Las nebulosas planetarias, joyas en el espacio

A lo largo de la historia de la astronomía los humanos han observado infinidad de objetos, desde planetas y sus lunas, hasta soles y galaxias enteras. El estudio de los astros sirve para entender cómo es que se formó el universo y todo lo que existe en él. En México, la doctora Silvia Torres Castilleja, investigadora emérita del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y considerada como uno de los pilares de la Astronomía mexicana contemporánea por sus aportaciones a la ciencia, es autora de importantes investigaciones relacionadas con las nebulosas planetarias, mismas que la han llevado a ser merecedora del doctorado honoris causa 2017 de la UNAM. Las investigaciones de la doctora Torres Castilleja combinan aspectos observacionales y teóricos de la astrofísica para el estudio de problemas fundamentales, como el origen y evolución de las abundancias químicas en el universo. Uno de las cosas más hermosas que se pueden apreciar al estudiar el universo son las nebulosas planetarias, pero para entender qué son y cómo es que se forman primero es necesario saber sobre las estrellas. “Si una estrella brilla, como nuestro sol, entonces está perdiendo energía, esa energía es la que recibimos y por la cual vivimos”. Cuando una estrella ha consumido toda su energía, los gases de sus capas más externas salen expulsados creando formas similares a anillos o burbujas, quedando en el centro un remanente brillante, mejor conocido como enana blanca. La muerte de una estrella da paso a la creación de un espectáculo único en el cosmos. Rodeando a la enana blanca se encuentra una espesa nube de gas a altas temperaturas en donde el hidrógeno está ionizado (cargado eléctricamente) y emite un brillo. Según la investigadora, la vida media de una nebulosa planetaria es muy breve en términos astronómicos, entre 10 y 30 mil años, una ínfima fracción de los más de más de 10 mil millones de años que puede tener de vida un sol. Para que el gas brille se necesite que haya gas más una estrella que lo ilumine con luz ultravioleta. Esto quiere decir que las nebulosas planetarias son estrellas equivalentes al sol, aproximadamente, y viejas, ya que han terminado su fase de combustión nuclear, resaltó la investigadora miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del máximo nivel.

Fuente: Conacyt, 4 de diciembre de 2017
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/19217-las-nebulosas-planetarias-joyas-en-el-espacio

Un recorrido por la Vía Láctea

Nuestro hogar, el planeta Tierra, forma parte de un sistema solar, el cual a su vez se encuentra en uno de los brazos de una galaxia espiral que agrupa a millones de estrellas, planetas, polvo y gases en su interior. Se calcula que, tan solo en el universo observable, existen 200 mil millones de galaxias. Como parte del proyecto Charlas con Premios Nacionales, organizado por el Consejo Consultivo de Ciencias (CCC) y el Fondo de Cultura Económica (FCE), se llevó a cabo la conferencia de divulgación científica titulada Un recorrido por la Vía Láctea, a cargo de la doctora Silvia Torres Castilleja, investigadora emérita del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. La Vía Láctea es una nube brillante que, bajo condiciones adecuadas, puede apreciarse en el cielo nocturno. En el caso de México, puede observarse durante los meses de verano (de finales de junio a finales de septiembre). Esa nube es el centro de nuestra galaxia, un cúmulo de estrellas que alberga a un agujero negro en su interior. Gracias a las fotografías tomadas por el telescopio espacial Hubble, ha sido posible estudiar con gran precisión cómo se compone la Vía Láctea. Se ha visto recientemente que en el centro de nuestra galaxia existe un hoyo negro con la masa de tres millones de soles. Es algo que esperábamos y no imaginábamos, comentó Torres Castilleja. Su nombre viene de la mitología griega, en donde Hércules, hijo mortal del dios Zeus y la humana Alcmena, fue puesto por Hermes en el pecho de Hera, esposa de Zeus, con el fin de que bebiera de su leche y obtuviera así la inmortalidad. Hera, resentida por la infidelidad del dios, lo separó bruscamente de su seno, provocando que su leche se derramara, formando la figura que se puede apreciar en el cielo. Los antiguos, antes de la invención de los telescopios, no sabían si eran nubes o eran estrellas. El primero que las observó a través de un telescopio fue Galileo en 1609, identificándolas como estrellas (…) ciertamente en la ciudad es imposible ver la Vía Láctea, ya que la contaminación lumínica y el esmog solamente podemos ver las estrellas más brillantes del cielo, dijo la investigadora.

Fuente: Conacyt, 4 de diciembre de 2017
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/19313-recorriendo-la-via-lactea

HAWC, observatorio de rayos gamma para estudiar el origen del universo

Con el observatorio HAWC (High Altitude Water Cherenkov) se pueden estudiar las altas energías y los fenómenos más extremos del cosmos, generando más conocimiento sobre el origen del universo, explicó en entrevista el doctor Alberto Carramiñana Alonso, responsable de la Red Temática HAWC. Ubicado a más de 4 mil metros de altura en el volcán de Sierra Negra, en Puebla, el observatorio HAWC se conforma de al menos 300 detectores sumergidos en agua ultra pura, contenida en tanques de 7 metros de diámetro. Su operación consiste en captar, a través de los detectores, la llamada luz Cherenkov producida cuando los rayos gamma interaccionan con partículas en la atmósfera y las partículas generadas llegan como cascada atmosférica al tanque de agua. El estudio de estos rastros de luz permite analizar rayos cósmicos directamente, zonas como cuásares, estrellas de neutrones, hoyos negros, eventos de ráfagas solares, objetos en la galaxia, objetos extragalácticos, destellos de rayos gamma, entre otros fenómenos. HAWC nos permite explorar eventos que realmente ponen a prueba nuestra visión del universo, si es correcta o no, pero también generan conocimiento sobre el origen del universo e incluso de aspectos fundamentales de la naturaleza, indicó para la Agencia Informativa Conacyt el doctor Alberto Carramiñana, investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE). El especialista en astronomía de rayos gamma resaltó que a poco más de dos años del funcionamiento de HAWC en toda su capacidad, ya se han generado resultados destacados gracias a que su desempeño ha sido óptimo e incluso superó las expectativas. Parte de los resultados son las publicaciones sobre las observaciones a la nebulosa del Cangrejo, con las que se comprueba que los datos de HAWC son confiables si se comparan con los resultados obtenidos por otros experimentos como los Telescopios Cherenkov atmosféricos. HAWC sí cumple con lo que se esperaba e incluso es mejor desde que se propuso a la National Science Fundation y al Conacyt.

Fuente: Conacyt, 4 diciembre de 2017
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/19139-hawc-observatorio-de-rayos-gamma-para-estudiar-el-origen-del-universo

Rastreo satelital con tecnología mexicana

Hoy en día resultaría muy difícil realizar nuestras actividades diarias sin recurrir al uso de los satélites, pues gracias a estos aparatos de alta tecnología tenemos acceso a algunas aplicaciones que nos facilitan la vida, como lo son las telecomunicaciones, sistemas de navegación vía GPS y la observación meteorológica para el pronóstico del tiempo, por mencionar algunas. Las tecnologías de rastreo satelital son una herramienta de gran utilidad para el monitoreo de activos como cargas de mercancías, maquinaria, vehículos y hasta personas, pues desde una aplicación es posible obtener información sobre los recorridos que tienen que cumplir, facilitando la toma de decisiones en caso del surgimiento de imprevistos. La empresa mexicana Ballhausen Ingeniería, con sede en Tlalnepantla, Estado de México, trabaja en una plataforma enfocada en el monitoreo y control de activos en tiempo real vía satélite, ayudando a localizar activos geográficamente y con un alto grado de precisión. Esta plataforma es resultado del trabajo de dos ingenieros mexicanos: Gerar Ballhausen y David Meneses. El ingeniero Gerar Ballhausen, jefe de operaciones de Ballhausen Ingeniería, comentó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt algunas de las acciones que se pueden realizar utilizando esta plataforma, como lo son el control distribuido y control remoto de activos, enlaces satelitales, enlaces telefónicos y en radiofrecuencia. Lo que hacemos es vincular geográficamente los activos con la plataforma. Adquirimos datos incluyendo el posicionamiento geográfico inercial, es decir, el cuerpo rastreado no necesita estar a nivel del suelo, puede ser en tierra o en el espacio, comentó el ingeniero. Actualmente esta la plataforma de monitoreo satelital se encuentra en estado de validación con la empresa Petróleos Mexicanos (PEMEX), quien funge como usuario final. Este proceso de validación ayuda a la obtención de datos sobre el funcionamiento de la aplicación y pulir cualquier detalle que se presente, así como para el arreglo de errores del funcionamiento de la aplicación.

Fuente: Conayct, 4 diciembre de 2017
http://conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/tic/19529-rastreo-satelital-con-tecnologia-mexicana

La disponibilidad del agua ante el cambio climático

Cada mexicano dispone de mil 700 metros cúbicos de agua. Si lo que se evapora es mayor que lo que cae como lluvia, la región tiene déficit, advirtió la doctora en Limnología Gloria Vilaclara Fatjó, adscrita a la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Invitada por el Colegio de Sinaloa para disertar la conferencia Retos y oportunidades del recurso natural agua en México, como parte del programa “Con C de Ciencia”, apoyado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Vilaclara Fatjó comentó que el agua que llega por los ríos no genera problemas aún a México, sin embargo, como región llueve menos de lo que se evapora.En promedio, lo que es el centro y norte del país, ya nos bajamos de los mil 700 metros cúbicos per cápita. En el sureste tenemos la mayor cantidad de agua en exceso, y por eso tenemos problemas en Tabasco, que se inunda con facilidad. Ahí cada habitante tiene 10 mil metros cúbicos de agua, y aquí (norte del país) menos de mil 700 metros cúbicos. Claro, cuando hacemos el promedio de todo el país pues pareciera que no tenemos problemas, porque tenemos un país heterogéneo, comentó. Explicó que existen desiertos donde no hay déficit de agua por la razón de que no hay demanda.Lo importante es ver cuánta agua hay y cuál es la demanda para esta agua. Ahí es donde se generan los problemas ¿Cuándo empezamos a tener problemas? Cuando cada persona de una región solamente tiene mil 700 metros cúbicos de agua. Un metro cúbico de agua tiene mil litros, al año ¿Qué tipo de agua? ¿Agua potable? No, sino agua en la región, que es la que corre en ríos, que está en lagos, que es fácilmente extraíble del subsuelo, la que cae como lluvia, dijo. Añadió que ese tipo de agua es la que debe existir por persona. Sin embargo, la situación se agrava cuando el promedio de disponibilidad es inferior a mil 700 metros cúbicos. Eso es escases. A partir de mil metros cúbicos de esta agua renovable, entonces ya tenemos escases de agua, dijo.

Fuente: Conacyt, 4 de diciembre de 2017
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/mundo-vivo/19473-la-disponibilidad-del-agua-ante-el-cambio-climatico