Conoce a ...


 

En el Pedregal, un anfibio en apuros




Algunas especies de ranas y sapos pueden habitar en todo el mundo, incluso en lugares donde hace mucho frío, o mucho calor. Pero, ¿sabías que la ranita del Pedregal habita únicamente en la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel y en ningún otro lugar del mundo? 

La Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA) es la guarida de gran cantidad de animales y plantas, incluida la rana Eleutherodactylus grandis que actualmente encuentra allí su único hogar en todo el mundo. Gracias a su diminuto tamaño de 2.5 cm o menos, más pequeña que una moneda de un peso, esta ranita es capaz de vivir dentro de los diminutos huecos y grietas de las rocas que se formaron por la erupción del volcán Xitle hace más de 1600 años, por eso también es conocida como la “ranita fisgona”1.

La rana del Pedregal emite de 1 a 6 cantos en menos de un minuto, el sonido que hace es parecido al de los grillos. Su temperatura favorita es baja, por eso es muy común escucharlas cuando el ambiente es fresco, mientras que al aumentar la temperatura, se dejan de escuchar2. Por eso una amenaza directa para ellas es el calentamiento global que vivimos mundialmente y que en la ciudad se vive a través de las islas de calor, una condición en la que el ambiente urbano incrementa su temperatura a causa de que los materiales de los que están hechos los edificios, calles y casas, absorben mucho calor y lo irradian durante todo el día, es decir, es un fenómeno relacionado con la urbanización.

Antes de la llegada de los españoles, nuestros antepasados indígenas incluían dentro de sus dietas algunas especies de ranas. Sin embargo, aunque esto pudo representar en menor medida una amenaza para esta especie de anfibio, hoy en día, el principal riesgo a su existencia es la destrucción de su hábitat, lo que ha puesto a esta ranita en peligro crítico de extinción y ahora se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza3

Las ranas tienen un papel fundamental en el ciclo de nutrientes de los ecosistemas que habitan, ya que son los principales depredadores de insectos, como los molestos mosquitos veraniegos, actuando como control biológico de estas poblaciones; también sirven de alimento a gran variedad de reptiles, mamíferos y aves, quienes son sus principales depredadores. Esto hace de la rana fisgona una habitante importante del ecosistema de la REPSA y de toda nuestra ciudad.
Acciones de mitigación ante el cambio climático que podamos llevar a cabo desde nuestra individualidad: cuidado del agua, reducción en la generación de residuos, disminuir el uso del auto, colocar jardines y huertos en casa, beneficiaría a esta ranita y a su hábitat.  Sintamos orgullo de tenerla como vecina porque es única y no habita ningún otro lugar del mundo, lo que nos hace responsables de su existencia.





1 EncicloVida. Rana fisgona mayor, Eleutherodactylus grandis:
enciclovida.mx/especies/35035-eleutherodactylus-grandis Consulta: 10 de marzo, 2021.
2 Revista Mexicana de Biodiversidad. 2016. El canto de anuncio de la rana endémica del
Pedregal de la ciudad de México:doi.org/10.1016/j.rmb.2016.03.003 Consulta: 10 de marzo, 2021.
3 Lista roja UICN (The IUCN Red List of Threatened Species 2020: e.T56629A46775155). 2020.
Eleutherodactylus grandis. dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2020-2.RLTS.T56629A46775155
en  Consulta: 10 de marzo, 2021.