Cambio climático: la "bomba de carbono", las enfermedades y venenos que el derretimiento del hielo del Ártico está sacando a la luz

En 2012, Sue Natali llegó a Duvanny Yar, en Siberia, por primera vez. Como investigadora que estudiaba los efectos del deshielo del permafrost por el cambio climático, había visto fotos de este sitio muchas veces. La rápida descongelación de esta capa del hielo en Duvanny Yar había provocado un colapso masivo en el suelo, una "mega depresión". Era como un gigantesco socavón en el suelo, en mitad de la tundra siberiana. Pero nada la había preparado para ver el fenómeno en persona. "Fue terrible, realmente terrible ", recuerda mientras hablaba conmigo desde el Centro de Investigación The Woods Hole, Massachusetts, donde es científica asociada. "Todavía tengo escalofríos cuando lo pienso. Simplemente no podía creer la magnitud", afirma. Natali recuerda que había acantilados del tamaño de edificios de varias plantas colapsados. "Y mientras caminas ves lo que parecen troncos que sobresalen del permafrost. Pero no son troncos, son huesos de mamuts y otros animales del Pleistoceno". Lo que Natali describe son los efectos visibles y dramáticos de un Ártico que se calienta rápidamente. El permafrost, la capa de tierra y suelo permanentemente congelados hasta ahora, se está descongelando y revelando sus secretos ocultos. Junto a los fósiles del Pleistoceno hay emisiones masivas de carbono y metano, mercurio tóxico y virus de antiguas enfermedades. El permafrost es abundante en productos orgánicos. Se estima que contiene 1.500 millones de toneladas de carbono. "Eso es aproximadamente el doble de carbono en la atmósfera y tres veces más carbono que el almacenado en todos los bosques del mundo", dice Natali. La científica explica que hay cálculos que indican que entre el 30% y el 70% del permafrost puede fundirse antes del año 2100, dependiendo de la eficacia con la que respondamos al cambio climático.

Fuente: BBC. 05 de agosto de 2019,
https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-48930972

Descubren un sistema solar muy cercano con tres extraños planetas

En las próximas décadas vamos a presenciar una revolución del conocimiento. Los nuevos telescopios terrestres y espaciales nos van a permitir cartografiar una porción de nuestra galaxia y estudiar una parte de los miles de millones de mundos que allí se encuentran. Estudiaremos cómo se forman, cómo son y si pueden albergar vida extraterrestre. Pero todavía falta un largo camino. La mayoría de lo que sabemos, y de los casi 4.000 exoplanetas y 3.000 sistemas solares descubiertos, lo hemos averiguado en poco más de una década, y se lo debemos al telescopio espacial Kepler, que estuvo mirando una porción concreta del cielo en busca de exoplanetas. El año pasado se lanzó el telescopio TESS (de «Transiting Exoplanet Survey»), que está rastreando el cielo en busca de mundos que giran muy cerca de estrellas brillantes y próximas. Se espera que barra el 85% del cielo, que analice 200.000 estrellas y encuentre 20.000 nuevos exoplanetas. En su primer año, TESS ha descubierto 21 nuevos mundos y ha identificado 850 candidatos a serlo. Este lunes, TESS ha permitido identificar un sistema solar con tres exoplanetas extraños, que no se parecen a nada de lo que hay en el Sistema Solar, a solo 73 años luz de la Tierra. El hallazgo, detallado en Nature Astronomy, incluye una supertierra rocosa y dos sub-neptunos gaseosos en los alrededores de TOI-270, una estrella enana roja. Lo más interesante es que ninguno de este tipo de exoplanetas existe en la Tierra, con lo que estudiarlos permitiría encontrar el «eslabón perdido» en la evolución de los planetas, desde pequeños mundos rocosos (como Marte o Tierra) a gigantes gaseosos (como Júpiter o Saturno). «Hemos encontrado muy pocos planetas como estos en la zona habitable –aquella región de la órbita de una estrella que no está ni muy cerca ni muy lejos y que permite que exista agua líquida en superficie– y muchos menos en los alrededores de una estrella tranquila, así que esto es realmente raro», ha dicho en un comunicado Stephen Kane, primer autor del estudio e investigador en la Universidad de California en Riverside (EE.UU.). ¿Cómo son estos mundos? El más cercano a su estrella, TOI-270 b, tiene 1,2 radios terrestres, es probablemente rocoso y tiene una temperatura media de 245ºC (mientras que en la Tierra esta es de 15ºC). Sus años solo duran 3,4 días. TOI-270 c tarda 5,7 días en completar una vuelta, es probablemente gaseoso, tiene un radio de 2,4 Tierras y temperaturas medias de 150ºC. Por último, TOI-270 d tiene años de 11,4 días, un radio de 2,1 Tierras y temperaturas medias de 67ºC.

Fuente: ABC. 05 de agosto de 2019,
https://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-sistema-solar-cercano-tres-extranos-planetas-201907291749_noticia.html

La impresionante foto del gigantesco hueso de dinosaurio descubierto en Francia

Un equipo de paleontólogos descubrió un gigantesco fémur de dinosaurio en un sitio de excavación arqueológica situado en el suroeste de Francia que ha producido fósiles por casi una década. De dos metros de largo, se cree que el fémur encontrado en el sitio de Angéac-Charente perteneció a un saurópodo, un tipo de dinosaurio herbívoro que tenían largos cuellos y colas. Los saurópodos, que existieron en la era del Jurásico superior hace más de 140 millones de años, se estima que pesaban entre 40 y 50 toneladas. "Es algo raro para piezas tan grandes que tienden a colapsar por su propio peso y fragmentarse". Más de 7.500 fósiles de por lo menos 40 especies han sido descubiertos en el sitio de Angéac, cerca de la localidad de Cognac. Desde el año 2010, en este lugar se han desenterrado restos de algunos de los animales más grandes que jamás hayan existido en la faz de la Tierra, por lo que es considerado uno de los lugares paleontológicos más importantes de Europa.

Fuente: BBC. 05 de agosto de 2019,
https://www.bbc.com/mundo/noticias-49137935

Describen fósil de tortuga marina gigante del Cretácico Tardío

Hace 83 millones de años, a principios del Campaniano (Cretácico Tardío), un mar somero dividía dos enormes masas continentales llamadas Appalachia y Laramidia. En ese Mar Interior de Norteamérica vivieron, entre otros animales marinos, tortugas de la familia Protostegidae. En 2008, un ejemplar fósil de esa familia de quelonios fue descubierto en una cantera de la Formación Austin, que se encuentra cerca de Ciudad de Jiménez, al norte de Coahuila, y posteriormente resguardado en la colección del Museo de Paleontología de Múzquiz. Del género Desmatochelys se han encontrado y descrito hasta la fecha siete ejemplares en lo que ahora es Canadá (uno), Colombia (uno), Estados Unidos (cuatro) y norte de México (uno). Con base en el ejemplar colectado en Coahuila, y como parte de su investigación doctoral “Taxonomía y sistemática de las tortugas fósiles del Mesozoico de México”, el paleontólogo universitario Oliver Ariel López Conde ha efectuado el primer registro de la tortuga marina fósil más grande descrita para México; pertenece a la familia Protostegidae y al género Desmatochelys. “Hasta ahora no se había descrito formalmente nada acerca de este género de tortugas en el país”, comentó el estudiante del Posgrado en Ciencias Biológicas del Instituto de Geología. Además, el ejemplar mexicano es el registro más sureño del Cretácico Tardío, con lo cual se amplía la distribución geográfica de estas tortugas a lo largo del Mar Interior de Norteamérica. El fósil colectado en Coahuila es el ejemplar más grande que se conoce en México: mide un metro de largo por 80 centímetros de ancho, si bien de la familia Protostegidae hay otros géneros más grandes, como Archelon, con más de cuatro metros de longitud, y Protostega, con tres. Todos los ejemplares de estas tortugas extintas han sido colectados en Estados Unidos, principalmente en los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur y Texas. “Pese a que no puede realizarse una descripción más completa del fósil coahuilense porque carece de cráneo (de seguro se perdió durante el trabajo de lajeado), hay elementos óseos conservados que permiten afirmar que es una tortuga marina del género Desmatochelys”, refirió López Conde.

Fuente:Gaceta, UNAM. 05 de agosto de 2019,
http://www.gaceta.unam.mx/describen-fosil-de-tortuga-marina-gigante-del-cretacico-tardio/

Cráteres lunares guardarían “millones de toneladas” de agua

Un trío de investigadores de la Universidad de California encontró evidencia que sugiere que hay mucho más hielo en la superficie de la luna de lo pensado, millones de toneladas. En su artículo publicado en la revista Nature Geoscience, Lior Rubanenko, Jaahnavee Venkatraman y David Paige describen su estudio de las similitudes entre el hielo en Mercurio y las regiones sombreadas en la Luna y lo que encontraron. Investigadores anteriores que utilizaron datos del Observatorio de Arecibo y también de la nave espacial MESSENGER de la NASA encontraron que hay áreas de cráteres en los polos de Mercurio que aparecen sombreadas de la Tierra. Los datos de la sonda LRO que se estrelló intencionalmente en la superficie de Mercurio (que se lanzó desde el satélite en órbita LCROSS en 2009) revelaron agua y vapor de hielo, evidencia de depósitos de hielo de varios metros de espesor en los cráteres en sombra. La investigación también mostró que el hielo era capaz de persistir en los cráteres porque estaban sombreados, evitando que la luz solar los descomponga. En este nuevo esfuerzo, los científicos investigaron la posibilidad de que áreas de aspecto similar en la Luna también puedan albergar hielo. El trío de investigación comenzó señalando que la Luna y Mercurio tienen entornos térmicos que son algo similar. También notaron que tanto Mercurio como la Luna tienen cráteres sombreados con evidencia de poca profundidad debido a la acumulación de material dentro de los mismos. En Mercurio, investigaciones anteriores demostraron que la acumulación de material estaba hecha en parte de hielo. Para descubrir si lo mismo podría ser cierto para la Luna, los investigadores obtuvieron datos que describían 2 mil cráteres con sombra en Mercurio y 12 mil cráteres con sombra similar en la luna. Para determinar las similitudes que podrían indicar que ambos albergan hielo, los investigadores compararon sus proporciones de diámetro a profundidad entre sí. Al hacerlo, notaron que la profundidad de los cráteres sombreados en Mercurio era muy similar a la poca profundidad observada con los cráteres sombreados en la Luna.

Fuente: La Jornada. 05 de agosto de 2019,
https://www.jornada.com.mx/ultimas/ciencias/2019/07/23/crateres-lunares-guardarian-201cmillones-de-toneladas201d-de-agua-2859.html

Vía Láctea: el sorprendente mapa que muestra que nuestra galaxia está "deformada y retorcida" (y que no es plana como se pensaba)

En las noches sin luna, parece una mancha turbia en el negro sin fondo del cielo, un manto de luces de Navidad lejanas y opacas en el oscuro absoluto… Para los antiguos griegos, la Vía Láctea era el vestigio de las conjuras y traiciones del Olimpo: leche gloriosa de Hera que el bebé Hércules le sacó de una bocanada sin misericordia. Los vikingos, en cambio creían que cada una de sus luces era un alma perdida, mientras para los peregrinos que desandaban las rutas a Compostela en la España medieval, era el mapa celeste que conducía a la tumba del Apóstol Santiago. Para los científicos, a través de los años, nuestra galaxia ha sido un puerta para conocer más sobre el Universo, un camino a las respuestas del misterio infranqueable de dónde venimos y a dónde vamos. Casi todos alguna vez la hemos visto con su inmensidad reducida a una ilustración: una inmensa línea espiral, un huracán achatado de planetas, estrellas y polvo cósmico que alberga a la Tierra y el Sol en uno de sus largos tentáculos luminosos. Un nuevo mapa tridimensional creado por la Universidad de Varsovia y publicado en la revista Science esta semana muestra que la Vía Láctea está "deformada y retorcida" y que no es plana, como se pensaba anteriormente. Según los científicos, podría tratarse de un efecto resultado de su interacción con la descomunal fuerza de otras galaxias del universo. No es la primera vez que los científicos apuntan a esta hipótesis. De hecho, en febrero pasado otro mapa en 3D de la Vía Láctea fue elaborado por astrónomos de la Academia de Ciencias de China y la Universidad Macquairie en Australia con similares conclusiones. Esta nueva investigación y sus hallazgos, sin embargo, respaldan lo que ya sugería el mapa galáctico entonces: que la Vía Láctea no obedece a geometrías y que su estructura es más compleja de lo que imaginábamos.

Fuente: BBC. 05 de agosto de 2019,
https://www.bbc.com/mundo/noticias-49187701