icono youtube
icono twitter
icono Face EducacionAmbietal CDMX
logo GDF/CDMX /SEDEMA

Respuesta internacional

Sin duda alguna, el cambio climático es la mayor amenaza ambiental que enfrenta la humanidad. El aumento de la temperatura a nivel global, debido a las altas concentraciones de gases de efecto invernadero ha ocasionado que el clima del planeta cambie de manera acelerada en las últimas décadas. Las actividades humanas son la principal causa de este fenómeno que tiene consecuencias en prácticamente todos los ámbitos de la vida del planeta.

infografía
Pero... ¿qué estamos haciendo para mitigar los efectos del cambio climático?, ¿desde cuándo este fenómeno forma parte de la agenda política internacional?, ¿qué están haciendo las naciones para disminuir sus emisiones de gases de efecto invernadero?, ¿cuáles son los compromisos adquiridos por los países para disminuir sus emisiones de GEI? Para contestar estas preguntas recordemos un poco...

Para conocer los efectos y la influencia del bióxido de carbono en la atmosfera, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de las Naciones Unidas inició en 1951 una serie de estudios e investigaciones.

El tema fue cobrando importancia a nivel mundial y para la década de 1970 ya se hacía difusión de la información científica sobre el incremento de las concentraciones de este gas y de la temperatura de la atmosfera, por lo que nueve años después se realizó la Primera Conferencia Mundial sobre el Clima en Estocolmo, Suecia, donde por primera vez se consideró al cambio climático como una amenaza real para el mundo. A raíz de esta preocupación, en 1980 se redactó el Programa Mundial sobre el Clima (PMC) con el propósito de establecer una serie de acuerdos para la cooperación internacional en la investigación de este fenómeno y utilizar la información climática para mejorar la planificación económica y social.

¿Sabías qué... el concepto de desarrollo sostenible se creó en 1987 y se refiere a aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer el de las generaciones futuras?
Para 1988, por iniciativa de la OMM y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), se creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), órgano encargado de evaluar el conocimiento mundial sobre el calentamiento del planeta.

Como resultado de su labor, dos años más tarde el IPCC publicó su Primer Informe de Evaluación, en el cual concluyó que el incremento de las concentraciones atmosféricas de bióxido de carbono y la temperatura global se debe a diversas actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles y la deforestación. En 1992, durante la celebración de la Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro, Brasil, 155 países firmaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), con la intención de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que entró en vigor dos años más tarde.

La preocupación de la comunidad internacional no terminó ahí, los esfuerzos continuaron en los años siguientes. Es a partir de 1995 y hasta la fecha, que los miembros de la CMNUCC se reúnen cada año en las Conferencias de las Partes (COP) para tomar decisiones sobre cambio climático.

En 1995, durante la primera reunión de la Conferencia (COP1) en Berlín, Alemania, las naciones participantes estimaron que las metas hasta ese momento establecidas para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero eran insuficientes, por lo que hicieron un llamado para establecer compromisos en la reducción de estos gases a través del Mandato de Berlín, lo cual desencadenó la adopción del Protocolo de Kyoto en 1997, durante la COP3. Este tratado internacional, que entró en vigor en 2005, comprometió a 37 países industrializados y la Unión Europea a estabilizar sus emisiones de GEI.

Con el propósito de reducir las emisiones con la suficiente rapidez como para trazar una nueva trayectoria de la humanidad fuera de la zona de peligro del cambio climático, en 2013, durante la COP19 de Varsovia, se invitó a las Partes a "iniciar o intensificar los preparativos internos para sus Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional" (INDC, por sus siglas en inglés), es decir, los países se comprometieron a informar sus planes de acción climática y la cantidad de emisiones que reducirían a través de diversas acciones de mitigación.

¿Sabías qué... la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático cuenta con 195 países firmantes?
Durante la COP21 de París, celebrada en diciembre de 2015, las Partes lograron un acuerdo histórico para contener durante este siglo el incremento de la temperatura de la Tierra. A través del Acuerdo de París los países miembros están obligados a someter a revisión sus planes de acción climática cada cinco años, y los países desarrollados a movilizar de manera conjunta 100 mil millones de dólares anuales para ayudar a los países menos desarrollados.

infografía
Como te habrás dado cuenta, los gobiernos nacionales que integran la comunidad internacional han establecido compromisos para disminuir los gases de efecto invernadero que ocasionan el calentamiento global y, por supuesto, el cambio climático. Aún falta mucho por hacer, pero debemos seguir sumando esfuerzos entre países, ciudades y comunidades para lograr un cambio verdadero y notable en la solución de este problema que afecta a todas las formas de vida, incluyendo al ser humano.