"Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del periodo de campaña del 30 de marzo al 1 de julio del presente año"

Más de 100 planetas fuera del sistema podrían tener lunas ¡con vida!

Astrónomos de Estados Unidos y Australia identificaron 121 planetas fuera del sistema solar en los que consideran que podría haber lunas habitables, según un artículo publicado hoy en la revista The Astrophysical Journal. Los astrónomos, de la Universidad de California en Riverside (Estados Unidos) y de la Universidad del Sur de Queensland (Australia) utilizaron datos recopilados por el satélite Kepler de la NASA desde 2009 para su estudio. Los investigadores identificaron 121 exoplanetas que tienen órbitas dentro de las zonas habitables de sus estrellas, lo que significa que no son ni demasiado calientes ni demasiado frías para que exista agua líquida y potencialmente vida. En estas órbitas, los astrónomos consideran que se dan las condiciones para que potenciales lunas -cuya existencia aún no se ha confirmado- proporcionen un entorno favorable para la vida. La investigación guiará el diseño de futuros telescopios con el objetivo de que detecten estas lunas y busquen señales de vida.

Fuente: El Sol de Acapulco. 4 de junio de 2018,
https://www.elsoldeacapulco.com.mx/doble-via/ciencia/mas-de-100-planetas-fuera-del-sistema-podrian-tener-lunas-con-vida-1729430.html

Una mirada a los biocódigos de barras

Los biocódigos de barras, llamados así en alusión a los códigos de barras utilizados en mercancías, permiten identificar de forma rápida y precisa entre las diferentes especies que existen, gracias a la secuenciación de sus genes.  Bajo esta idea, la empresa Central ADN, con la ayuda de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) y el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), organizó la primera edición del proyecto Biocódigos de Barras Urbanos de la Ciudad de México 2017–2018. En el proyecto participaron 68 estudiantes organizados en 23 equipos provenientes de distintas instituciones de educación media superior, quienes presentaron trabajos de investigación sobre algunos de los organismos presentes en diferentes localidades de la Ciudad de México, como chinampas, parques o mercados. Durante el proyecto, a los equipos participantes se les proporcionó equipo, materiales, asesoría y acceso a instalaciones para llevar a cabo sus investigaciones. Las ganadoras de la ronda de presentaciones finales fueron Melanie Jiménez Lojero, Ximena Mendoza Tepach, Itzel Analí Sánchez Aguilar y su asesora Issis Yolotzin Alvarado Sánchez, del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Vallejo, quienes presentaron el trabajo Los microhabitantes del suelo. El suelo es un ecosistema que alberga una gran cantidad de organismos que incluyen a los colémbolos, unos diminutos animales hexápodos (de seis patas) que tienen un tamaño promedio de dos milímetros (mm) de longitud que basan su alimentación en hongos, bacterias y materia vegetal en estado de descomposición. Las estudiantes explicaron que la importancia de esta fauna recae en el hecho de que son partícipes del ciclo de los nutrientes, llevan a cabo la descomposición de la materia orgánica, participan en cadenas tróficas, actúan como bioindicadores de la salud de los suelos y los vuelven permeables, lo que permite que otros organismos puedan vivir en él. A pesar de su importancia para los suelos, dijeron las estudiantes, su estudio no ha sido muy extenso y la mayoría de los análisis efectuados a la clase Collembola se caracterizan por la determinación morfológica.

Fuente: CONACYT. 4 de junio de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/21972-mirada-biocodigos-de-barras

El núcleo activo de las galaxias y su evolución

El investigador mexicano Juan Pablo Torres Papaqui, de la Universidad de Guanajuato, busca determinar el radio de influencia de los núcleos activos de galaxias (NAG) para poder entender la coevolución entre estos y las galaxias que los hospedan. Esta investigación fue una colaboración con el proyecto Calar Alto Legacy Integral Field Spectroscopy Area Survey(CALIFA) y su aporte consistió en generar nuevos conocimientos sobre la importancia de los NAG junto con los demás fenómenos que ocurren en una galaxia. La calidad de los datos de CALIFA nos brinda un panorama mucho más completo para comprender las galaxias, agregó en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt. De acuerdo con el paradigma estandarizado, las galaxias que hospedan un NAG poseen un agujero negro supermasivo en su centro, con base en esto el doctor Torres Papaqui desarrolló el trabajo de investigación. El doctor comentó que entre los agujeros negros supermasivos que se encuentran en los centros de las galaxias, el núcleo activo y la formación estelar propia de la galaxia existe una pequeña batalla por las reservas de gas y polvo.  Por ello, indicó que existe la hipótesis acerca de una posible conexión entre la formación estelar y el núcleo activo de las galaxias, por lo que influiría en el proceso evolutivo; conocer esto abonaría a comprender las fases de evolución de este tipo de galaxias. Torres Papaqui agregó que todavía hay un fuerte debate dentro de la astronomía con respecto a los núcleos activos de las galaxias ya que todavía no se sabe a ciencia cierta los elementos que los producen. Sin embargo, los científicos saben que se da en una etapa primaria de la formación de la galaxia. Aunque todavía no hay una teoría sólida al respecto, el catedrático de la Universidad de Guanajuato explicó que la versión más aceptada es que el núcleo activo surge a partir de la fusión de protogalaxias.

Fuente: CONACYT. 4 de junio de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/21970-nucleo-activo-galaxias-evolucion

Eduardo Ruiz Sánchez, explorador del bambú mexicano

Como si se tratara de un alumno más, Eduardo Ruiz Sánchez se abre paso en el jardín botánico del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA). Entre los arbustos algo llama su atención: un bambú. Por años, el biólogo ha estudiado estas especies de plantas y sabe que este día es único, pues es raro ver las flores de esta especie, un bambú que florece cada tres décadas. El doctor Eduardo Ruiz es profesor investigador del CUCBA, un campus de la Universidad de Guadalajara (UdeG), y ha dedicado parte de su vida al estudio de los bambúes mesoamericanos, una planta emparentada con el pasto común y que comúnmente se asocia a un origen asiático, explica el académico. Como parte de su trayectoria, este investigador, doctor en ciencias en sistemática, ha trabajado en la descripción de al menos 17 especies nuevas endémicas de bambú mexicano y también abordó el estudio de estas plantas a nivel taxonómico, filogenético y evolutivo con una serie de artículos publicados en revistas indexadas. Originario de la localidad de San José de Gracia, en el municipio de Tepatitlán de Morelos, en Los Altos de Jalisco, cuando pequeño, Eduardo fue un “niño pueblerino”, como se autodenomina, y siempre estuvo en contacto con los animales de granja que su familia criaba, desde donde nació su curiosidad por las plantas y los animales. Parte de mi amor a la biología surgió de eso. Le preguntaba a mi papá los nombres de las plantas y me respondía con los nombres comunes; en las mañanas me iba a ordeñar vacas y en la tarde las llevábamos al cerro y me iba viendo los pájaros, plantas y demás animales, relata el docente de la UdeG. Convencido de que su pasión era la biología, este investigador jalisciense cursó la licenciatura en esta ciencia en el CUCBA, pero casi al final de su camino universitario se le presentó una invitación para participar en el estudio de diferentes especies de pastos, sin saber que ese sería el primer paso para estudiar una planta emparentada con el pasto: el bambú.

Fuente: CONACYT. 4 de junio de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/sociedad/personajes/21930-eduardo-ruiz-sanchez-bambu-mexicano

Sismos y vulcanismo en México

A través de estudios sobre geología y tectónica regional, particularmente de arcos magmáticos cenozoicos, el doctor Luca Ferrari Pedraglio, investigador titular del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio a conocer la importancia del conocimiento del movimiento y evolución de las placas tectónicas, así como la relación de estas con la sismicidad y vulcanismo en México y el mundo. En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, el investigador destacó que la tectónica de placas es la teoría de capa sobre capa utilizada actualmente por la mayoría de los especialistas en ciencias de la Tierra para describir y entender los movimientos dentro de la litósfera —la capa más externa de la Tierra sólida—, movimientos que explican los sismos, formación de volcanes y sus erupciones. Los movimientos de las placas tectónicas representan una liberación de energía de la Tierra y se perciben principalmente por dos maneras: sismos y vulcanismo, donde sabemos que los terremotos se dan en los límites de placas, estas convergen, divergen o se mueven una con respecto a la otra lateralmente, de la misma forma que tales movimientos en el vulcanismo provocan la fusión parcial de las rocas en el interior de la Tierra, particularmente en el manto superior, explicó. Con estos fenómenos, una parte de la energía acumulada en la corteza terrestre se libera en forma de calor y otra en ondas sísmicas, y es comparable con la cantidad de energía que se desprende durante una explosión nuclear o por la energía liberada por la detonación de dinamita. Sismos y vulcanismo han marcado el territorio mexicano durante su historia y el especialista ha propuesto modelos que explican la evolución tectónica de México de los últimos ochenta o cien millones de años, tiempo que para los geólogos es relativamente corto. Tal es el caso del modelo de origen de la Sierra Madre Occidental, el cual es el resultado del magma cretácico-cenozoico y de episodios tectónicos relacionados con la subducción de la placa Farallón —una placa que existía entre la placa del Pacífico y la Norteamericana hace sesenta millones de años aproximadamente.

Fuente: CONACYT. 4 de junio de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/la-tierra/22013-sismos-y-vulcanismo-en-mexico

Estudiantes construyen detector de partículas de bajo costo

Con mucha creatividad y un incipiente pero sólido talento científico, siete jóvenes estudiantes de preparatoria diseñaron y construyeron un detector de partículas de bajo costo que, en pruebas efectuadas en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), alcanzó una eficiencia de 95 por ciento y una excelente precisión. Esta exitosa historia comenzó en julio de 2014, cuando un profesor de física de primer año de preparatoria recomendó a los jóvenes estudiantes de su grupo que fueran más allá de las aulas, que buscaran alguna actividad que les permitiera expresar su creatividad y saciar su curiosidad.  De ese grupo surgiría un equipo integrado por Alejandro Sánchez, Arlette Melo, Nelly Solano, Roberto Monárrez, Luis Díaz, Viridiana González, Brandon Patiño y Enrique Sánchez, todos estudiantes en ese entonces de la Escuela Nacional Preparatoria plantel 5 José Vasconcelos, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En el verano de 2014, el grupo de jóvenes buscó durante varias semanas convocatorias de concursos científicos, hasta que encontraron la Beamline for Schools, que cada año organiza el CERN. Mediante una búsqueda en Internet, encontraron que Antonio Ortiz Velásquez, profesor investigador del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM, colaboraba en el CERN y pensaron que quizás él les podría ayudar. Fueron a visitarlo a su oficina y el doctor en física se emocionó con la iniciativa de los chicos y decidió ayudarlos. Fue así como este grupo de jóvenes comenzó a trabajar en un detector de partículas. Trabajaron durante varios fines de semana y durante sus vacaciones para poder participar en ese concurso. A pesar del esfuerzo no ganaron, lo cual los desanimó; sin embargo, el doctor Ortiz Velásquez los motivó a seguir en el proyecto.

Fuente: CONACYT. 4 de junio de 2018,
http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/universo/21896-estudiantes-detector-particulas-bajo-costo