural ocurre de manera más acelerada de lo que nos gustaría admitir, ¿viste la intensidad de las lluvias que ocurrieron en primavera? ¿Qué tal la sensación térmica? ¿Has observado la calidad del aire?

 

Si tus respuestas a las preguntas anteriores no han sido favorables o incluso tienes más ejemplos que se pueden agregar a la lista, entonces irás viendo la necesidad e importancia del cuidado ambiental. Sin olvidar que todas y todos los seres vivos tenemos el derecho a un medio ambiente sano, quiere decir que debe ser adecuado, saludable y propicio para la vida.

 

¿Te habías puesto a pensar que nuestra salud está completamente relacionada con la del medio ambiente? Es muy simple de explicar, verás: cuando nuestros alimentos se producen necesitan de ciertas condiciones climáticas para lograrse y poder proporcionarnos nutrientes, así podemos tener buenas defensas, vivir el día a día y tener una condiciones favorables en el trabajo, la escuela, la casa o cualquier otro sitio.

 

Ahora, pensemos un escenario donde nuestros alimentos no adquieren los nutrientes del suelo porque ha sido contaminado; donde el agua y aire no están limpios a causa de los vertederos al aire libre; donde las banquetas en las que caminamos están llenas de basura, heces o colillas de cigarro; donde el verde de los árboles y los colores de las flores se van apagando; donde los polinizadores no tienen hogar ni alimento; donde nuestros aceites contaminan cuerpos de agua…seguro no te fue difícil imaginarlo porque son imágenes que podemos encontrarnos por algunas partes de la ciudad, ¿qué tan frecuentemente te encuentras con lugares así?

 

Pero, aunque sea difícil de creer, ¡aún podemos cambiar nuestra realidad! ¿Cómo? Al reducir nuestro consumo de recursos, reutilizar objetos o envases, extender lo más que podamos la vida de un producto y dejar de lado a los desechables. Por ejemplo, si llevamos nuestro almuerzo al trabajo, podemos usar porta viandas y cubiertos de metal; al ir de compras, resulta práctico llevar algunos recipientes para el jamón o hacer sacos de tela para la fruta o las semillas; en lugar de comprar rastrillos de plástico, podemos buscar uno que sea de acero inoxidable con navaja intercambiable.

 

Ya en el momento del desecho, debemos separar y reciclar los plásticos correctamente, por eso es importante conocer la simbología de las etiquetas y empaques. ¡Haz un hábito del reciclaje con esta guía!

 

Crea huertos urbanos caseros para que los productos que utilices en tus alimentos sean más sanos. Y con los desechos orgánicos que generes, ¡haz composta! Construye Jardines Polinizadores para que se multipliquen los beneficios de la polinización y recoge las heces de tus animales de compañía con algún cucurucho de papel y deposítalas en el sanitario.

 

Como puedes ver, son formas muy sencillas que podemos llevar a cabo para salvaguardar al medio ambiente, son acciones para brindarle protección y justicia, informémonos y participemos. Juntas/os podemos garantizarnos una vida plena a todos los seres vivos y adoptar una postura activa en la toma de decisiones ambientales.

4 de mayo, día internacional de los combatientes forestales

29 Abril 2022 Nota del mes 301
Valora este artículo
(0 votos)
Los combatientes forestales son hombres y mujeres con la heróica y difícil tarea de preservar nuestro patrimonio ambiental de los efectos del fuego, prevenir y apagar incendios en el suelo de conservación es su labor. Conmemorar el 4 de mayo a todas y todos los combatientes forestales es reconocer el valor y compromiso por la salud ambiental y la biodiversidad de nuestra hermosa ciudad y, también, es hacer conciencia que estas mujeres y hombres combatientes, arriesgan su vida y su patrimonio para evitar los desastres que se generan con cada incendio.

La ciudad no solo es el espacio conformado por los suelos de concreto y asfalto, también posee un enorme y rico territorio conocido como Suelo de Conservación, conformado por regiones de alta biodiversidad enmarcada en su mayoría con bosques de pino y encino, zonas de pedregal, así como por tierras de comunidades agrícolas.

El Suelo de Conservación ocupa más de la mitad (59%) de la extensión total de la ciudad y los beneficios ambientales que aporta a todas y todos los habitantes no pueden sustituirse; algunos de estos son por ejemplo la recarga del acuífero, de donde obtenemos gran parte del agua que consumimos a diario, la generación de oxígeno, la limpieza de la atmósfera y la regulación del clima, además de proporcionar alimentos animales y vegetales para toda la cuenca.

A la primera semana del mes de abril del 2022, la Ciudad de México ocupa el segundo lugar nacional en cuanto al número de incendios forestales en su territorio, se contabilizaron 348 incendios, mientras que a nivel nacional han ocurrido 2,425. Cada año, la falta de lluvia durante los primeros 4 meses del año afecta negativamente, pues, sumado a las altas temperaturas y a la deshidratación de los pastizales, se generan las condiciones para que el fuego prenda y avance rápido.

Los incendios forestales no solo queman la vegetación y contaminan gravemente la calidad del aire de la Ciudad de México; al dañar suelo de Conservación, también disminuyen los beneficios ambientales necesarios para los habitantes de la ciudad. Las distintas especies de animales silvestres también se ven afectadas, algunas mueren durante los siniestros y otras se ven forzadas a migrar debido a que sus territorios se reducen a cenizas o a condiciones que no son apropiadas para su vida. Estos desplazamientos, que en ocasiones son a zonas semiurbanas, son un factor de estrés adicional, pues las condiciones del modo de vida urbano los afectan; incluso nuestros animales de compañía, recordemos que perros y gatos pueden convertirse en depredadores de especies como ratones de campos, tlacuaches, liebres, cacomixtles por mencionar algunos, sin embargo hay distintas especies de reptiles, serpientes y aves e insectos que se desplazarán lejos de la zona afectada por los incendios y pueden ser atacadas por nuestros animales de compañía.

Para prevenir incendios, además de la vigilancia y campañas de concientización que emprende el Gobierno de la ciudad, para que la población extreme precauciones, existe el Programa de Manejo del Fuego en el Suelo de Conservación, mediante el cual las “Brigadas Altepetl” como combatientes forestales realizan trabajo preventivo a lo largo del año: en ellas participan las mismas comunidades agrícolas y pueblos, haciendo saneamiento de los bosques al retirar vegetación muerta, así como abrir brechas cortafuego en la vegetación.

Los incendios forestales representan un alto costo para el patrimonio natural de la ciudad. Denunciar los incendios y a quienes los provocan es la mejor manera de promover que disminuyan. También es una forma de ponernos del lado de los combatientes y apoyar a que los territorios conserven, alberguen y den refugio a la biodiversidad que los define.

Si vives cerca de una zona siniestrada, la mejor manera de apoyar a los combatientes es observar y seguir las medidas que la oficina de protección civil determine y mantente alerta. Es posible que algún animal requiera agua y refugio temporal. Si eso ocurre, mantén agua fresca, permite que se refugie, y evita que perros o gatos los molesten. Todas y todos podemos combatir el fuego, proteger al bosque, nuestro suelo de conservación y a la biodiversidad que lo habita. Así también nos cuidamos a nosotros mismos.

¿Y si mantenemos nuestro hogar?

13 Abril 2022 publicaciones semanales 152
Valora este artículo
(1 Voto)

¿Pudiste observar que en el invierno pasado el clima era primaverizo?, ¿o que las lluvias son cada vez más intensas y que las sequías son más duraderas? ¿Has notado que donde antes había hielo, ahora solo hay agua? Si es así, entonces has sido testigo de algunos de los efectos del cambio climático.

 

El clima de nuestro planeta ha cambiado en varias ocasiones a lo largo de su existencia, algunas veces por factores naturales y otras por fenómenos astronómicos como la caída de grandes meteoritos; sin embargo, estudios científicos han determinado que las variaciones climáticas que vivimos hoy en día son causadas por las actividades humanas. 

 

Por eso mismo, el cambio climático es motivo de preocupación para México desde hace ya varios años. Prueba de ello es la creación de instituciones e instrumentos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la adquisición de compromisos en foros internacionales para disminuir los efectos adversos de este fenómeno.

 

En ellos, nuestro país se comprometió a realizar acciones de mitigación, por lo que ha creado programas e inventarios nacionales para conocer el estatus de emisiones de GEI del país y presentar información periódica sobre las medidas que se están adoptando, así como los avances logrados a nivel nacional al firmar en 1992 la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

 

Un dato interesante que debes conocer es que México es el único país en desarrollo que ha presentado la Quinta Comunicación Nacional ante la CMNUCC, donde reporta sus avances en torno a la mitigación del cambio climático. Desde 1995 participa de manera activa en las Conferencias de las Partes y en 1998 se sumó al Protocolo de Kyoto, comprometiéndose a disminuir sus emisiones de GEI a pesar de no estar obligado por ser un país en vías de desarrollo. 

 

Además, en 2012, se convirtió en el primer país en desarrollo que cuenta con una ley sobre cambio climático, que entró en vigor en octubre de ese mismo año. La Ley General de Cambio Climático (LGCC), contempla la creación del Fondo para el Cambio Climático para financiar acciones que ayudan a enfrentar este fenómeno.

 

Algunas causas que han desencadenado el avance significativo del cambio climático son emisiones de GEI, incendios, vertederos de basura, la deforestación, incluso el cambio de uso del suelo1 o las sobreproducciones agrícolas y ganaderas, y como consecuencia, estas acciones aumentan el riesgo en la salud de los seres vivos así como a su ecosistema.

 

Con el motivo de conmemorar el Día Internacional de la Tierra este 22 de abril, queremos compartir contigo la vitalidad de los ecosistemas, pues sustentan  todas las formas de vida de la Tierra. De su salud depende directamente la del planeta y, por ende, la de todos los

seres vivos. Si restauramos los ecosistemas dañados estaríamos ayudando a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva. 

 

Por eso es que en junio, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzará El Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas, que nos ayudará a prevenir, detener e invertir la degradación de los ecosistemas en el mundo, pero para ello debemos actuar todas/os y cuidar la salud de nuestro planeta, ¿cómo? Aquí unos consejos:

 

  • Usa lámparas de bajo consumo en vez de lámparas incandescentes.

  • Desconecta aparatos electrónicos que no estén en uso, así como las luces.

  • Planta un árbol, crear un huerto urbano o un jardín polinizador.

  • Aplica las “3R” (reducir, reusar y reutilizar) en cada una de tus compras.

  • Di no a los plásticos.

  • Reduce el uso de tu auto; utiliza transporte público o bicicleta.

  • Consume productos locales y de temporada. 

En este Día Internacional de la Madre Tierra hagamos conciencia e invitemos a más personas a ser parte de esta economía sostenible para generar una sociedad armoniosa con la naturaleza. Seamos la generación verde que el planeta necesita.

 

 

 

1  Consiste en cambiar el uso del suelo a otro que al efecto se determine sea compatible,

así como la densidad e intensidad de su aprovechamiento o el cambio de altura.

 

 

Los signos vitales del planeta también son nuestros

04 Abril 2022 Nota del mes 210
Valora este artículo
(1 Voto)

Como cada año, el 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud y este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el tema fuera “nuestro planeta, nuestra salud”, ¿qué significa esto? Que la atención mundial estará enfocada a la relación que existe entre nuestro planeta y el impacto que éste brinda en nuestra salud. Por eso, te contaremos la importancia de este día, además de brindarte consejos sobre cómo podemos conmemorarlo para cuidar nuestra salud al proteger nuestro medio ambiente.

 

Antes, debes saber que la Primera Asamblea Mundial de la Salud (1948) estableció el 7 de abril como el Día Mundial de la Salud con el fin de conmemorar la fundación de la OMS. Ahora bien, durante los últimos años, la Organización ha enfatizado la importancia de la salud universal con el fin de que todas las personas gocemos y tengamos acceso a la salud, servicios de calidad y a una vida plena, por lo que, para poder lograrlo, se necesita de la creación de compromisos entre sociedad y organismos.

 

“¿Y qué relación tiene la salud con el medio ambiente?”, podrás estarte preguntando, ¡mucha! Y para que te des una idea tendrás que pensar en el cambio climático. ¿Has escuchado hablar de él? Pues bien, se refiere a los cambios de temperaturas y patrones climáticos que han sido potenciados con las actividades humanas como la quema de combustibles, las emisiones de gases de efecto invernadero, los vertederos de basura o la tala y desmonte de tierras y bosques, entre otros, que han impactado de manera negativa a las poblaciones de animales humanos, no humanos y de otros seres vivos1

 

 

La salud de los ecosistemas, de la biodiversidad, del planeta, se ve reflejada en la salud humana; porque si nuestros ríos, áreas verdes, calles o el aire que respiramos están contaminados, repercutirá directamente en todos los seres vivos.

 

 

Por ejemplo, imagina que vas caminando en un día como hoy por la calle, de repente encuentras en tu camino heces de perro y por suerte la esquivas, das unos cuantos pasos y ves un puesto de raspados, ¡qué antojo de algo refrescante con este calor! Lo consumes; más tarde tienes dolores de estómago. Seguramente estuviste expuesto al fecalismo y es que al dejar degradar las heces a la intemperie, se pulverizan y con el viento, los organismos patógenos (virus, bacterias, hongos) que éstas contienen pueden llegar fácilmente a nuestra boca, nariz, ojos y piel, causando enfermedades gastrointestinales, respiratorias, oftalmológicas y/o cutáneas.

 

Como podrás darte cuenta, al vivir en una ciudad, convivimos de manera constante con los ruidos y diversos contaminantes, pero en nosotros está el minimizar los daños que esto puede provocarle a nuestro medio ambiente, por ende, a nuestra salud. 

 

Por todo lo anterior, te recetamos lo siguiente para tu salud y la del medio ambiente:

 

  • Reutiliza el agua que utilizas al lavar productos y envases.
  • Porta tus envases reutilizables para tus alimentos.
  • No consumas plásticos.
  • Procura disminuir el uso del coche. Si tienes que recorrer distancias medias o cortas, puedes hacer uso de la bicicleta o caminar. De otra forma, procura utilizar el transporte público o establecer rutas con tus amistades para viajar juntos.
  • Muchos incendios son causados por colillas de cigarro o cerillos mal apagados, tómalo en cuenta. No quemes fogatas en bosques o áreas naturales para que no haya riesgo de ocasionar un incendio.
  • Para disminuir la contaminación del aire, procura reducir la cantidad de residuos que generas, debes separarlos y desecharlos adecuadamente.
  • Consume productos locales y no importados (ya que el transporte es una gran fuente de contaminación).
  • Crea tus huertos urbanos caseros para que los productos que utilices en tus alimentos sean más sanos. Y con los desechos orgánicos que generes, ¡haz composta!
  • Construye Jardines Polinizadores para que se multipliquen los beneficios de la polinización.
  • Recoge las heces de tus animales de compañía con algún cucurucho de papel y deposítalas en el sanitario.
  • No deseches las pilas o tus equipos eléctricos y electrónicos con la camioneta, ¡llévalos al Reciclatrón!

 

 

Entre todas y todos cuidemos al planeta, cubramos cada punto de la receta para que la Tierra se vaya recuperando y, de paso, nuestra salud tenga mejoras.

 

 

Página 1 de 5
« Octubre 2022 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31