Hallan evidencias de vida de hace 3.500 millones de años en unas rocas de Australia

Aunque la ciencia ha avanzado mucho, la pregunta «¿de dónde venimos exactamente?» todavía no ha podido ser contestada del todo. Cómo fueron esos primeros seres con vida es una cuestión a la que los investigadores Raphael Baumgartner, del Centro Australiano de Astrobiología y Martin Van Kranendonk, Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), llevan años dedicados. Ahora, según explican en un estudio recientemente publicado en la revista «Geology», tienen una nueva pista y un método pionero para saber qué ocurrió en la Tierra durante sus primeros pasos biológicos. Los científicos han encontrado restos microbianos excepcionalmente conservados en algunas de las rocas más antiguas del planeta, concretamente en Australia Occidental. Los investigadores de la UNSW descubrieron la materia orgánica en los estromatolitos (estructuras microbianas fosilizadas) de la antigua Formación Dresser, en la región de Pilbara. Aunque muchos han apuntado al origen biológico de esos estromatolitos desde su descubrimiento en la década de 1980, esta teoría no ha podido ser probada hasta hoy. «Este es un descubrimiento emocionante: por primera vez, podemos mostrar al mundo que estos estromatolitos son la evidencia definitiva de la vida más temprana en la Tierra», afirma en un comunicado Baumgartner. Su colega y coautor, Van Kranendonk, asegura que el descubrimiento es el intento más certero para demostrar la existencia de una vida tan antigua. «Esto representa un avance importante en nuestro conocimiento de estas rocas, en la ciencia de las investigaciones de la vida temprana en general y, más específicamente, en la búsqueda de vida en Marte. Ahora tenemos un nuevo objetivo y una nueva metodología para buscar rastros de vida antiguos», continúa Van Kranendonk. Los estromatolitos en la Formación Dresser generalmente se obtienen de la superficie de la roca y, por lo tanto, están muy degradados. Para este estudio, los científicos trabajaron con muestras que se tomaron bajo el perfil de meteorización, donde las huellas biológicas están excepcionalmente bien conservados. «Observar las muestras del núcleo de perforación nos permitió ver una instantánea perfecta de la vida microbiana antigua», afirma Baumgartner.

Nuevos compuestos orgánicos hallados en granos de hielo en Encélado

Nuevos tipos de compuestos orgánicos, los ingredientes de los aminoácidos, han sido detectados en penachos de materia expulsados desde la luna Encélado de Saturno, en un examen profundo de datos de la misión Cassini. Potentes chimeneas hidrotermales expulsan material desde el núcleo de Encélado, que se mezcla con agua del masivo océano subterráneo de la luna antes de ser emitido al espacio en forma de vapor y granos de hielo. Las moléculas recién descubiertas, condensadas sobre granos de hielo, son compuestos que contienen nitrógeno y oxígeno. En la Tierra compuestos similares forman parte de reacciones químicas que producen aminoácidos, los elementos básicos de la vida. Las chimeneas hidrotermales del fondo del océano proporcionan la energía que alimenta estas reacciones. Los científicos creen que las chimeneas hidrotermales de Encélado pueden funcionar del mismo modo, aportando energía que conduce a la producción de aminoácidos.

Fuente: Observatori Astronòmic. 14 de octubre de 2019,
https://observatori.uv.es/nuevos-compuestos-organicos-hallados-en-granos-de-hielo-en-encelado/?fbclid=IwAR22XarmX-Cj7pMsN8Mmr84De7UTva6m8GBX3OCcz4UTF3Cja0KUMjB-eFc

Desvelado el origen de la misteriosa partícula fantasma hallada en la Antártida

Los neutrinos son unas partículas subatómicas extremadamente escurridizas sin carga y apenas sin masa. Eso les permite viajar en línea recta por el universo atravesando cualquier cosa que encuentren, incluidas galaxias, planetas y a nosotros mismos. Sin embargo, son «fantasmas», apenas interactúan con la materia. No podemos verlos ni sentirlos. La mayoría de los que llegan a nuestro planeta proceden del Sol o de la atmósfera, pero unos pocos, los de altísima energía, se originan mucho más lejos. El 12 de julio de 2018, el experimento IceCube, un inmenso observatorio enterrado bajo el hielo de la Antártida, anunció la detección de uno de estos poderosos neutrinos intergalácticos. No era la primera vez que se «cazaban» neutrinos de altísima energía pero sí la primera en la que los investigadores fueron capaces de trazar su trayectoria y descubrir su origen. La partícula solitaria, conocida como IceCube-170922A, provenía de un blazar, uno de los fenómenos más violentos del Universo, denominado TXS 0506 + 056 y situado a 3.800 millones de años luz de distancia en la constelación de Orión. Un blazar es una galaxia elíptica gigante con un enorme agujero negro supermasivo que gira rápidamente en su núcleo. Emite desde sus polos dos gigantescos chorros de luz y partículas elementales que van en direcciones opuestas. Uno de los chorros de este blazar en concreto apunta directamente hacia la Tierra, lo que fue clave para desvelar el origen del neutrino. El hallazgo también permitió identificar la primera fuente de los rayos cósmicos, unos chorros de partículas de altísima energía que bombardean continuamente la Tierra.

Fuente: ABC. 14 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-desvelado-origen-misteriosa-particula-fantasma-hallada-antartida-201910031217_noticia.html

Captan desprendimiento de gigantesco iceberg

Un bloque de hielo, similar en tamaño a la isla de Malta en el Mar Mediterráneo, se desprendió de uno de los mayores bancos de hielo de la Antártica. El hecho fue captado por investigadores dedicados a monitorear el deshielo en dicho continente, el 25 de septiembre pasado. La helada pieza tiene mil 580 kilómetros cuadrados de dimensión; es el iceberg más grande que se ha detectado en los últimos 60 años. En ese entonces el hielo registró una envergadura mayor a los nueve mil kilómetros cuadrados. La plataforma Amery, donde sucedió el fenómeno, es considerada una de las tres más grandes de hielo de la Antártica y es clave para el ecosistema del continente porque funciona como un canal. El nuevo iceberg tardó cinco días en desprenderse totalmente de la plataforma. Expertos vigilarán su camino dado que, por su tamaño, representa un peligro para la navegación de la zona.Aunque algunos científicos consideran que este desprendimiento no ocurrió por el calentamiento global, sino que llevaban tiempo esperando este evento, es importante recordar que el fenómeno del deshielo se ha incrementado en los últimos años. Hugo Delgado, director del Instituto de Geofísica, señaló que los glaciares están retrocediendo en el orbe. Aclaró que el concepto de cambio climático tiene que ver con procesos naturales; es decir, durante los últimos dos millones de años el planeta ha tenido cuatro glaciaciones, procesos de acumulación de nieve y formación de hielo glaciar que ha permanecido en la cumbre de las montañas y en las partes bajas, principalmente. Las glaciaciones han terminado y entre dos de ellas hay periodos que se conocen como interglaciares. Cuando éstos ocurren, la temperatura ambiente se eleva de manera natural; no obstante, hay otro aumento en la temperatura global que va mucho más allá; particularmente, se ha acentuado durante este siglo. A este fenómeno se le ha llamado calentamiento global y la actividad humana es responsable de éste, pues básicamente se explica en función del incremento de la presencia de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, finalizó.

Fuente: Gaceta, UNAM. 14 de octubre de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/captan-desprendimiento-de-gigantesco-iceberg/

Podría haber vida en las atmósferas de las enanas marrones

No son estrellas, pero tampoco planetas. Las enanas marrones son «objetos subestelares» que no han conseguido acumular la masa suficiente para empezar a brillar como auténticas estrellas. Más grandes que los gigantes gaseosos y más pequeñas que las estrellas más ligeras, las enanas marrones son, en realidad, estrellas fallidas. Podríamos decir que constituyen el «eslabón perdido» entre los grandes mundos de gas, como Júpiter, y las estrellas propiamente dichas. Precisamente por eso son objetos que suscitan el máximo interés entre los astrónomos. Y ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard acaba de añadir a las enanas marrones a la lista de objetos potencialmente aptos para albergar vida. En un estudio recién publicado en The Astrophysical Journal, en efecto, Masnavi Lingam y Abraham Loeb explican que las atmósferas de las enanas marrones poseen todos los ingredientes necesarios para dar sustento, como mínimo, a la vida microbiana. «Una de las razones por las que estamos interesados en las enanas marrones –explica Lingam– es que son mucho más grandes que la Tierra, y por ello el volumen de sus atmósferas también es mucho mayor. Estos objetos se enfrían muy gradualmente, y por eso podrían mantener durante mucho tiempo temperaturas adecuadas para la vida». En su estudio, Lingam y Loeb calcularon que el volumen habitable de la atmósfera de una enana marrón típica, es decir, los lugares que mantienen temperaturas y presiones compatibles con la vida, podría ser hasta cien veces superior al que hay disponible en la Tierra.

Fuente: ABC. 14 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-podria-haber-vida-atmosferas-enanas-marrones-201910072117_noticia.html

Astrónomos descubren 20 nuevas lunas alrededor de Saturno

Cierre un puño e imaginario y meta dentro el Sol, ocho planetas, cinco planetas enanos, 19 grandes lunas y 185 más pequeñas, 4.000 cometas y 779.000 asteroides. Ahora láncelos a la galaxia a una velocidad de 828.000 kilómetros por hora, para dejar que la gravedad haga su trabajo. Habrá obtenido un reflejo en miniatura de cómo es el sistema solar en que vivimos y del que somos parte. A pesar de que viven en él, los científicos tienen mucho que aprender sobre el sistema solar, como, por ejemplo, si hay vida en Marte o en Europa, o qué se mueve en las afueras, donde apenas llega la luz del Sol. Por eso no sorprende tanto que esta misma semana los astrónomos hayan detectado de una tacada 20 nuevas lunas en la órbita del planeta Saturno. El hallazgo, anunciado en la Unión Astronómica Internacional, convierte «al señor de los anillos» también en el rey de las lunas, puesto que eleva el número de satélites que «posee» hasta los 82, desbancando a Júpiter, que tiene 79. Que sepamos. El estudio, que ha sido dirigido por Scott S. Sheppard, investigador de la Instituto Carnegie para la ciencia (EEUU), ha localizado varios tipos de satélites. Todos tienen un diámetro de alrededor de cinco kilómetros. 17 de ellos orbitan en sentido retrógrado (horario, al contrario que Saturno y la mayoría de los planetas del sistema solar) y otros tres en sentido progrado. Entre estas últimas lunas, dos están más cerca de Saturno y tardan dos años en completar una vuelta a su alrededor. Los demás, incluyendo un satélite progrado y las 17 retrógradas, completan su órbita en tres años. Todas ellas son parte del sistema de lunas exteriores del planeta. Además de un hermoso sistema de nueve anillos mayores, Saturno está rodeado por un ejército de lunas. Algunas orbitan en los huecos de los anillos, despejándolos de polvo y rocas, y reciben el nombre de satélites pastores. Las más exteriores completan órbitas muy excéntricas e inclinadas, como si fueran cometas de nuestro Sol, mientras que las mayores tienden a orbitar en círculos, relativamente cerca de Saturno, pero más allá de sus anillos.

Fuente: ABC. 14 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-astronomos-descubren-20-lunas-sistema-solar-201910082107_noticia.html

Las espectaculares imágenes de un eclipse solar visto sobre Júpiter

Cuando hay un eclipse solar, miles de personas en todo el mundo se congregan para contemplar los efectos de este fenómeno de la naturaleza sobre la Tierra. ¿Pero cómo se ve en otro planeta? Unas impresionantes imágenes captadas hace unos días por la sonda Juno de la NASA, la misión espacial de la agencia estadounidense para el estudio de Júpiter, muestran cómo se aprecia sobre el mayor planeta de nuestro sistema solar. En la fotografía vemos la sombra de Io, la luna volcánica de Júpiter, reflejada sobre la superficie del planeta. La sonda Juno lleva desde 2011 monitoreando a Júpiter y completa una vuelta sobre él cada 53 días. Aunque los eclipses son habituales en Júpiter, un planeta que tiene al menos 67 lunas conocidas, llama la atención la descomunal escala del mismo con respecto a su satélite, que puede apreciarse en las instantáneas. Io tiene el tamaño aproximado de la luna terrestre, pero apenas ocupa una pequeña porción de la superficie de Júpiter.

Fuente: BBC. 07 de octubre de 2019,
https://www.bbc.com/mundo/noticias-49878846

Esta bestia podría haber destrozado un coche a mordiscos sin romperse el cráneo

El mordisco de un Tiranosaurio rex era tan potente que podría haber destrozado un automóvil. Aplicando seis toneladas de presión, esta bestia del Cretácico era capaz de machacar los huesos de sus víctimas como si fueran una crujiente galleta. Esta capacidad ha asombrado a los paleontólogos, incapaces de explicar cómo el dinosaurio no se rompía el cráneo al apretar las mandíbulas de esa forma. Ahora creen saber el motivo. Al parecer, el cráneo del T. rex no era ligeramente articulado, como se creía, sino fijo y rígido. El estudio lo firman paleontólogos de la Facultad de Medicina de Missouri (EE.UU.) en la revista «Anatomical Record». Durante mucho tiempo, los científicos han pensado que el cráneo de casi dos metros de largo y metro y medio de ancho del rey de los tiranosaurios podía ser similar al de sus parientes modernos. Muchos de los reptiles y aves de hoy en día tienen huesos flexibles móviles en el paladar. Para probar esta teoría, los investigadores utilizaron una combinación de imágenes, anatomía e ingeniería para crear modelos de cómo la fuerza de la mordida podría haber afectado a los huesos en el cráneo del animal extinto. El equipo observo cómo el paladar de la boca del T. rex reaccionaba al estrés y las tensiones de la masticación según varios modelos de formación. Por ejemplo, un cráneo similar al de un lagarto le daba al T. rex la posibilidad de flexionar el paladar hacia los lados, y una versión más parecida a la de un loro le habría permitido mover los huesos hacia arriba y hacia abajo. Después de analizar varios modelos, los investigadores concluyeron que la única forma en que el tiranosaurio tuviera una mordida tan feroz era tener un cráneo rígido, como el de las hienas y los cocodrilos.

Fuente: ABC. 07 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-esta-bestia-podria-haber-destrozado-coche-mordiscos-sin-romperse-craneo-201909302058_noticia.html

El mundo tardó dos millones de años en recuperarse del impacto que acabó con los dinosaurios

Un amplio estudio de fósiles marinos llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Bristol y el University College y liderado por Sarah Alvarez, de la Universidad de Gibraltar, ha revelado que los ecosistemas del planeta tardaron casi dos millones de años en recuperarse después del impacto que acabó con los dinosaurios. De hecho, según se describe en un artículo recién publicado en Nature, el asteroide no solo mató a todos los dinosaurios, sino que llevó a la extinción a un gran número de otras especies, entre ellas el 90 por ciento del «plancton calcificante», un tipo de fitoplancton que produce conchas de carbonato de calcio, muy útiles para los paleontólogos, ya que producen fósiles fáciles de estudiar, y que tiene suma importancia para la cadena alimenticia de los océanos. Para su trabajo, los investigadores utilizaron una muestra de 54 metros de un núcleo extraído a 1.500 km de las costas de Japón. Allí, y con mucha paciencia, Alvarez y sus colegas lograron descubrir hasta 700.000 fósiles de plancton correspondientes a un periodo de 13 millones de años, empezando desde poco antes de la gran extinción del Cretácico-Paleógeno, que es el momento en que los dinosaurios desaparecieron del registro fósil. El análisis permitió a los científicos comprender cómo un ecosistema marino se «reinicia» después de una extinción masiva. «Queríamos averiguar cuánto tiempo tardaron en recuperarse los ecosistemas oceánicos y cómo fue esa recuperación», explica Alvarez. De este modo, los investigadores encontraron que, si bien la mayoría de las especies de fitoplancton se extinguieron, otras lograron recuperarse. Y durante los primeros 1,8 millones de años después de la catástrofe sus cantidades y tipos variaron, aunque los que estaban presentes eran inusualmente pequeños. Al mismo tiempo, bajó también la cantidad de carbono que llegaba al fondo marino, lo que reveló, según el coautor del estudio Andy Ridgewell, que el ciclo del carbono dejó de funcionar bien.

Fuente: ABC. 07 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-mundo-tardo-millones-anos-recuperarse-impacto-acabo-dinosaurios-201910010917_noticia.html

Los microplásticos ya han llegado a la Antártida y han entrado a la cadena alimentaria

La contaminación microplástica ya ha llegado a la Antártida, según un estudio de la Universidad de Coímbra (UC) en Portugal,  publicado hoy en la revista Scientific Reports. Cada vez hay más pruebas de que la contaminación microplástica (basura plástica de menos de 5 mm de tamaño) ahora está presente en prácticamente todos los ecosistemas marinos, incluso en áreas remotas, como el Ártico y la Antártida. Se han encontrado microplásticos en el agua y los sedimentos de la Antártida, pero se sabe poco de su ingestión por parte de los depredadores superiores y los mecanismos de su entrada en las redes alimentarias marinas antárticas. Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que muestra que los microplásticos están presentes en el tracto gastrointestinal de los pingüinos que se alimentan en las aguas antárticas y, por lo tanto, están potencialmente extendidos en la red alimentaria marina antártica. El estudio fue realizado por un equipo de investigadores del Centro de Ciencias Marinas y Ambientales (MARE) de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Coimbra (FCTUC). Los investigadores analizaron la dieta de los pingüinos Pygocelis papua en dos regiones de la Antártida, mediante muestras fecales de las aves (como prueba de ingestión) y encontraron que 20% de las 80 muestras tomadas contenían microplásticos de varias tipologías, formas y colores, lo que indica una gran variedad de posibles fuentes de estos microplásticos. Existen tres maneras, según el estudio, en que los microplásticos llegaron al tracto intestinal de los pingüinos: ingestión directa (debido a una identificación errónea de los microplásticos como posibles alimentos), por ingestión indirecta vía presas contaminadas (por ejemplo, el kril antártico es capaz de ingerir microplásticos en experimentos de laboratorio, por lo que es probable que ocurra en la naturaleza), y/o por ingestión indirecta a través del agua o sedimentos contaminados (se han observado microplásticos en sedimentos antárticos, o podrían ingerirlos al alisar sus plumas).

Fuente: UNAM GLOBAL. 07 de OCTUbre de 2019,
http://www.unamglobal.unam.mx/?p=74109

Un hallazgo que pone en cuestión los modelos sobre la formación de sistemas planetarios

Hasta ahora se creía que los planetas gigantes gaseosos se forman a partir de un núcleo sólido que va creciendo lentamente a medida que acumula gas, pero el nuevo hallazgo sugiere que estos planetas se forman tras la ruptura en fragmentos del disco protoplanetario que rodea a la estrella. El descubrimiento ha sido liderado por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Institut de Ciències Espacials de Catalunya (IEEC) y se publica en la revista Science. El descubrimiento se ha realizado con el instrumento Carmenes, que opera desde el Observatorio de Calar Alto (Almería) y que colidera el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). El equipo internacional informó el descubrimiento de un sistema planetario anómalo alrededor de la enana roja cercana GJ 3512, ubicada aproximadamente a 30 años luz de nosotros. Aunque la estrella tiene solo una décima parte de la masa del Sol, posee al menos un planeta gigante gaseoso. “Este descubrimiento fue sorprendente. Los modelos de formación planetaria nos indican que las estrellas pequeñas típicamente albergan planetas pequeños, con masas como las de la Tierra o Neptuno. Ahora hemos descubierto un planeta similar a Júpiter orbitando una estrella muy pequeña, que tan solo tiene poco más de un 10% de la masa del Sol“, explica Juan Carlos Morales, científico del Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC) y del IEEC, que ha liderado el estudio.

Fuente: UNAM GLOBAL. 07 de octubre de 2019,
http://www.unamglobal.unam.mx/?p=73753

Hallan pruebas del impacto catastrófico de un asteroide hace solo 12.800 años

Durante los últimos dos millones de años el clima de la Tierra se ha enfriado y calentado una y otra vez, haciendo que las temperaturas máximas y mínimas oscilasen y dibujasen una especie de cardiograma. Aparecieron ciclos de milenios de duración, en los que se alternaron periodos glaciales (fríos) y periodos interglaciales (más cálidos). Finalmente, después del último periodo glacial arrancó un periodo de tiempo conocido como Holoceno, hace unos 11.700 años, en el que el ser humano se expandió catapultado por la revolución del Neolítico y el desarrollo de la agricultura. A partir de ese momento, e incluso hasta nuestros días, se culminó una larga tendencia, de cientos de miles de años, en la que se han estado extinguiendo especies de grandes animales (la megafauna) en todos los continentes. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Witwatersrand, en Johanesburgo, Sudáfrica, ha sugerido que, en parte, la desaparición de estos animales podría estar vinculada con el impacto de un asteroide, ocurrido hace unos 12.800 años. El hallazgo de restos de platino en unos sedimentos sugiere, según los autores del trabajo, que un choque lo suficientemente catastrófico pudo contribuir a un enfriamiento climático, que tuvo efectos sobre la desaparición de especies e incluso sobre la cultura humana. Sus conclusiones se han publicado en Paleontología Africana, y se suman a una decena de trabajos que también han hallado restos de platino de la misma antigüedad en sedimentos. «Sin llegar a decir necesariamente que existe un factor único que afectara a todo el globo –ha dicho en un comunicado Francis Thackeray, director del estudio– sugerimos cautamente la posibilidad de que los cambios en la tecnología humana, ocurridos en América del Norte y África, más o menos a la vez, podrían estar asociados indirectamente con el impacto de un asteroide de importantes consecuencias globales».

Fuente: ABC. 07 de octubre de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-hallan-pruebas-impacto-catastrofico-asteroide-hace-solo-12800-anos-201910022135_noticia.html